LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Gobierno mantiene el plan de apertura pese a la variante Delta

El presidente Luis Lacalle Pou dijo que apuesta a recibir turistas que hayan completado su esquema de vacunación en primavera.

Lacalle Pou encabezó ayer la ceremonia por el aniversario de la Jura de la Constitución. Foto: Francisco Flores
Lacalle Pou encabezó ayer la ceremonia por el aniversario de la Jura de la Constitución. Foto: Francisco Flores

El viento, frío y húmedo, soplaba fuerte, y el presidente Luis Lacalle Pou se aprestaba ayer por la mañana a sacarse la última foto de la visita al Hospital Militar para conmemorar el 113º aniversario. Posaba junto con el ministro de Defensa, Javier García, el director del centro de salud, Eduardo Ferreira y el director nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas, Carlos Rombys.

Los cuatro de tapabocas, como es natural en la nueva normalidad, pero a Lacalle se le ocurrió imaginar el impacto visual que provocará esa imagen cuando la pandemia por el coronavirus sea un viejo capítulo de la historia casi olvidado. “Si alguien ve esta foto dentro de un tiempo, van a decir: ¿Qué hacían con esos tapabocas?”, bromeó en voz alta.

El impacto del COVID-19, lejos de ser historia, todavía es un presente importante en Uruguay, pese al auspicioso avance de la vacunación -el país está entre los cinco Estados que más inmunizaron en el mundo- y al relativo control epidemiológico que comienza a consolidar el descenso progresivo de todos los indicadores (fallecidos, internaciones y casos activos). Uruguay alcanzó ayer, de hecho, el nivel de alerta amarilla del Índice de Harvard, luego de meses en rojo y naranja.

El flagelo de la pandemia es un presente, no obstante, sobre todo por la incertidumbre que hay respecto a su final, especialmente luego de la detección este sábado de los primeros 26 casos de pacientes infectados con la variante Delta, que tiene un mayor grado de peligrosidad incluso que la P1, la cepa que predomina en el país.

Pero esto no cambia los planes del gobierno, que continúa mirando hacia “ese horizonte” en el que comienza a darse vuelta la página de la emergencia sanitaria, para encarar la definitiva reactivación de la economía. “Por ahora, no”, contestó ayer el presidente acerca de si cambiaba algo la política de apertura del gobierno con la aparición de la nueva mutación viral, de origen indio.

Y adelantó incluso que para la primavera el Poder Ejecutivo piensa flexibilizar el cierre de fronteras y permitir el ingreso de turistas extranjeros que hayan completado su esquema de vacunación, sin que distorsione ese objetivo la presencia de la nueva cepa. “No cambia (los planes), porque no estamos hablando ni de esa semana ni del mes que viene. Estamos hablando en principio de primavera”, contestó en rueda de prensa en el Hospital Militar, y agregó: “No tomen al pie de la letra que en primavera se va a abrir, (pero) estamos pensando con ese horizonte”.

Se refirió entonces a la “obligación” de anticiparse a ese momento, y atender cuanto antes al turismo, “uno de los sectores más golpeados” que necesitan reactivarse de inmediato. “Sí podemos ir pensando, si así lo permite todo esto que estamos viviendo y las nuevas variantes, en abrir la frontera en primavera para algunas personas que estén inmunizadas”, declaró. Luego se retiró del Hospital Militar para participar de la colocación de la ofrenda floral en el Obelisco, en el marco de las actividades por la Jura de la Constitución.

Dos visiones

El riesgo de generar una suba de casos al permitir el ingreso de extranjeros vacunados dentro de unas semanas, en plena expansión de la variante Delta, es una incógnita, como todo lo que ocurre en las ciencias biológicas. Para el infectólogo y director Hospital Pediátrico del Pereira Rossell, Álvaro Galiana, puede asegurarse cierta confianza en la protección otorgada por los altos porcentajes de vacunación que ya tiene hoy Uruguay, aunque sí identifica “algún riesgo” en aquellos que todavía no se agendaron para vacunarse.

“Que visiten Uruguay personas bien inmunizadas, con sus dos dosis administradas, es algo que no me parece fuera de lugar. Lo que me parece central es completar lo más posible las dos dosis de las personas en el Uruguay”, dijo a El País el experto, que propuso al gobierno exigir test de PCR a todos los extranjeros a la semana de visitar Uruguay.

Una opinión diferente es la de la infectóloga Sofía Griot, para quien hay razones para ser escépticos. Dijo que todavía no se produjo conocimiento sobre la capacidad de respuesta de las vacunas de Sinovac ante la cepa proveniente de India.

“No hay ningún trabajo que lo testee. Los países donde se la han usado no son países en donde haya llegado la Delta todavía, sino que tienen vacunas de ARN” mensajero, agregó la también docente de la Universidad de la República.

En Uruguay, precisamente, la mayoría de las personas -un 69,7% de la población vacunada- ha recibido hasta ahora vacunas del laboratorio chino, mientras que a 28,6% se le administró Pfizer y a 1,69% Astrazeneca. La protección de las vacunas de estos dos últimos laboratorios contra la nueva variante Delta ya fue analizada en algunos estudios, que concluyeron pérdidas de efectividad “no significativas”.

Lacalle Pou: “Vacuna no debe ser obligatoria”

El presidente Luis Lacalle Pou fue consultado ayer sobre su posición acerca de la necesidad o no de imponer la obligación de vacunarse contra el COVID-19. La pregunta de un periodista, en rueda de prensa, recordó la postura manifestada por la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, quien opinó este viernes que “capaz que sí” había que obligar a los ciudadanos a inmunizarse contra el coronavirus, aunque era algo que debían definir los científicos.

“Seguramente haya opiniones diversas. De hecho, las hay en toda la sociedad y me atrevería a decir que quizás (también) dentro del gobierno”, comenzó contestando el primer mandatario. Y acotó: “Yo sigo sosteniendo que no debe ser obligatoria”.

Lacalle recordó asimismo que la voluntad de vacunación de los uruguayos al comienzo de la campaña de inmunización, en marzo era muy distinta a la de la actualidad. Por esos días, un 30% de ciudadanos estaba dispuesto a recibir las dosis, y ahora Uruguay llegará a un mínimo de un 72% de vacunados.

“Hoy los números están a la vista; la gente está concurriendo, y hay una política por parte del gobierno de ir hacia las personas que por alguna razón no han llegado a vacunarse, tanto en el interior profundo de nuestro país, tanto en los barrios, y hay alguna otra iniciativa de ir a los lugares de trabajo”, afirmó.

El viernes, la jerarca frenteamplista había dicho que la comuna capitalina tenía todo listo para contribuir con la campaña “barrio a barrio” que comienza hoy lunes.

“Me parece que hay que ir a todos los barrios de la periferia, poner el camión ahí y después seguir, seguir y seguir", indicó Cosse.

El retorno a las aulas de los últimos estudiantes

La Administración Nacional de Educación Pública tendrá este lunes a todos los alumnos, desde Educación Inicial hasta Secundaria, tomando clases en forma presencial. El presidente del Codicen, Robert Silva, hará una recorrida por 13 centros educativos de Montevideo, que con la inclusión de los cursos de primer, tercero y quinto de Secundaria y UTU, completan el calendario de regreso a las aulas.

El jerarca dijo a El País que aún no tiene datos sobre contagios generados en Secundaria, que recién lleva una semana de apertura, pero los pocos contagios generados en Primaria dan margen para ser optimistas, aseguró.

De los 5.093 casos positivos de COVID-19 generados desde el 7 de junio quedan solo 35 menores que aún tienen infección. “Son casos aislados”, celebró Silva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados