ALMUERZO EN SUÁREZ Y REYES

"No hay nada que esconder", en UPM dijo Lacalle Pou a diputados del Partido Nacional

El presidente de la República le indicó a la bancada blanca que es tiempo de defender la ley de urgente consideración (LUC).

Almuerzo entre el presidente Luis Lacalle Pou y la bancada de diputados del Partido Nacional en la residencia de Suárez y Reyes. Foto: Partido Nacional
Almuerzo entre el presidente Luis Lacalle Pou y la bancada de diputados del Partido Nacional en la residencia de Suárez y Reyes. Foto: Partido Nacional

Son los políticos que más kilómetros hacen. Por eso quiere que sean una especie de “escuderos” del gobierno. “Los diputados deben ser un pilar del gobierno”, le dijo el presidente Luis Lacalle Pou a la bancada del Partido Nacional en un asado informal de dos horas que mantuvo ayer en la residencia de Suárez y Reyes. Llamó a hacer una defensa de la ley de urgente consideración (LUC) y pidió votar el llamado a sala que impulsa Cabildo Abierto porque: “No hay nada que esconder”, les dijo.

“Fui 20 años diputados y sé cómo funciona esto”, dijo el presidente a los legisladores que se sentaron en mesas redondas en un salón interno de la residencia de Suárez. Pidió que cada uno de ellos fuera “parte del Ejecutivo” y sus oídos en cada zona del país. “Tienen que ser los portadores de las buenas noticias”, remarcó.

Después de jerarquizar la tarea de diputado, Lacalle Pou se refirió a la pandemia que debió enfrentar desde el día 13 de su gobierno, cuando se diagnosticaron los primeros cuatro casos de coronavirus. Señaló que el trabajo en el tema es de “24 x 7”, es decir las 24 horas los siete días de la semana. Por lo que reconoció que “cuesta redireccionar” el barco, pero hay que ir haciéndolo de a poco.

La picada

El menú fue a lo seguro: picada de chorizo, matambrito de cerdo, vacío y pulpón. El presidente tomó agua sin gas, y a los legisladores se les ofreció refresco. No hubo postre. Lacalle Pou fue mesa por mesa saludando uno a uno a los 30 diputados blancos. El encuentro había sido programado para el 16 de marzo, pero la emergencia por coronavirus lo suspendió.

En tono informal, los diputados fueron haciendo sus intervenciones y muchos de ellos plantearon la preocupación por el pedido de llamado a sala a cuatro ministros que hizo Cabildo Abierto por la nueva planta de UPM.

Varios de los participantes de la reunión comentaron a El País que Lacalle Pou no quiso sobredimensionar las diferencias que se han vivido con el partido Cabildo Abierto.

Pero de todos modos dedicó unos minutos a intercambiar pareceres sobre la intención del partido que integra la coalición gobernante de interpelar a los ministros de su propio gobierno. Pues Cabildo Abierto ya manifestó la intención de convocar en régimen, en un principio, de interpelación a los ministros Azucena Arbeleche (Economía), Luis Alberto Heber (Transporte), Omar Paganini (Industria) e Irene Moreira (Vivienda).

Dijo que se trata de “circunstancias naturales”. Y que se manejen con total “transparencia”. Esa fue la palabra repetida en más de una oportunidad. Que hay que saber administrar y tener la “flexibilidad necesaria” para defender la coalición.

Por eso recordó que él mismo llamó a sala a ministros de la coalición que integraba en el pasado gobierno de Jorge Batlle (2000-2005). Consideró que las actuales diferencias son propias de una coalición, que se integra con cinco partidos diferentes y llamó a “trabajar unidos”.

De todos modos les recordó que en política hay que estar atentos. Y por eso les transmitió que Cabildo Abierto interpelará a una ministra de su propio partido, por lo que los blancos no se deberían de olvidar de “hacerle alguna preguntita” en medio de la interpelación.

Diputados consultados por El País coincidieron que la tónica de Lacalle Pou fue relativizar las desavenencias, al entender que hay “principios básicos” contenidos en el documento firmado por los cincos partidos y otros asuntos que exigen flexibilidad para administrar los acuerdos.

En todo momento, dejó en claro que el Partido Nacional “es el que tiene más responsabilidad” para mantener en buena salud la coalición y consideró que hay cosas en que vale la pena detenerse y otras no.

El presidente opinó que la bancada del Partido Nacional debe dar sus votos a Cabildo para que se efectivice la instancia parlamentaria, ya sea llamado a sala o interpelación.

Ley de urgente consideración

 La ley de urgente consideración, a estudio del Parlamento, mereció especial atención ayer de Lacalle Pou. El presidente de la Cámara de Diputados y vocero del encuentro, Martín Lema, dijo a El País que el mandatario estar absolutamente convencido de que la iniciativa “es necesaria”. En ese marco, consideró que el articulado es “justo y popular”.

En el encuentro se informó que el 90% del articulado “está cerrado” en la coalición. Mientras que Lacalle Pou pidió a los legisladores que adopten un “rol protagónico” a la hora de defender la norma remitida por el Ejecutivo al Parlamento.

“Es una ley que tenemos que defender, una ley popular, una muy buena ley”, aseguró. En una especie de reflexión en voz alta, Lacalle Pou hizo un mea culpa: “quien sabe no la defendimos como la tendríamos que haber defendido. Defendámosla más”.

Menores y Ancap, dos temas por acordar

Acuerdo. Se estima que hay un 80% del proyecto de ley de urgente consideración que será aprobado como pretende el gobierno de Luis Lacalle Pou, según le dijo ayer a la bancada de diputados del Partido Nacional en la residencia de Suárez.

Cambios. Se negocian dentro de la coalición cambios al articulado de la LUC, que implican una nueva redacción a la propuesta de desmonopolización de Ancap. El Partido Colorado y Cabildo Abierto quieren ir por el lado de instalar una comisión que más adelante analice el tema, al entender que no debe ser abordado en una ley con plazos como lo es la LUC.

A su vez, fuentes de la coalición dijeron a El País que se trabaja en una nueva redacción en el capítulo referido a la minoridad. Dentro del Partido Nacional, el senador Jorge Gandini planteó sus dudas con respecto a varios artículos.

Debates. Como parte de la defensa de la ley de urgente consideración, el presidente Luis Lacalle Pou dio su visto bueno para que tanto diputados como senadores participen de debates con legisladores del Frente Amplio, donde puedan defender de forma más enérgica el proyecto en cuestión.

Auditorías seguirán por Ministerio de Ganadería
El presidente pidió salir a debatir con el Frente Amplio
Martín Lema. Foto: Leonardo Mainé

La realización de las auditorías, prometidas en campaña electoral, fue uno de los temas abordados ayer en el almuerzo entre el presidente Luis Lacalle Pou y la bancada de diputados del Partido Nacional. El presidente de la Cámara de Diputados, Martín Lema, dijo a El País que “hay necesidad de que se conozca el punto de partida del gobierno” y por eso se plantean las auditorías.

“Este mecanismo permite tener un estado de situación profundo de la realidad en la que iniciamos el gobierno, para que los uruguayos cuando termine el mandato puedan hacer una evaluación”, explicó Lema.

El gobierno tenía proyectado hacer auditorías desde el inicio de la administración, pero por el contexto sanitario eso se fue postergando.

Fuentes que participaron del encuentro, indicaron que si bien se comenzó con el Mides la próxima auditoría tendrá lugar en el Ministerio de Ganadería, de acuerdo a lo anunciado ayer por Lacalle Pou. En tanto, paulatinamente se irán revisando los diferentes organismos del Estado. Lema dijo a El País que “si en algún caso amerita una comisión investigadora hay que evaluarlo”.

En el cierre del encuentro Lacalle dijo que es importante que salgan a defender a su gobierno y no temer en meterse a debatir con el principal partido de la oposición: el Frente Amplio. “¡A debatir!”, fue la consigna sobre el final del encuentro.

La nueva normalidad
Clases en primeros días de junio
Inicio de clases tras cuarentena en Escuela Rural N°30 en Cuchilla de Paraná en Sarandí Grande. Foto: Leo Mainé.

En el escenario de “la nueva normalidad”, el presidente Luis Lacalle Pou está pensando en las personas que comenzaron a trabajar y tienen a sus hijos en sus casas, porque no pueden dejarlos en un centro educativo.

Ayer se tocó el tema en el almuerzo que mantuvo en la residencia presidencial con diputados del Partido Nacional. Allí les dijo a los diputados, en forma genérica, que las clases se reiniciarán en los primeros días de junio y por etapas, según comentaron a El País fuentes políticas.

Aunque no dio detalles de lo que informará oficialmente mañana en conferencia de prensa, el presidente dijo que la vuelta a clases será progresiva en algunos centros y se harán testeos, como los efectuados en el sector de la construcción.

Con respecto a las vacaciones de julio fue consultado y dijo que dada la situación quedarán suspendidas o se acortarán, por ejemplo a dos o tres días.

El ministro de Educación, Pablo da Silveira, y el presidente del Codicen, Robert Silva, discutirán el fin de semana las bases para el reenganche de las clases presenciales. En este sentido, los consejos desconcentrados elevarán al Codicen sus propuestas de retorno escalonado.

En la mañana de ayer, los sindicatos y las autoridades de la ANEP firmaron el protocolo genérico de ese retorno. Si bien había un acuerdo previo, el mismo no se había sellado la semana pasada por un diferendo en la edad que se considera “grupo de riesgo”. Quedó establecido en mayores de 65 años.

Uno de los puntos más polémicos de ese protocolo establece que, dentro de los salones de clase, se deberá guardar una distancia mínima de dos metros entre los estudiantes. Para ello, no puede acudir todo el grupo a la vez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error