Publicidad

Martín Lema apoya “tarjeta de apoyo social” para liberados que propuso Juan Miguel Petit

“Va en el camino correcto y con el espíritu y en la dirección que buscamos”, resaltó el titular del Mides. Estiman que su implementación costaría unos $ 100 millones anuales.

Compartir esta noticia
Martín Lema, ministro de Desarrollo Social
Martín Lema, ministro de Desarrollo Social.
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
El ministro de Desarrollo Social, Martín Lema, dio el aval para la implementación de una “tarjeta social” que les permita a las personas que salgan de prisión contar con un primer apoyo al momento de recuperar la libertad y evitar así reincidir en el delito o terminar viviendo en la calle. Se trata de una propuesta que le presentó el comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Juan Miguel Petit, con el que el secretario se reunió ayer.

“Va en el camino correcto y con el espíritu y en la dirección que buscamos”, resaltó el ministro. Lema y Petit buscarán ahora “bajar a tierra” la propuesta y definir los detalles. En diálogo con El País, el titular del Mides estimó que para su implementación serán necesarios unos $ 100 millones anuales que, eventualmente, podrían surgir de una reasignación de recursos en la Rendición de Cuentas. Hoy, la Dirección Nacional del Liberado (Dinali) destina poco más de $ 8 millones en acciones de apoyo a los presos recién liberados. “Se valoraría mucho si esto se puede concretar, porque tendría un impacto directo en aspectos que son fundamentales para el futuro social del país”, subrayó Lema.

Los últimos datos oficiales indican que hoy unas 26 personas egresan por día del sistema penitenciario. El censo efectuado esta semana por el Mides muestra que el 47% de las 2.755 personas que viven o pernoctan hoy en la calle pasaron al menos una vez en su vida por prisión.

Entre los detalles que se analizan está la posibilidad de que exista una “contraprestación” a cambio de este apoyo, que se imagina similar a la Tarjeta Uruguay Social (TUS). Allí Lema mencionó, eventualmente, la obligación para los beneficiarios de acudir a un refugio a pasar la noche y evitar reincidir en el delito. “No hay solución para la seguridad pública si no hay más apoyo a la reinserción de los liberados”, había apuntado Petit. La tasa de reincidencia se calcula ubicada hoy en el 60% de los liberados.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad