Publicidad

Inauguran Ferrocarril Central de 273 km en abril; "es una oportunidad que el país tiene que capitalizar"

El día de la inauguración aún está por definirse -lo decide el Poder Ejecutivo- pero será a mediados de abril, según explicó el director de Saceem, Alejandro Ruibal.

Compartir esta noticia
Inauguracion de obras del Ferrocarril Central
Pruebas de las nuevas locomotoras durante la inauguracion de las obras de construccion de las vias del Ferrocarril Central a cargo del Consorcio Constructor Ferrcarril Central, tren de UPM, a la altura de la estacion Lorenzo Carnelli del barrio Bella Vista de Montevideo
Francisco Flores/Archivo El Pais

A casi cinco años de que comenzaran las obras (en los que hubo prórrogas, cruces entre el gobierno y la oposición -incluso en el Parlamento-, amenazas de juicios por parte del consorcio, reclamos de vecinos), ya está lista la entrega del Ferrocarril Central, una de las mayores obras en Uruguay del último tiempo que promete revitalizar el sistema ferroviario.

Son 273 kilómetros de vía férrea -una parte se reconstruyó y otra se hizo a nuevo- que une Paso de los Toros en Tacuarembó con el puerto de Montevideo. Se hizo mediante una Participación Público Privada (PPP) -a cargo de la obra estuvo el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP)- con el consorcio Grupo Vía Central, integrado por las empresas uruguayas Saceem y Berkes, la española Sacyr y la francesa NGE.

El día de la inauguración aún está por definirse -lo decide el Poder Ejecutivo- pero será a mediados de abril, según explicó el director de Saceem, Alejandro Ruibal, quien contó que desde hace unos meses comenzaron las pruebas de los trenes sobre las vías, del sistema de señalización, de la puesta a punto del centro de control -que tiene una pantalla gigante donde se visualiza la traza y para el que vinieron personas del extranjero para capacitar el personal.

El consorcio, que estará a cargo del mantenimiento de la obra durante 15 años a partir de la entrega, se encargó de refaccionar los accesos a las diferentes estaciones de tren que hay por el camino para que se pueda operar con pasajeros. Sin embargo, aclaró Ruibal, el reciclaje de los lugares -algunos “preciosos” y con valor patrimonial- no estuvo en el alcance de la obra.

Porque, aunque aún no hay un operador que utilice las vías del Ferrocarril Central para trasladar pasajeros, es una posibilidad. Y es que, a pesar de que se haya construido para la segunda planta de UPM en el país -y a veces se refiera a él como el tren UPM-, no es de su uso exclusivo.

Hace pocas semanas se conoció que al gobierno francés le interesa la implementación del transporte de pasajeros en trenes a hidrógeno verde en Uruguay. En ese sentido, una empresa de esa nacionalidad llamada Setec -que recibió un apoyo no reembolsable de Francia- hará un estudio de viabilidad desde Montevideo a Florida, que son los primeros 60 kilómetros de la traza.

Para el transporte de carga ya se sumó otro aparte de UPM. Ruibal recordó que se “hizo un desvío” en Canelones para el Grupo Ras, ya que la idea es que “utilicen la vía para su logística”.

El Grupo Ras -dedicado a logística- inauguró en 2020 el Polo Logístico Ruta 5, a la altura del kilómetro 32, y en diciembre del año pasado cortó la cinta de tres ramales ferroviarios y una terminal de contenedores fuera del puerto.

Pero eso no es todo. El director de Saceem adelantó a El País que “hay algún otro operador que está haciendo consultas”.

Proyección

Para Ruibal, el Ferrocarril Central “venció la inercia del modo ferroviario”, que “va a empezar a funcionar porque hay una carga como la de UPM -de 2 millones de toneladas- y aparece la posibilidad de reflotar el tren a Rivera, Salto, Fray Bentos”. El empresario destacó que, como el ferrocarril es un “modo muy eficiente para el transporte de carga -no en distancias cortas, pero sí en distancias medianas y largas-, es muy sencillo (que se dé el desarrollo) porque está el volumen de mercadería y las vías, de las cuales algunas ya están hechas y otras habrá que hacerlas”.

También valoró que se aprobara el dragado de 14 metros en el puerto de Montevideo, noticia que se conoció recientemente. Ruibal recordó que el Ferrocarril Central llega a ese punto de la capital, y no solo en la terminal de UPM sino que también a los “muelles públicos”. Por lo tanto, las vías que se inaugurarán en las próximas semanas son una “oportunidad enorme que tiene que capitalizar el país”. “Tenés un ferrocarril moderno que es una columna vertebral, lo que hicimos fue acercar el puerto de Montevideo al centro del país. ¿Qué se tiene que hacer? Terminar de conectar y pescar la carga que está en lo que se llama el hinterland, que es la zona interior del puerto, y traerla por el modo ferroviario”, indicó el director de Saceem.

Preocupación

A lo largo de la traza se dieron actos de vandalismo y robos, y Ruibal comentó que tiene “muy poco valor” lo que se llevan “para el daño brutal” que genera. Además de recordar que es un crimen, destacó el cuidado que se debe tener por materia de seguridad ya que “no es como cualquier infraestructura porque van a pasar ferrocarriles importantes”.

Ante la consulta de qué garantiza que no continúen las vandalizaciones después de que se entregue la obra, lo que puede repercutir en seguridad, respondió: “¿Garantizarlo? 100%, nadie puede. Pero se han hecho un montón de acciones para mejorar los controles. Además, el sistema de control detecta cuando hay una falla. Si lo rompen, ‘ping’, enseguida hay una alarma. También se están instalando cámaras del Ministerio del Interior, y se trabajó muy bien entre esa cartera y la de Transporte con el consorcio para incrementar las medidas de seguridad. También apelamos a la conciencia de todo el mundo de que esto no es para jugar”.

Cruces

El costo del Ferrocarril Central generó varias acusaciones entre el gobierno y el Frente Amplio. El ministro de Transporte, José Luis Falero, acusó hace un mes en un llamado a sala en el Parlamento que la obra costará un 30% más por “imprevisiones” de la administración anterior. También habló de la necesidad de hacer más expropiaciones de las previstas y de que hubo más servicios afectados de los proyectados.

Ruibal, ante la consulta de si se tendría que haber hecho algo diferente con “el diario del lunes”, contestó: “Tengo 31 años en la industria, y no debe haber una sola obra que, cuando la terminé, no la hubiera hecho distinta a cuando la empecé. Y en particular la construcción, y sobre todo los proyectos grandes. Hay que entenderla a la construcción ya que muchas cosas se definen durante el proceso, y las obras enormes como esta tienen muchos imprevistos”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad