ELECCIONES DEPARTAMENTALES 2020

El Frente Amplio perdió 9 municipios, algunos eran bastiones

Un alcalde ganó con 44 votos y otro con 30.304 en una elección que demostró poderío blanco.

En las mesas de votación los trabajadores de la Corte Electoral tenían un protocolo estricto. Foto: Marcelo Bonjour
En las mesas de votación los trabajadores de la Corte Electoral tenían un protocolo estricto. Foto: Marcelo Bonjour

En el tercer nivel de gobierno, allí donde hubo alcaldes que fueron elegidos con menos de 100 votos y otros con más de 20.000, se dio una de las variantes más notorias de la elección del domingo: pese a haber más municipios en disputa, todos los partidos perdieron fuerza a excepción del Partido Nacional. Los blanco sumaron 21 nuevos jefes de los concejos municipales.

El domingo estaba en juego la integración de 125 municipios. El escrutinio primario evidencia que hubo alternancia de poder en al menos 15 de ellos, sin contar los 13 nuevos que se instalaron en estos comicios. El Frente Amplio perdió nueve alcaldes y conquistó cuatro que antes no tenía.

Detrás de los números, de por sí significativos, se esconden los símbolos: la izquierda perdió en localidades en las que había pisado fuerte. El Frente dejará el poder en el Chuy y Lescano (Rocha), en Bella Unión (Artigas), en San Carlos y Piriápolis (Maldonado), en Sauce (Canelones), en Colonia Lavalleja (Salto), en Ciudad del Plata (San José), y en el municipio F de Montevideo.

Y aunque los focos apunten a ese nuevo municipio (el F) que la coalición logró en la capital, los análisis primarios de los datos de la Corte Electoral sugieren que las derrotas más “potentes” del Frente Amplio se dieron en algunas de las alcaldías del interior que otrora eran bastiones de la izquierda.

¿Por qué? La pérdida que el Frente Amplio tuvo en el municipio F parece responder más a un problema de estrategia que a un corrimiento del electorado. Mientras la mitad de los votantes de la coalición en Montevideo votaron en el nivel municipal, solo el 38% de los frenteamplistas lo hicieron. Eso podría explicar por qué entre los votantes del Municipio F ganaría el Frente en la escala departamental y perdería en el tercer nivel de gobierno.

Similar fue lo que ocurrió en el Municipio B de la capital, con la diferencia que allí el Frente Amplio fue con múltiples candidaturas y, tal vez por eso, retuvo el mandato.

El Partido Nacional también perdió algunos de sus bastiones, en especial Aguas Corrientes y Los Cerrillos (Canelones). Pero fue capaz de conquistar los 13 nuevos municipios que estaban en disputa en esta elección. A su vez, se hizo de ocho alcaldías que antes eran frenteamplistas y de dos coloradas.

El Partido Colorado redujo a más de la mitad sus municipios (pasó de siete a tres). Dejó de tener alcaldes en Canelones, en Paysandú y perdió dos municipios en Salto (donde los colorados habían gobernado por cuatro períodos tras la dictadura).

Así lo revela el primer conteo de sufragios, un escrutinio que confirma a un alcalde en Quebracho, Cerro Largo, con 44 votos, y a otros en el Municipio A de Montevideo con 30.304.

(Producción y visualización de Datos: Valentina Caredio) 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados