TURISMO INTERNO 

Gobierno presentó nuevo protocolo para reactivar el sector gastronómico y hotelero

"Hoy estamos anunciando la más importante de las etapas que es el dar inicio al ejercicio de la actividad turística interna", remarcó Germán Cardoso, quien hizo un apunte al anuncio de Ernesto Talvi.

Germán Cardoso y su equipo presentaron el nuevo protocolo para la reactivación turística. Foto: @compresidencia
Germán Cardoso y su equipo presentaron el nuevo protocolo para la reactivación turística. Foto: @compresidencia

Este viernes de noche el ministro de Turismo, Germán Cardoso, y su equipo presentaron el "protocolo nacional para la reactivación de la actividad turística de hotelería y gastronomía", y se comenzará a controlar su cumplimiento desde el próximo lunes.

"Venimos hoy aquí a dar una buena noticia", comenzó diciendo Cardoso, al agregar que es un medida que "están esperando operadores del sector y miles de trabajadores".

"Hoy estamos anunciando la más importante de las etapas que es el dar inicio al ejercicio de la actividad turística interna", remarcó Cardoso.

La segunda etapa, en la que señaló han venido trabajando, es el "impulso de la actividad turística desde el punto de las inversiones". Mientras que la tercera fase comenzará en setiembre, "el análisis y preparación de la temporada de sol y playa", y para ello apuestan que Brasil y Argentina para el noveno mes del año tengan una situación "estabilizada" tras la irrupción del coronavirus.

Otro tema que ocupa a la cartera de Turismo por estas horas son las vacaciones de invierno. Cardoso indicó que tienen la "firme expectativa" de que "por lo menos en la segunda quincena del mes de julio haya una semana de vacaciones".

A su turno, el subsecretario de Turismo, Remo Monzeglio, destacó que si se demoró el protocolo fue porque querían anunciar que los hoteles "podían abrir con sus piscinas". Llamó a los empresarios hoteleros y gastronómicos a que "tomen conciencia que tenemos que ir paso a paso, cuidar tanto a los clientes como a los empleados y consiguiendo logros" para llegar a una segunda etapa que será la habilitación de los centros termales públicos.

Monzeglio también agradeció "muy especialmente" al Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay (Sughu), que "en todo momento nos han estado apoyando para estas medidas que estábamos estudiando y que hoy felizmente podemos anunciar".

Una de las consultas fue si se permitirá que un europeo venga a hacer turismo a Uruguay, tras el anuncio del canciller Ernesto Talvi de que se retomarán los vuelos de Iberia a partir del 5 de julio, Cardoso respondió: "Creo que el anuncio que hizo el canciller de la República hace 48 horas de pronto no se comprendió a la manera debida, o de pronto fue un lapsus en la expresión. No van a venir turistas en esta primera instancia en los vuelos de Europa".

"Lo que se va a aplicar son vuelos de corredor humanitario, de uruguayos que se encuentren en Europa van a poder acceder esos vuelos; extranjeros que tienen la residencia fiscal o legal en el Uruguay o aquellas personas que se encuentran amparadas por lo que ha sido la flexibilización del último decreto, (personas) extranjeras y justifiquen la necesidad de venir al país por intereses laborales y/o comerciales", precisó.

En esa línea, indicó que en esta primera etapa "un extranjero turista no va a poder comprar un pasaje y subirse a ese avión para venir".

El Ministerio de Turismo publicó en su página web el protocolo, que contiene las medidas para distintas áreas. El mismo tiene pautas para el sector gastrónomico, hotelero, así como disposiciones comunes.

Con respecto a los hoteles, hosterías, posadas, albergues, apart-hotel, hostel y afines, se "deberá tomar la temperatura a huéspedes, clientes, empleados y proveedores" al ingresar. También se deberá "utilizar tapabocas para ingresar y circular por todos los espacios comunes y ascensores por parte de todos los huéspedes, clientes, empleados y proveedores en todo momento". Además, se deberá "implementar señalética" de las medidas sanitarias, entre otras medidas.

También presentan medidas para la recepción, servicios de limpieza y para restoranes. Sobre estos últimos espacios se deberá "contar con dispensador de alcohol en gel o producto sanitizante para manos en la entrada al restaurante de uso obligatorio por el cliente", así como "la distancia entre mesas no podrá ser inferior a 2.00 metros", tampoco "se permite el uso de servilletas y manteles de tela" y "no se autoriza el uso de barras, mostradores y similares para la permanencia de público". También se va a "eliminar servicio de buffet".

Otro aspecto que contiene el protocolo es cómo será el uso de piscinas en los establecimientos. En el caso de las piscinas cerradas "se deberá contar con ventilación permanente", así como "se deberá higienizar muy frecuentemente la loza perimetral de la piscina". Además, se "deberá mantener una distancia mínima de 5 metros entre los usuarios de distintos grupos familiares", y en el caso de que existan sillas y/o reposeras se "deberá higienizar muy frecuentemente las mismas".

También el protocolo prevé cómo se debe manejar una situación en la que un huesped presente síntomas de COVID-19. En un principio se "deberá llamar a su cobertura médica o al servicio de urgencia del hotel para que un médico establezca un diagnóstico". En el caso de que sea derivado a un sanatorio "su habitación deberá ventilarse y permanecer 24 hs cerrada al público, antes de ingresar para su limpieza. Dicha habitación deberá recibir una limpieza y desinfección profunda". 

En el caso en el que el huésped permanezca en el hotel en cuarentena, no podrá salir de la habitación, entre otras medidas.

También está previsto cómo actuar en los casos en que un empleado tenga síntomas o sea COVID-19 positivo.

Para el caso del sector gastrónomico, en el caso de los locales el uso de tapabocas "se requerirá para ingresar al local, no siendo exigible durante la estadía que tenga el cliente sentado a la mesa", y "deberán de limpiarse de manera frecuente" los baños y otros espacios de uso permanente.

En materia de higiene general, "no se autoriza el uso de barras, mostradores y similares para la permanencia de público", así como se tendrá que utilizar "manteles y servilletas descartables", mientras que las mesas "deberán estar dispuestas de tal manera que no queden enfrentadas unas a otras".

También se establecen medidas para el personal, la manipulación de alimentos y el servicio de delivery.

En tanto, hacia el final del documento se establece una serie de disposiciones generales. La primera refiere a que "cada establecimiento se obliga a capacitar e instruir debidamente a todo su personal en relación al presente protocolo, debiendo reglamentar su aplicación de acuerdo a las particularidades de cada local".

Además, "al ingresar al local el cliente se le deberá indicar las exigencias relativas a tapabocas, higiene de manos, la inexistencia de síntomas visible", así como se "deberá colocar cartelería indicativa interna en baños y zona de lavados con el proceso de lavado de manos".

También aclara que la implementación de este protocolo "será coordinada entre el Poder Ejecutivo y el Congreso de Intendentes". En el caso de incumplimiento de estas disposiciones "traerá como consecuencia la aplicación de sanciones por las autoridades pertinentes en cada caso".

Acceda al protocolo completo de reactivación turística

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error