ENTREVISTA

Gabriela Bazzano: “Soy una pionera en lo que es defender los derechos de las personas con discapacidad”

La jerarca del Mides explicó su cuestionado programa de “familias articuladas” y anunció que impulsará su ejecución dentro del Estado

Gabriela Bazzano. Foto: Mides
Hasta 2017 la psicóloga Bazzano dirigió Seamos, hogar de personas con discapacidad. Foto: Mides

La titular de la Secretaría Nacional de Cuidados y encargada del Programa Nacional de Discapacidad, Gabriela Bazzano, habló con El País sobre la investigación de Interpol y Crimen Organizado que la tuvo por protagonista y que se archivó en 2017. Consideró que hay “algo raro” en el hecho de que se difunda ahora y sugirió que puede responder a un deseo de frenar su trabajo actual en el Ministerio de Desarrollo Social.

Bazzano explicó cómo funcionaba el programa de “familias articuladas” mientras ella estaba a cargo de la ONG Seamos. A su juicio, surgió a partir de una “ausencia de respuesta” que persiste al día de hoy y que ella ahora, desde su rol, se propone subsanar. En ese sentido, indicó que planea llevar el programa a una “coejecución” entre varios organismos del Estado.

- ¿Qué tiene para decir respecto a las denuncias en su contra?

- El INAU estaba informado sobre el proyecto de familias articuladas, incluso antes de que fuera programa. Uruguay Crece Contigo fue de los últimos derivantes. Pero me derivaron del Pereira Rossell, de Aldeas Infantiles… Esto era algo que había aparecido por una ausencia de respuesta de políticas públicas para el caso de las mamás con discapacidad y los recién nacidos, que eran desvinculados inmediatamente en el momento de parir.

- ¿Qué pasaba con ellos?

- Lo que pasa ahora: los desvinculan y van a INAU. Estas mamás querían permanecer con sus hijos en el hogar comunitario. El programa familia articulada intervenía cuando ya los papás no podían brindarles lo que los chicos necesitaban, y se podían llegar a estar vulnerando sus derechos: educación, crecer con todos los estímulos… Pero nunca se iban a desvincular. O sea, no perdían identidad ni vínculo.

- Pero la tenencia la adquirían los padres articulados.
- Claro.

- ¿Me habla en pasado porque este programa no existe más?

- Yo hace tres años que dejé de estar porque me puse a trabajar en el programa social de este gobierno. Y estoy justamente en Pronadis, situada encima de mi propio programa.

- ¿Hasta cuándo estuvo vinculada a Seamos?

- Hasta 2017-2018. Ahora sigue funcionando. Funciona desde 1997. Las familias articuladas no son algo que se busque como plantea la nota de La Diaria. Hay que cuidar los derechos del niño y los derechos de la mamá. La solución que se encontró para que no los desvincularan fue un acuerdo de partes, donde los niños no se desvincularan de sus papás de origen, y pasaran a vivir en el momento que fuera necesario con las familias articuladas que tienen mucho conocimiento con los papás biológicos. Interactúan, hay protocolos. Lo importante es que intervino el INAU, intervino el DAS (Departamento de Asistencia Social). Estos son contratos homologados por un juez.

- ¿Cómo y por qué surgió la denuncia que investigaron Interpol y la Justicia de Crimen Organizado?

- Tiene que ver con una última derivación que hicieron en 2016, y lo derivó UCC porque una chica que estaba embarazada, a pesar de tener esquizofrenia, estaba con un muy buen nivel, estable, y quería amamantar a su bebé. Quería todo eso. Entonces la idea de UCC, palabras textuales, era que si la dejaban sola, INAU la iba a desvincular apenas ingresara al hospital. Nos pidieron ayuda por el programa familia articulada. Así es que se activa: cuando alguien demanda el apoyo. Y bueno, todo eso estaba funcionando bien hasta que no sé qué pasó en el hospital Pereira Rossell –porque no lo sé, realmente- y UCC dice ahí en la nota que no tenía nada que ver. Es mentira. INAU sabía, (la exdirectora de adopciones, Beatriz) Scarone dice que no, pero tengo una foto donde se ve que INAU dice que no objeta, y otra que muestra cómo se dio la derivación de UCC que en la nota dice que no sabía.

