PLENARIO NACIONAL

El FA aprueba una reforma que "borra" de la coalición de izquierda a los grupos chicos

La modificación impulsada por los sectores mayoritarios generó malestar en los más chicos que, como la Lista 711 del exvicepresidente Raúl Sendic, piensan se los quiere “borrar”.

Congreso del Frente Amplio. Foto: @frente_amplio
Congreso del Frente Amplio. Foto: @frente_amplio

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Por una amplia mayoría, el Congreso del Frente Amplio aprobó una reforma para cambiar la estructura que supone reducir la cantidad de grupos con peso dentro de los organismos de decisión. La modificación impulsada por los sectores mayoritarios generó malestar en los más chicos que, como la Lista 711 del exvicepresidente Raúl Sendic, piensan que se los quiere “borrar” de la coalición de izquierda.

Hasta ahora, todas las listas que se presentaban a las internas tenían al menos un delegado en el Plenario (máximo órgano del FA), lo que se conoce como la “base uno”. Pero ahora, el voto se reservará exclusivamente para los grupos que consigan el 1% del total de electores en las próximas elecciones del 5 de diciembre.

Fuentes del FA indicaron a El País que esto implica que para tener un delegado en el Plenario -si se tienen en cuenta los números de la elección pasada- se requieren alrededor de 670 votos. El organismo se integra por 85 representantes de los sectores y 85 de los comités de base.

Aunque estaba previsto que el tema se tratara a primera hora del domingo, se terminó por abordar recién a las siete de la tarde y contó con los dos tercios necesarios para sancionarse. De la fundamentación de votos no participaron los sectores mayoritarios, sino dirigentes de las bases. En contra opinaron sectores como la 711 y el Partido Obrero Revolucionario (POR). Todos tuvieron apenas dos minutos para dar sus fundamentos.

La votación culminó con 796 votos a favor, en un total de 987 congresales presentes en el momento, de acuerdo a lo que supo El País.

Uno de los más duros en sus argumentos fue el diputado de la Lista 711 Felipe Carballo, quien habló en contra de la reforma del estatuto. Sostuvo que con este nuevo criterio “se va a expulsar a compañeros y sectores chicos dentro del Frente Amplio”, de acuerdo a lo que dijeron a El País personas presentes en el Congreso. En ese marco, consideró que esto va a “contrapelo” de un Frente Amplio que tenga las puertas abiertas y apele a la unidad. Carballo insistió en que esta reforma del estatuto elimina “a sectores históricos”. Y concluyó: “Se los borra de adentro del Frente Amplio”.

Otro de los que habló en el Congreso fue el dirigente Óscar Ríos, de Izquierda Abierta, que también opinó en contra de la iniciativa de los sectores mayoritarios aprobada el pasado fin de semana. Según explicó a El País, esto no sigue los “principios históricos” del FA y afecta la equidad “de los mal llamados grupos chicos” con respecto al resto de las agrupaciones. El dirigente indicó que en la última elección tres sectores nacionales “mal llamados chicos” (Baluarte Progresista, Corriente Izquierda e Izquierda Abierta) y varios departamentales alcanzaron unos 128.000 votos bajo el sublema “Sumemos”.

“La democracia interna del FA es muy rica y ahora a través de esta modificación del estatuto se excluye la posibilidad de sentirse representados a los independientes”, indicó Ríos. Señaló, además, que al 40% de los votantes de la izquierda se los puede catalogar como tales, y cuestionó que la “exclusión” se haga en el marco de una pandemia y luego de que el FA perdiera las elecciones. “Es medio complicado hacer una lectura por la cual se crece excluyendo”, afirmó.

Raúl Campanella, del POR, indicó en el Congreso que “se está cambiando por medio del estatuto un principio fundacional”. “Nosotros fuimos cofundadores del Frente y no teníamos en aquella etapa la misma fuerza que otros: como el Partido Comunista, los socialistas y el Partido Demócrata Cristiano. Se está cambiando el criterio en relación a las minorías”, afirmó. Cuestionó que prime la idea de “parlamentarizar” el FA y eliminar, así, “las propuestas de las minorías”.

Nuevo mapa: para sobrevivir tienen que aliarse

“A largo plazo se reducirá la atomización del Frente Amplio”, aseguran los sectores mayoritarios de izquierda que están convencidos que la reforma del estatuto (que elimina la “base uno” en el Plenario) tendrá resultados positivos.

Para defender esta posición tienen un argumento claro: en el FA hoy hay más de 50 grupos políticos, pero no hay tantas diferencias ideológicas que permitan tal abanico, por lo que se pretende reducir la “fragmentación” y así plasmar una oferta más atractiva para el electorado.

El “mapa de la izquierda” se esta realineando con la conformación de cuatro espacios claros: el MPP, el Partido Comunista, el nuevo espacio seregnista progresista (Asamblea Uruguay, Fuerza Renovadora y Plataforma) y el eje del Partido Socialista -Lista Amplia (Carolina Cosse).

En ese marco, se entiende que los llamados grupos chicos deben “reubicarse” y aliarse para sobrevivir y seguir teniendo espacio dentro de la estructura del FA.

Los que se podrían ver afectados
Sede del Frente Amplio. Foto: FA

Unos 40 sectores chicos firmaron previo al Congreso una carta en contra de la reforma que podía dejar a decenas de sectores por fuera de la estructura. Entre las agrupaciones con menos votos que pueden verse afectados están: el Partido por la Seguridad Social, la Corriente de Acción y Pensamiento- Libertad, Claveles Rojos, el Movimiento 20 de Mayo, Izquierda Abierta, el POR y la Corriente de Unidad Frenteamplista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados