Publicidad

Dirigente del FA cruzó a diputado de su partido por criticar a la presidenta hondureña Xiomara Castro

El diputado Gustavo Olmos cuestionó el plan del gobierno de Honduras para construir una cárcel para 2.000 pandilleros en una isla, y Sebastián Hagobián lo acusó de “conocer muy poco” a la presidenta.

Compartir esta noticia
Gustavo Olmos. Foto: Leonardo Mainé.
Gustavo Olmos.
Foto: Leonardo Mainé/Archivo El País

Redacción El País
Una decisión del gobierno hondureño comandado por Xiomara Castro provocó un cruce en Twitter de dos dirigentes del Frente Amplio (FA) que, además, integran la misma alianza en la interna de la coalición de izquierda, la Convocatoria Seregnista - Progresistas. Se trata del diputado Gustavo Olmos, del sector Fuerza Renovadora, que lidera el senador Mario Bergara, y el dirigente Sebastián Hagobián, integrante de Asamblea Uruguay, la agrupación de Danilo Astori.

“En Honduras, Xiomara Castro pretende construir en una isla una prisión para 2.000 pandilleros. En Venezuela, Maduro recibió como regalo una maqueta de una cárcel destinada a presos políticos opositores. En Guatemala, una candidata presidencial promete aplicar ‘el modelo de El Salvador’ en seguridad. En Perú, el alcalde de Lima felicita a Bukele (presidente de El Salvador). En Argentina, el ministro de Seguridad de Buenos Aires (Sergio Berni) elogia la imagen de la nueva megacárcel salvadoreña”, enumeró en Twitter el diputado Olmos, quien sentenció: “El autoritarismo como peligrosa solución sencilla a problemas complejos”.

Fue la mención al caso hondureño el que despertó la crítica de Hagobián, quien hoy se desempeña en la División Relaciones Internacionales y Cooperación de la Intendencia de Montevideo y además integra la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales (Carifa).

Calificó de “inaceptable” el comentario de Olmos y siguió: “Hay que conocer muy poco a Xiomara Castro y Manuel Zelaya (expresidente y pareja de Castro), a la historia de Libre (Libertad y Refundación, el partido político de izquierda que integran) y a la realidad de Honduras para llamar autoritarismo a la necesaria lucha contra las pandillas y el narco que se lleva adelante en pos del bienestar de la ciudadanía”.

Hagobian recordó “cómo encontró Honduras cuando asumió” la presidenta y dijo que “primero le puso fin a la narco dictadura de Juan Orlando Hernández, que se perpetuó en el poder tras violar la constitución que prohíbe la reelección y hacer un gran fraude electoral en 2017”

Añadió que “una de las tantas consecuencias de ese narco Estado” fue que Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos principales urbes de Honduras, figuran hoy “entre las 50 ciudades más violentas del mundo”. Y aseguró que “para atacar este flagelo que tiene como víctima al conjunto del pueblo hondureño pero principalmente a los sectores más vulnerables”, Castro “lleva adelante un plan de lucha contra las pandillas y el narcotráfico ajustado a derecho y con enfoque en derechos humanos”.

En su opinión, allí hay una lucha “de mano firme pero con inteligencia" y "muy lejos del autoritarismo que Olmos le adjudica a la gestión de Castro”.

Entre otros datos estadísticos, Hagobián describió que “desde el 1 de enero hasta el 19 de julio de 2023, según los datos preliminares, se registra una disminución en la ocurrencia de homicidios de un 18%, es decir 375 homicidios menos que para el mismo rango de fechas del año 2022”. Además, afirmó que se logró detener a 1.304 “integrantes de maras y pandillas”.

“Por la historia de Honduras, por cómo recibo el gobierno Castro y por el trabajo que está realizando, nuestro respaldo a las medidas necesarias que se llevan contra el crimen organizado y mi fuerte rechazo al calificativo de ‘autoritarismo’ esgrimido por Olmos”, concluyó Hagobián.

No es la primera vez que estos dos dirigentes seregnistas se cruzan. En 2022, a raíz de la participación de Hagobián como observador, a título personal, de los referéndums organizados por Rusia para anexar territorios de Ucrania, Olmos exigió públicamente que el dirigente astorista no representara más al FA en organismos internacionales. Esto porque en aquel entonces Hagobián presidía la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe Juvenil.

Aquella situación fue saldada en una sesión de la Carifa, donde por mayoría de los sectores se determinó que no hubiera sanción.

La cárcel en las Islas del Cisne

Lo que plantea construir el gobierno de Castro es una prisión para 2.000 líderes pandilleros en las Islas del Cisne, un archipiélago deshabitado con escasa comunicación con el continente. “La idea es que pierdan el contacto con todo, el contacto con toda la sociedad y realmente puedan pagar por sus crímenes”, dijo José Jorge Fortín, jefe de las fuerzas armadas de Honduras, según consignó El País de Madrid.

La medida se tomó luego de la matanza ocurrida en junio en una cárcel de mujeres, que tuvo como saldo el asesinato de 46 reclusas. Pero pocos días después, ocurrió otra serie de ataques criminales: en una sola jornada se registraron 21 muertos en dos masacres.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad