EXPRESIDENTE

Mujica plantea vender residencias de Suárez y Punta del Este por los "gastos inútiles" que generan

"Una cosa es el respeto a las instituciones, y otra es precisamente el boato parafernalio absolutamente prescindible, y que en definitiva termina siendo una carga pesada", sostuvo el exsenador.

José Mujica durante su despedida en el Senado. Foto: Leonardo Mainé.
José Mujica durante su despedida en el Senado. Foto: Leonardo Mainé - Archivo El País

El expresidente José Mujica apuntó este miércoles contra el gobierno, al plantear: "Cuando se insiste tanto con políticas de recorte, por qué no empezar por casa, y darle un ejemplo al país", y propuso eliminar las residencias oficiales de Suárez y Reyes y Punta del Este por los "gastos parafernalios" que conllevan, y porque "en una república nadie es más que nadie, y que como tal, tenemos que diferenciarnos claramente del boato monárquico".

En su audición radial por M24, el exsenador hizo este planteo el mismo día que el presidente Luis Lacalle Pou recibió a su par paraguayo, Mario Abdo Benítez, en la residencia de Punta del Este.

El exsenador comenzó marcando que una de las características de este gobierno, que el 1° de marzo cumplirá su primer año, "es una actitud permanente de buscar disminuir el gasto, recortar". En ese sentido, marcó que "como cualquier cosa, a veces, seguramente con mucha razón y en otras no tanto".

"Si como política general ese es el criterio, por qué los uruguayos de cualquier pelo seremos tan litúrgicos y conservadores", añadió al respecto. 

Entiende que a lo largo de la historia "el republicanismo manifiesto de los gobernantes estuvo engalanado siempre con una sobriedad discreta, pero todo tiene excepciones y límites", apuntando a Jorge Pacheco Areco, expresidente uruguayo entre 1967 y 1972.

"Fue hasta los tiempos de Pacheco Areco, cuando no suficiente con la casa presidencial, se le confiscó al parque municipal (de Montevideo) una buena lonja de tierra para agrandar la soberanía de Suárez, y engalanar la vivienda presidencial, que dicho sea de paso, tiene un costo de hecho que supera probablemente a dos liceos", dijo.

En tanto, para el líder del Movimiento de Participación Popular (MPP), existe un gasto "duplicado" de seguridad porque desde hace años se cuenta con la Torre Ejecutiva.

"Teniendo una espléndida oficina de varios pisos, con todas las comodidades para el funcionamiento de Presidencia, ¿qué sentido tiene los gastos parafernalios de mantener Suárez?", señaló, y luego añadió en esa línea: "¿Para qué Suárez? Pero no se puede tocar. Es litúrgico", 

Respecto a la vivienda presidencial en Punta del Este, que "necesita ser cuidada, reparada y mantenida, a lo largo de todo el año, obviamente con salarios públicos, para que alguna vez el señor presidente y su familia se le ocurra ir", planteó: "¿Qué sentido tiene en una república eso?".

No obstante, defendió el mantenimiento de la estancia presidencial de Anchorena, que "no solo hay que mantenerla, porque es una donación modal, (sino) que tiene un parque espléndido para el goce de los orientales, y se puede autosustentar si se cuida el tambo que tiene".

"Si somos una república, si nadie es más que nadie, y cuando se habla de recortes, ¿por qué esos gastos inútiles?", dijo sobre las dos residencias oficiales.

Si bien consideró que ningún país "se va a equilibrar por eliminar estos gastos", llamó a "retomar algo que ha sido una tradición, que es la sobriedad republicana de sus gobernantes".

"Los gobernantes deben vivir como vive la mayoría de la sociedad, y no como vive la minoría privilegiada. Es una manera de pensar", dijo el exmandatario, que lo ha pronunciado en reiteradas ocasiones.

Para Mujica "existe como una costumbre que viene desde la cultura feudal que se ha mantenido, y una cosa es el respeto a las instituciones, y otra es precisamente el boato parafernalio absolutamente prescindible, y que en definitiva termina siendo una carga pesada, un ejemplo negativo para nuestra propia sociedad", consideró.

Mujica vendió en julio de 2011 la residencia de Punta del Este al Banco República (BROU) por US$ 2,7 millones. No obstante, la casa volvió al ámbito del Poder Ejecutivo a partir de un comodato firmado en diciembre de 2015 con el BROU. La finca, donada en 1948 al gobierno del entonces presidente Luis Batlle Berres por el inversor argentino Mauricio Litman, fue usada por los expresidentes Luis Lacalle, Jorge Batlle y Tabaré Vázquez. Julio María Sanguinetti no la usó en ninguno de sus mandatos y el presidente José Mujica la vendió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error