Imagen proporcionada por Gabriela Bazzano
Imagen proporcionada por Gabriela Bazzano
Imagen proporcionada por Gabriela Bazzano
Imagen proporcionada por Gabriela Bazzano

- Las articulaciones, ¿se daban luego de que un juez interviniera tras un diagnóstico de que la familia biológica no podía hacerse cargo?

- Nosotros hacíamos el escrito al juez. Primero se consultaba al DAS, había evaluaciones del equipo, se hablaba con las familias… no era inmediato.

- Scarone dice que esto estaba por fuera del esquema de alternativas de INAU: ni adopciones, ni Familia Amiga…

- Justamente. Cuando le vamos a informar del programa que estábamos desarrollando para dar respuesta a estas mamás, INAU nos dice que como no son niños que estén bajo su jurisdicción, no tiene nada que objetar. ¿Eso qué quiere decir? Adelante.

- ¿Por qué el programa no tenía control del INAU?

- No son niños judicializados. INAU interviene cuando hay algún problema. En general lo derivan jueces o servicio social de donde sea. De todas formas, cuando pensamos en un programa para solucionar la situación de estos papás que querían estar con sus hijos pero solos no podían, pensamos primero en consultar a INAU. Ahí fue cuando respondieron que no tenían objeción.

- ¿En todos los casos de familia articulada hubo un equipo técnico que previamente recomendó la intervención? ¿De qué organizaciones?

- Hubo casos de derivación. A veces del equipo de psiquiatras del Pereira llegó alguna mamá, porque la alternativa a judicializarlos era que fueran al hogar (de Seamos). En aquel momento, gente del equipo de salud del hospital conocía el hogar y le parecía una muy buena opción. En otros casos, los gurises se embarazaron en el hogar y los sostuvimos siempre. Esos son los niños que estuvieron más tiempo con sus papás porque estuvieron muy acompañados.

- ¿Qué suele pasar con los padres con discapacidad intelectual pero con recursos económicos? ¿Es distinta la situación?

- Seguramente se hacen cargo las familias. Tienen recursos para ayudar en el cuidado. Ahora, no conozco personalmente muchos casos. Las personas con discapacidad tienen autonomía, se pueden hacer cargo. Esto es discapacidad intelectual. Hay muy poca medición de cuántas personas con discapacidad tenemos y ni siquiera tenemos el porcentaje de cada tipo de discapacidad. El hogar recibía personas que si no tomábamos nosotros, quedaban en situación de calle. Muchos jóvenes que egresan de instituciones del Estado, sin redes, quedan en la calle.

- ¿Cómo están los niños de familias articuladas hoy?

- Espectaculares. La nota (de La Diaria) vulnera sus derechos, habla de la escuela a la que van… bastantes cosas complicaditas. De mi persona, lo que digan, la verdad no me importa porque yo sé quién soy. Estoy totalmente limpia, se me investigó por todos lados. Lo único que quiero es que se respeten los derechos de las mujeres discapacidad, que no son clase B. Todo lo demás me parece un circo. Este es un programa realmente innovador. Esto también lo vio (Daniel) Olesker, porque lo hablé en el Mides antes de que él se fuera. Hubo un llamado a licitación para hogares y nos presentamos, estando el gobierno de Ana Olivera y Marina Arismendi.

- Pero la polémica está en el tema de las familias articuladas, no en el hogar en sí.

- Bueno, ¿por qué yo estoy acá si eso está tan mal? Está muy bien de verdad.

- ¿Qué sabían de todo esto las autoridades que la nombraron?

- Todo, porque a Luis (Lacalle Pou) lo conocí en medio de todas estas vueltas, contándole del programa. Una persona absolutamente sensible; fue al hogar, lo conoció. (Pablo) Bartol también, por supuesto.

- ¿Sabían de la investigación?

- Por supuesto.

- Los testimonios de algunos padres biológicos revelan que no querían entregar a sus hijos.

- Habría que ver cómo se tomaron esos testimonios, si (el fiscal, Luis) Pacheco lo archivó… Yo a los chicos con discapacidad los veo frecuentemente o me llaman, para fin de año por ejemplo. Siempre siguieron el vínculo conmigo. Dudo que hayan dicho eso, o si lo dijeron fue avergonzados de que pensaran que ellos querían regalar a sus hijos. No se los pregunté, pero dudo que sientan eso.

- Más allá de las cuatro relatadas en la nota de La Diaria, ¿se generaron más articulaciones en el hogar?

