LA RECTA FINAL

Martínez sale en busca de 40.000 votos para mantener el gobierno

Tiene que captar dos puntos de intención de voto de entre los indecisos, esa masa que define cualquier elección y que según la encuestadora Opción se ubica en el 9% del electorado.

Martínez va por dos puntos del electorado y apunta a los indecisos y a los descontentos. Foto: Prensa Daniel Martínez
Martínez va por dos puntos del electorado y apunta a los indecisos y a los descontentos. Foto: Prensa Daniel Martínez

Las elecciones del 27 de octubre son una final para el Frente Amplio. Y como en el fútbol -donde los equipos que se enfrentan a un partido decisivo apelan a una última arenga que contagie a los jugadores para lograr la victoria- el candidato oficialista Daniel Martínez sale a cada acto buscando motivar a los votantes, agitando sus brazos y cantando su jingle: “vamos a hacerlo mejor”.

La adrenalina lo lleva de una punta a otra del escenario mientras suena “la ola esperanza”. Su misión ya está establecida: tiene que captar dos puntos de intención de voto de entre los indecisos, esa masa que define cualquier elección y que según la encuestadora Opción se ubica en el 9% del electorado.

Martínez se muestra como confiable, ante una oposición y un Partido Nacional liderado por Luis Lacalle Pou, que el Frente Amplio trata de asociar con la falta de experiencia para gobernar. “Es una incógnita”, machaca el candidato oficialista en sus actos.

“En los actos se nota más entusiasmo y lo que puede estar pasando es que haya un voto oculto como hubo siempre”, dijo a El País Ramón Méndez, coordinador de los grupos técnicos de Daniel Martínez sobre la sensación térmica de la campaña.

No hay nerviosismo en el comando, a pesar de que el Frente mide más bajo en las encuestas que en 2014 y son conscientes de que la elección será reñida. Al candidato se lo ve más confiado y seguro que en la campaña para las internas o antes del debate presidencial con Lacalle Pou y eso coincide con una remontada a nivel de los sondeos de opinión pública.

Daniel Martínez durante un acto en Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
Daniel Martínez durante un acto en Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo

Los llamados “descontentos” con el Frente Amplio no se ignoran, dicen desde el comando de campaña. “Si subieron 60% los salarios y no está seguro el triunfo es porque hay descontentos, entre otras cosas”, reconoció Méndez.

Era previsible que cuando se abordara a los desencantados se cerraran a escuchar. Pero eso no sucedió y “sorprendió” su apertura para conversar. “Se sientan a escuchar y como que tienen ganas de que se los convenza”, contó Méndez.

Una línea de trabajo es aprovechar la rendija que dejan y convencer. Lo que está en juego es la mayoría parlamentaria, la que el Frente Amplio no descarta alcanzar. “Repartido como está el electorado, con bastante menos votos que la vez pasada se puede llegar a mayoría en el Senado y también a mayoría absoluta en Diputados. No es algo descartable, porque estamos viendo un fenómeno de que la gente se está dando cuenta y tiene temor por la falta de experiencia y la falta de claridad en las propuestas”, evaluó Méndez sobre Lacalle Pou.

No solo está el diagnóstico realizado y el objetivo identificado. La estrategia del comando oficialista ya se definió: Martínez tiene 15 días para demostrar que es confiable. Todo se resume en la frase de cabecera: “Hechos no palabras”. Latiguillo que en un acto repite cada vez que puede como enrostrando a la oposición que él tiene más credenciales para gobernar.

Demostrar que se es confiable pasa por resaltar que hay crisis en toda la región mientras Uruguay “la va remando”, explicó Méndez. “No se está descalabrando la economía como en otros lugares. Se perdieron 50.000 puestos de trabajo, pero seguimos teniendo una deuda controlada y hay inversiones como UPM y las PPP”, señaló.

En ese escenario, y pese a las críticas, el Frente Amplio sigue siendo la opción más segura, sostienen desde el comando. Del otro lado, Méndez advierte por una “entelequia” que puede ofrecer Lacalle Pou.

Se identificaron dos targets, que Méndez prefirió no revelar, para alcanzar los dos puntos que según él le faltan al Frente para alcanzar la mayoría en el Senado.

Según conversaciones con analistas, y proyecciones realizadas por el Frente Amplio, el 42% “está asegurado”, contó Méndez. Le faltan dos puntos para llegar a la mayoría y de acuerdo a sus cálculos eso representan un poco más de 40.000 votantes.

Críticas al equipo de Lacalle Pou

En los últimos días el Frente Amplio salió a cuestionar al equipo de Lacalle Pou. “Nosotros tenemos equipo, ellos muestran un equipo de cuatro personas. Pablo Bartol salió una vez y se mandó terrible metida de pata y nunca más salió. Con Pablo da Silveira quiero debatir y no nos dejan debatir. Azucena Arbeleche ha debatido con Pablo Ferreri, con Christian Daude con Fernando Isabella y con Santiago Soto y todos le pintaron la cara”, dijo Méndez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)