Publicidad

”No estoy de acuerdo con un programa común para la coalición de cara a 2024”, dijo Manini Ríos

En entrevista con El País, el senador cabildante confirmó su candidatura a la Presidencia, se refirió a la recolección de firmas "contra la usura y contó cómo quedó la relación con el presidente tras el episodio Moreira.

Compartir esta noticia

El senador hizo una pausa para recibir a El País en medio de una extensa gira por todo el país en el marco de su campaña de firmas por un plebiscito “contra la usura”. Dice que ha tenido una buena respuesta de la gente, pero reconoce que llegar al objetivo será todo un desafío. Manini rechaza firmar por anticipado un nuevo “Compromiso por el país”, dice que volverá a ir por la presidencia y se refiere a su vínculo con Lacalle.
¿Cómo están siendo estos primeros días, luego de que Cabildo Abierto anunciara un plebiscito a favor de su proyecto sobre deudores?

Estuvimos durante 14 días en 11 departamentos y el viernes comenzamos a recorrer los otros ocho. La idea es recorrer todo el país, las capitales departamentales, para presentar y explicar de qué se trata este plebiscito, que nosotros llamamos contra la usura y por una deuda justa. Sobre todo, queremos contarles por qué llegamos a esta instancia. Tomamos contacto con vecinos que, sin ser cabildantes, se muestran interesados en la propuesta. Es un cara a cara, un mano a mano que, en algunos lugares, ha sido muy concurrido.

¿Qué respuesta han tenido, hasta el momento, de la gente?

Unánimemente de acuerdo. Sobre todo, testimonios de situaciones personales, que apuntan a lo que nosotros decimos. Hay mucha angustia en la gente. Muchas familias están trabajando para pagarle a un prestamista. Pagaron varias veces su deuda y siguen pagando, con intereses de hasta 180%, en un país con una inflación de menos de 10%. Decimos que esto es usura. Con esos argumentos y ante la falta de apoyo del resto del sistema político, es que estamos recorriendo este camino.

¿Cómo va a ser esta campaña?

Invitamos a otros partidos y organizaciones a sumarse a este esfuerzo. Que no quede solo en Cabildo. Los deudores son de todos los pelos políticos. Cabildo, como mínimo, va a organizar 200 equipos para trabajar en todo el país. Pero va a haber una coordinadora nacional, y esta no tendrá los colores de Cabildo. La idea es no partidizar este tema.

¿Se imagina una campaña masiva en los medios?

Los recursos de Cabildo no son tantos. Vamos a difundir esta propuesta con los medios a nuestro alcance. Y, sobre todo, recorrer todo el país. Esa es la forma de difusión que estamos encarando ahora.

Será suficiente para lograr las 270 mil voluntades que se necesitan para confirmar el plebiscito?

Es un desafío. Habrá que trabajar y mucho. Estamos haciendo números, pero Cabildo no tiene muchos recursos para hacer una gran inversión. Vamos a buscar todas las formas posibles de llegar a la gente. Pero la gente ya se está poniendo a la orden para ponerse a juntar firmas.

¿Se le pidió dinero a los dirigentes de Cabildo para financiar la campaña?

No. Y tampoco creo que tengan mucho para dar. Es probable que cada agrupación, buscando marcar la mayor cantidad posible de firmas, haga su propio gasto. Pero nadie se los exigió.

¿Ve viable a esta altura una solución legislativa que frene esta campaña de firmas?

Siempre dijimos que si aparece una ley para solucionar este gran problema, pararemos la recolección de firmas. Pero debe ser una solución real, no un saludo a la bandera. Que haya 700 mil deudores irrecuperables es escandaloso. El año que viene, probablemente, serán más. Por ahora, la solución real no existe.

Blancos y colorados no comparten la solución que ustedes proponen. Si el plebiscito se confirma, el tema será paralelo a la campaña electoral.

Ningún otro partido ha mostrado interés en aportar una solución legislativa. Pensamos que habrá distintas posturas, como ha pasado en otros temas. No por eso, esto hará debilitar a la coalición, como algunos quieren hacer ver. Al contrario, esto fortalece a la coalición, y le da un base más firme.

Ya que habla de la coalición, ¿está dispuesto a suscribir por anticipado un nuevo “Compromiso por el país”, como ha planteado recientemente el Partido Independiente?

Pienso que no es bueno y que, además, no le sirve a la coalición. No estoy de acuerdo en un programa común hacia octubre de 2024. Creo que eso estrecha la base de la coalición. Hará que seamos monocordes. Y que no tengamos distintas visiones nos debilita, no favorece a ninguno de los partidos. La prueba está en lo que pasó en 2019. En octubre, con varios programas, los que después formamos la coalición de gobierno sumamos casi el 56% de los votos. En noviembre, tuvimos más de 120 mil votos menos. Eso quiere decir que, con un solo candidato y un solo programa de gobierno, bajó sensiblemente la votación. Si ahora hacemos eso para octubre de 2024, seguramente tendremos menos votos. Sería como adelantar el balotaje, y creo que no es lo mejor. Lo que creo es que cada partido debe tener su propia impronta con su propio programa, y presentarse por separado ante la ciudadanía. Habrá tiempo después para que busquemos algún común denominador, un proyecto común, un nuevo compromiso por el país, o como se llame. Habrá tiempo para eso, siempre que las circunstancias para que haya una nueva coalición se den.

¿Su candidatura presidencial en 2024 es un hecho?