- No sé, porque no estoy más. Pero sí quiero que esto se haga política pública: que sea una opción, una alternativa. De hecho, estoy trabajando en eso. Sería bien interesante, ahora desde el gobierno, oficializar una alternativa así para las mamás con discapacidad, desde un lugar de pienso interinstitucional: algo coejecutado con INAU, con el Pereira, de ver qué posibilidades hay cuando van a desvincular. No hace falta una ley, falta pienso colectivo. Estoy muy tranquila porque sé lo bien que se trabajó, cómo se consultó. Todo lo nuevo es engorroso y estas cosas se hacen en consulta. Tocamos puertas, hablamos con jueces, abogados.

- ¿Qué repercusiones tuvo de adentro del ministerio tras la publicación?

- Apoyo. Y mensajes de gente que me quiere y que he atendido. Mi teléfono explota de mensajes de cariño, de gente que sabe quién soy y cómo laburo. Y cómo me importan las personas con discapacidad.

- ¿Y el ministro, Pablo Bartol?

- Me dijo tranquila, te apoyo, sé fuerte.

- Entre otras, la Red Pro Cuidados pidió su destitución y dijo que no van a participar del comité consultivo hasta tanto eso no se concrete. ¿Qué le genera?

- Me genera extrañeza. ¿Cómo no preguntan antes? Una nota en La Diaria provoca eso… a mí me parece raro. Gente inteligente, con educación, que no va a preguntar y pedir explicaciones al consejo consultivo. La nota dice que hubo denuncias y se archivaron. Que no eran así, y no se dio lugar.

- Es que con esos testimonios la situación queda poco clara…

- ¿A quiénes entrevistaron? Cuatro, cinco personas. Sí, hay algo que no está claro. ¿Dónde están las demás? ¿En el expediente estaban solo esas declaraciones o había más? Obviamente es una parte del expediente. Parece que el comité consultivo quisiera decir ‘sáquenme a esta mujer de encima, que está revisando todo’. Yo estoy trabajando y estoy revisando todo. Y me he encontrado mucha cosa, que no es momento ahora de decir. Si es por eso, es tarde.

- ¿Cree que es una maniobra política?

- Lo decís tú.

- No, yo estoy preguntando.

- Yo no prejuzgo, voy a los hechos. Los hechos me dicen que acá hay algo raro. Pienso que compartir hijos con alguien es algo muy doloroso y que toca muy profundamente, y pueden haberse sentido juzgados. Hay que tener mucho cuidado. Yo no sé si cuando los entrevistaron tuvieron un trato humanitario. Yo voy a tener que ver el expediente entero; nunca lo vi. A la jueza de familia yo le pedí que fuera a penal, no es que lo mandó a penal. Porque era tan grave lo que se estaba diciendo… estaba tan tranquila de lo que estábamos haciendo. En la audiencia la jueza me preguntó: si va un gay o un negro a articular, ¿usted qué le dice? Yo no podía creer el racismo y la discriminación contenida en su pregunta. No sé si la dejaron en el acta.

- En la nota dice que una de las madres biológicas que entregó a su hijo trabajaba como empleada doméstica en su casa. ¿Es cierto?

- Todas las chicas que participaron del programa antes entraron al hogar comunitario y nosotros nos encargamos de su capacitación para el trabajo. En mi casa, como en otras casas, hacían jardinería, huerta, carpintería, y les vamos enseñando a trabajar. Es cierto, pero no es empleada doméstica.

- ¿Y qué tareas hace?

- A Sofi le encanta ordenar placares y poner la ropa por colores. Pero no solo trabaja en casa, trabaja en muchas casas a las que yo la he ido conectando. Por eso yo soy una defensora de la promoción del trabajo. Las personas con discapacidad tienen 1,7% de empleo: queremos llegar a un 4%. Necesitan un entorno amigable para poder trabajar. Esto lo he hablado en Presidencia, en las jornadas de inclusión laboral: hay que preparar el entorno. La inclusión es poca. Casi el 80% de los gurises de Seamos están trabajando en redes que tendimos nosotros. Hoy se está haciendo desde el Pronadis: hay operadores laborales para eso.

- ¿Sigue yendo a su casa esa chica?

- Sí, viene siempre. Se mantiene con su trabajo y hace los aportes al BPS obviamente. Mirá que es innovador. Por eso me indigna que por una nota salgan a decir tantas cosas. Yo me siento una pionera en lo que es defender los derechos de las personas con discapacidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados