Publicidad

“La situación es bastante hiriente y hubo mala intención”, dijo Pablo Atchugarry tras polémica con águila nazi

El escultor dijo que el arte que se proponía realizar “se politizó” pero que también entendía que hay que “respetar las opiniones fundamentadas”.

Compartir esta noticia
Águila del navío de la Alemania nazi Admiral Graf Spee, hundido en el puerto de Montevideo en 1939
Águila del navío de la Alemania nazi Admiral Graf Spee, hundido en el puerto de Montevideo en 1939.
Foto: EFE

El artista y escultor uruguayo Pablo Atchugarry atraviesa horas de pesadumbre porque, al igual que el presidente Luis Lacalle Pou, no imaginó las reacciones que generaría la propuesta de transformar el águila y la esvástica del Graf Spee -ahora en manos del Estado uruguayo- en una enorme paloma con su tradicional mensaje de paz. Ya en la ciudad de Lecco (Italia), en donde vive, lamentó en entrevista con El País la situación “hiriente” que vivió, que para él se debió a que, en este caso, el arte que proponía llevar adelante se “politizó”.

-¿Le sorprendió la reacción de la sociedad y del sistema político?

-Sí… La intención que teníamos con el presidente era hacer esta especie de bandera de la paz que yo acepto en modo gratuito, para que no hubiera ningún tema económico. La única manera de que yo aceptara este encargue era que fuera de manera gratuita y con gasto cero para el Estado. Pero hubo mucha mala interpretación y mala intención también.

Pablo Atchugarry
Pablo Atchugarry, artista y escultor uruguayo.
Mateo Vazquez/Archivo El Pais

-¿De quiénes?

-De algunas personas en Twitter. Es bastante hiriente la situación. Lo cierto es que el tema de la paz ya me convoca desde hace 40 años. Yo fui uno de los integrantes de la mesa en el plebiscito del 80’ como observador. O sea ya el tema de la paz me ha llamado desde aquellos años y me continúa llamando, como cuando en el 2003 hice una obra que llamé justamente Soñando la Paz. Y cuando el presidente me convoca para esta realización, lo que imperó en mí fue justamente el llamado a dejar un mensaje de paz. Entonces, me parece que estoy de acuerdo que también hay que preservar los testigos históricos del tiempo, pero de ninguna manera se trató de una cancelación de la historia ni mucho menos. Era simplemente dar un mensaje de paz. Estamos en una guerra en Ucrania que todos sufrimos, tal vez el Uruguay esté lejos, pero yo que vivo en Italia estoy más cerca, y el corazón en cualquier lugar del mundo estalle una guerra tiene que estar del lado de la paz.

-¿Llegó a trabajar mucho tiempo en esta etapa preparativa, de estudio y bocetos, como quedó reflejado en el video institucional que se mostró el viernes en Presidencia?

-Sí, pero el tiempo mío no cuenta; cuentan los ideales. Yo voy a seguir con el tema de la paloma, seguramente no va a ir a Uruguay, pero va a encontrar otros cielos, otros horizontes, donde tal vez el sentimiento de paz sea apreciado más.

Recuperan el águila del navío de la Alemania nazi Admiral Graf Spee, hundido en el puerto de Montevideo en 1939
Recuperan el águila del navío de la Alemania nazi Admiral Graf Spee, hundido en el puerto de Montevideo en 1939.
AFP fotos

-¿Por qué cree que no se entendió el mensaje? ¿Puede haber tenido que ver que se anunció al otro día del homenaje a las Muchachas de Abril, evento al que no fue el presidente y la gente esperaba una respuesta por esa ausencia?

-Creo que se politizó. Ocurre que el arte es una cosa muy sana, muy pura y no tiene nada que ver con la política y me parece que fue arrastrado en ese vórtice de tratar de quitarle el sentido profundo que tenía la intención.

-Cuando habla de gente con mala intención, ¿se puede saber a quiénes se refiere o a qué sectores pertenecen?

-No hablo de sectores, pero hubo tuits… Yo no soy un hombre que sigue Twitter ni mucho menos; pero me los refirieron en estos momentos, sin hacer nombres. Que a cada uno que el zapatito le calce se lo ponga. Pero sobre todo hay un tema mucho más grande: en el mundo hay mucha gente sufriendo, con guerras, y las guerras no son solamente actuales, son de todos los tiempos y el ser humano no ha logrado todavía convivir en paz. O sea que quien se preocupe por el tema de la paz me parece que tendría que ser de alguna manera valorado de un modo diferente.

-¿Cómo fue el diálogo con el presidente, que ayer contó que conversó con usted a primera hora de Uruguay?

-En realidad yo lo llamé y él me llamó porque vistos los acontecimientos yo también le había dicho que me parecía que no era un proyecto que podía continuar, porque el espíritu del proyecto era sembrar una semilla de paz y si el efecto, en lugar de eso, era sembrar una discordia, una disputa, entonces no tenía sentido. Porque veía cómo estaban dándose las cosas. Y hay que respetar obviamente las opiniones fundamentadas. Es muy entendible la reacción; hay que saber entender y comprender todas las voluntades y esto no era una cosa que fuera obligatoria. Simplemente fue una idea, y la idea siempre hay que confrontarla con la realidad.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad