TOMA POSICIÓN

La Iglesia marca su línea para discernir a quién votar en las elecciones

Los obispos católicos emitieron un documento para guiar a sus fieles.

Sin definir preferencias por ningún precandidato en particular las autoridades eclesiásticas marcaron posiciones en torno a temas fundamentales. Foto: Gerardo Pérez
Sin definir preferencias por ningún precandidato en particular las autoridades eclesiásticas marcaron posiciones en torno a temas fundamentales. Foto: Gerardo Pérez

La Iglesia Católica dio a conocer ayer viernes un documento en el que define “los elementos fundamentales” que deberían tener presentes sus fieles “a la hora de discernir las opciones electorales”. Entre los mismos se destacan varios de los principales aspectos de la agenda de derechos impulsada por el partido de gobierno con los que no está de acuerdo.

La Conferencia Episcopal del Uruguay emitió un comunicado emanado de su Asamblea Plenaria anual llevada a cabo esta semana. El mismo contiene “los elementos fundamentales, según la visión cristiana de la existencia y de la doctrina social de la Iglesia, (que) deberían estar presentes a la hora de discernir las opciones electorales” ante los comicios que se celebrarán en octubre próximo.

Al justificar la confección del documento, los obispos sostienen que “como ciudadanos y pastores (...) hemos querido sumar nuestro aporte a la reflexión que se abre en este tiempo electoral”.

El documento alerta sobre los que se define como “una auténtica colonización ideológica” que, en opinión de los prelados católicos, sufre Uruguay y aunque sostiene que la “Iglesia católica no se compromete con ningún partido” da indicios suficientes acerca de a qué sector político no aportar el voto.

Los obispos sostienen advertir “síntomas alarmantes de enfermedades a las que hay que buscarles remedio”.

Destaques.

El primer elemento al que se refieren entre los elementos a tener en cuenta al momento de definir a quién votar es el vinculado a la legalización del aborto, a lo que la Iglesia se opone de plano.

Para los prelados el mejor camino para evitar esa práctica es esforzarse para que ninguna mujer deba enfrentarse al aborto, concepto incompatible con “la valoración de la vida desde su concepción hasta la muerte natural”.

Por otro lado, en el comunicado se asegura que algunos ámbitos del Estado difunden una visión de la “persona y su sexualidad encaminada a la deconstrucción de la familia”, lo que a juicio de la Iglesia “equivale a su destrucción”.

“Vemos con honda preocupación (...) que el Estado se apropie del derecho y el deber primario de los padres de educar a sus hijos según su propia escala de valores, para darles desde la infancia una visión deformada de la sexualidad, del matrimonio y de la familia”, se agrega.

Por ello, los obispos sostienen que en Uruguay “se sufre una auténtica colonización ideológica”, la que -recuerdan- ha sido “denunciada en más de una ocasión por el Papa Francisco y por nosotros mismos”.

En el documento también se menciona la necesidad de tener libertad de educación y sobre esto “llegar a acuerdos en política educativa”, la preocupación por el “grave problema” de la fragmentación social así como los sectores “que no han podido acceder a niveles de vida digna” y el cuidado al medio ambiente.

“La atención a las condiciones laborales, la adaptación a los cambios tecnológicos y las medidas para lograr estabilidad y seguridad laboral son indispensables para superar el desempleo y el subempleo. Una atención particular merece el mundo rural por las consecuencias que tiene la despoblación de la campaña”, agrega-ron los prelados de la Iglesia católica.

Fragmentación.

El documento hace referencia a otro emitido en abril del año pasado denominado “Construyamos puentes de fraternidad en una sociedad fragmentada” -que generó reacciones desde el gobierno (ver nota aparte)- en el que la Iglesia católica planteaba un “grave problema social que nos interpela: a pesar de las mejoras de los últimos años en los indicadores económicos y del impulso dado a políticas redistributivas, que crearon las condiciones para disminuir el número de familias en situación de pobreza, aún subsis- ten sectores que no han podi-do acceder a niveles de vida digna”.

En ese sentido, ahora los obispos sostienen que “el esfuerzo común del Estado y la sociedad civil para superarlo, -pensando en primer lugar en los sectores más vulnerables- encontrará sin duda los caminos mejores para abrir horizontes de una vida más humana”.

Agregan que “la falta de seguridad que padecemos y tanto nos preocupa hoy a los uruguayos, tiene en esta fragmentación social, una de sus causas principales”.

Diálogo.

En otro pasaje del documento los obispos reivindica el diálogo como forma de llegar a acuerdos que trasciendan las colectividades políticas sosteniendo que “parece necesario que haya hombre y mujeres capaces de dialogar con sus adversarios políticos y de acordar así soluciones para las mayores dificultades que enfrentamos”.

En esa misma línea las jerarquías de la Iglesia católica uruguaya valoraron el acto conjunto que protagonizaron jóvenes de cuatro partidos, en octubre de 2018, por los 35 años del acto denominado "Un río de libertad", “que fue un hito en el camino de la recuperación de la democracia”.

Acto frente al Parlamento por los 35 años del acto denominado "Un río de libertad". Foto: Marcelo Bonjour
Acto frente al Parlamento por los 35 años del acto denominado "Un río de libertad". Foto: Marcelo Bonjour

En ese acto los jóvenes de las principales colectividades políticas propusieron que en este año electoral los dirigentes políticos actúen con transparencia, evitando agravios y situaciones que fomenten la división en la sociedad. Ante ello, los obispos resaltaron “este anhelo y lo hacemos nuestro. Sin duda es un sentir de la inmensa mayoría de los ciudadanos, que podamos vivir nuevamente un período electoral en paz, que se caracterice, ante todo, por el empeño de sus protagonistas en respetarse mutuamente”.

Para terminar con sus aportes, los obispos sostienen que “la problemática del país abarca numerosos aspectos aquí no mencionados”, y explican que con el documento divulgado han “querido subrayar solamente aquellos que consideramos insoslayables”.

Hace un año se conoció otro documento que fue criticado
Prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo. Foto: EFE

Hace exactamente un año la Iglesia católica produjo un documento en el que alertaba que la fragmentación social se había profundizado en Uruguay. El mismo tuvo por objeto “tender puentes” para evitar que esa fragmentación social continuase profundizándose. En ese sentido el cardenal Daniel Sturla había dicho que la educación y las políticas sociales son claves para “tender puentes”.

La salida a la palestra pública de las autoridades eclesiásticas generó la reacción de integrantes del gobierno.

Al otro día de conocerse el documento, el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, envió una carta a título personal en su calidad de militante católico al cardenal Daniel Sturla, en la que expresaba su fuerte molestia por el informe presentado por los obispos sobre la fragmentación social.

En la misiva Roballo decía que existía una especie de sospecha de operación política por parte de la Iglesia católica coordinada con organizaciones políticas en lugar del señalamiento legítimo de las preocupaciones de esa institución. La molestia, según el jerarca de gobierno, provenía entonces desde diversos sectores cristianos.

La principal crítica que hacía Roballo, que integra el Partido Demócrata Cristiano, es que “se denuncia fractura social, división del campo y la ciudad, infantilización de la pobreza, etc.”, para luego argumentar que es “un relato muy parecido al de los (productores) autoconvocados -hoy devenidos en el movimiento denominado Un solo Uruguay- a una semana del informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) que había dado cuenta, una vez más, de la baja de la pobreza”.

Según Roballo, el documento de los obispos en su introducción al contexto al que hacían referencia parecía más ubicado en el año 2004 que en el 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)