Sí.

¿Y quién será su candidato o candidata a la vicepresidencia?

Es una incógnita.

¿Daniel Salinas, el exministro de Salud Pública, sigue siendo una opción?

No sé si querrá participar de la campaña y, si lo hace, cuál será su lugar.

¿Su esposa, Irene Moreira, podría ser una alternativa?

No. No lo vimos conveniente en 2019 y seguimos pensando lo mismo.

Volvió a tener un mano a mano con el presidente luego de salida de Moreira del Ministerio de Vivienda?

No, más allá de algún intercambio formal en determinados ámbitos. No hubo ninguna instancia para conversar. Cuando las haya, hablaremos.

¿Qué evaluación hace ahora de ese episodio?

No quiero referirme al tema porque lo que hará será revivir una situación de malestar que nos afectó a todos en Cabildo Abierto. No sería bueno si queremos mantener a la coalición y mirar hacia adelante. Pero sigo pensando lo que siempre dije en su momento. Lo que se dijo, se dijo.

El nuevo ministro, Raúl Lozano, también pertenece a su partido, y dispuso algunas medidas que en cierto modo rectifican las que había implementado Moreira y que llevaron a su salida del ministerio...

La investigación administrativa que se está haciendo fue definida antes de la designación de Lozano. Quedó bien claro que se actuó dentro de la normativa. El cambio de algunas personas, como el director de Vivienda, también había sido acordado y conversado con Lozano. Se quiso generar la idea de que esto supuso una especie de fractura en Cabildo.

Falta un año y medio para que termine este período. ¿Qué puntos débiles visualiza o qué problemas piensa que se deben corregir y el gobierno no atendió o lo hizo de manera incorrecta?

Hay problemas en cuanto al apoyo al trabajo nacional y su priorización. En febrero de 2021 le entregué en mano al presidente un documento con 22 puntos, que buscaba medidas de apoyo al trabajo nacional. Buscábamos un alivio fiscal para las pequeñas y las medianas empresas. En este país, la prioridad es el gran capital. Exoneraciones, beneficios, zonas francas. Después hay todo un sector que necesita del Estado para sobrevivir. Y en el medio está el trabajo nacional, pequeños empresarios o productores. A esa gente nunca le llegan las prioridades. Siempre le llegan las multas, las imposiciones y más burocracia. A esa gente es a la que hay que apoyar. Hay impuestos regresivos, como el IRPF, que castigan a la gente que más trabaja. Allí hay un debe grande, en donde se deben ir rectificando rumbos.

¿La seguridad pública sigue siendo un debe?

Desde el primer día de esta administración presentamos un documento con varios puntos que implicaban cambios en la dirección de estas políticas. Se lo entregamos al ministro Jorge Larrañaga y después al ministro Heber. Esto quedó claro en la interpelación. Fuimos críticos en cuanto a que no se estaban llevando adelante muchas de las políticas que habíamos propuesto. Claramente, tenemos diferencias y son esas.

¿Usted tiene algún problema personal con el ministro Heber?

No. A tal punto que, cuando el Frente Amplio en esa interpelación propone la censura a Heber, nosotros no la acompañamos. Entendemos que esto se debe arreglar rectificando el rumbo de las políticas de seguridad pública. Esto no se arregla cambiando a un ministro.

Guido Manini Ríos, senador y líder de Cabildo Abierto
Guido Manini Ríos, senador y líder de Cabildo Abierto.
Foto: Juan Manuel Ramos

Cabildo Abierto insiste en que militares ganen como los policías

¿En qué aspectos insistirá Cabildo Abierto en esta Rendición de Cuentas, la última de este período en la que podrá haber incremento en el gasto?

Vamos a proponer una mejora salarial para el sector más sumergido entre el funcionariado público, como es el sector militar. Sigue estando largamente postergado. Y sigue estando, por lejos, muy abajo de los que hoy cobran menos salario en toda la Administración Pública. Entendemos que allí sigue habiendo mucho para mejorar.

Es algo en lo que Cabildo Abierto ha insistido en todos estos años que van de gobierno, en todas las Rendiciones de Cuentas...

Sí. Todos los años hacemos este planteo, y todos los años se cumple de a partecitas. Queremos que se los contemple.

¿De cuánto sería el incremento salarial que propondrán? ¿Lo que quieren es que esos salarios se equiparen con otros sectores de la gestión pública?

Entendemos que debería haber una disposición en la que se establezca que, en determinado período, los salarios de los militares deberán equipararse a los del persona policial. En definitiva, en muchos casos hoy cumplen la misma función. Realizan custodia en las cárceles, o efectúan tareas de patrullaje en la frontera. Sin embargo, siguen teniendo una diferencia sustancial en los ingresos. Esa diferencia es de casi dos a uno. Entendemos que allí hay claramente un debe que habrá que corregir.

¿Plantearán otro tipo de incremento de gasto?

Vamos a proponer partidas puntuales para algunos centros hospitalarios en el interior del país. Estamos trabajando en un documento de 14 puntos, que contempla otras disposiciones que no representan incrementos en el gasto. Queremos aportar, ya que cree-mos que hay varios elementos que se deben mejorar y que existen lugares desde donde obtener los recursos necesarios.

¿Qué expectativa tiene de que estos reclamos sean contemplados?

Nosotros vamos a hacer todos estos planteos. Tendremos éxito o no, como nos ha pasados siempre anteriormente, pero los vamos a plantear.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad