INTERPELACIÓN DISTINTA

Un debate en "tono correcto" por crisis en las cárceles

El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, fue citado por la fuga de preso Hugo Pereira del ex Comcar y respondió más de 65 preguntas.

Interpelación al ministro del Interior, Luis Alberto Heber. Foto: Leonardo Mainé
Interpelación al ministro del Interior, Luis Alberto Heber. Foto: Leonardo Mainé

Fue una interpelación distinta. En el tono, en las formas, en los bajos decibeles de confrontación entre interpelado e interpelante. La diferencia con otras, sobre todo con las tres anteriores que ya hizo el Frente Amplio en lo que va del año, estuvo marcada desde el arranque con el saludo de los contrincantes. El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, entró a la sala pasadas las 10 horas y se dirigió directo al encuentro de la diputada Lucía Etcheverry, del MPP, que lo había convocado. Estrecharon cordialmente sus manos.

El llamado a sala tuvo como objetivo que Heber respondiera una catarata de preguntas -65 iniciales, más otras que se agregaron con el paso de las horas- relativas a la crisis del sistema carcelario; la fuga del preso Hugo Pereira y las versiones contradictorias que dio el ministro al respecto a semanas atrás; la denuncia de los defensores de oficio sobre presuntos abusos policiales cometidos a detenidos y el caso del recluso que fue torturado por otros presos de la cárcel de Santiago Vázquez (exComcar) durante cerca de 60 días, entre otros puntos.

Pero a pesar del tenor de los temas, y de incluso una pregunta de Etcheverry que sugería la posibilidad de que Heber podía haber cometido un delito (ver aparte), tanto de un lado como del otro primó la idea de que el problema de fondo era un asunto de Estado. Y, al menos durante el intercambio entre la diputada y el ministro, hubo afirmaciones en el sentido de que el objetivo era -aunque en realidad inalcanzable- no sacar rédito político.

“No estoy diciendo que esta responsabilidad se generó a partir del cambio de gobierno el 1° de marzo”, dijo por ejemplo Etcheverry en un momento, luego de cuestionar el crecimiento de la población carcelaria -que está llegando a los 14.000 reclusos-, y pese a que luego recordó que la intepelación era por decisiones de las actuales autoridades. Pero siempre mantuvo el tono de la voz y dedicó largos espacios para dar contexto o explicar el “marco conceptual” desde el cual partirían sus ideas

A su turno, cuando Heber tomó la palabra por primera vez, resaltó justamente su satisfacción con los términos de la exposición de la diputada, y que lo invitara a un debate en un tono que le parecía “el correcto”, pese a las esperables discrepancias de contenido. “De eso se trata: de hablar, de discutir sobre la realidad y los problemas que tenemos en el país”, dijo Heber.

Resolución final

Luego de 20 horas de interpelación, la Cámara de Diputados aprobó con 54 en 95 votos la moción presentada por la bancada de diputados de la coalición de gobierno, en la que se declararon como “plenamente satisfactorias” las respuestas brindadas por el ministro Luis Alberto Heber, informó el legislador Juan Martín Rodríguez a través de su cuenta de Twitter.

El pedido de renuncia

Todo esto no quiere decir que la oposición ayer no fuera oposición y que, ya para la segunda parte de la interpelación, la coalición de izquierda no agudizara su enunciación y apuntara a choques más frontales.

Así, como no podía ser de otra forma, en la conferencia de prensa que dio el Frente Amplio sobre las 19.30, se informó que naturalmente los legisladores de la coalición de izquierda iban a promover una moción para declarar como insatisfactorias las palabras de Heber.

Pero además afirmaron que iban a dar un paso más. “Vamos a solicitar la renuncia del ministro del Interior”, dijo el legislador Pablo Caggiani. Ello, pese a que el jerarca haya respondido a todas las preguntas por escrito formuladas por Etcheverry. En la moción, en efecto, se pidió la renuncia “con urgencia” y se lo cuestionó por no dar “respuestas creíbles y firmes”.

Unos minutos antes había hablado Heber, quien insistió en su postura de “no mirar hacia atrás”, como dijo más de una vez dentro de la cámara. “Lejos de ir a buscar culpables, que en este caso es obvio quién lo es, lo que nos importa es mirar hacia adelante para ver cómo lo podemos resolver”, sostuvo en rueda de prensa.

También recordó uno de los principales logros de la cartera que conduce desde hace cuatro meses -tras el fallecimiento de Jorge Larrañaga-, que es la baja de todos los delitos, así como los números exactos de las fugas de los últimos años que, según dijo, echa por tierra la “sensación” de que “se escapan presos permanentemente”. Este año se escaparon 19 y se recapturaron 17, y en 2020 huyeron 48 y 46 fueron detenidos nuevamente. Pero sí concedió que sentía “vergüenza” por el hacinamiento en algunos módulos del ex Comcar y de la cárcel de Canelones. “Es algo que nos avergüenza y algo que hemos convocado a lo largo de la interpelación para que sea una causa nacional”, dijo Heber.

Esa causa es la crisis humanitaria y sanitaria del sistema carcelario.

Al pedido de renuncia Heber retrucó con una anécdota con el excanciller Reinando Gargano, quien le reclamaba su molestia cuando la oposición le pedía la renuncia. "Pero Reinandlo, no te das cuenta que cuantas veces más nosotros pidamos públicamente tu renuncia más vas a estar atornillado en la Cancillería", contó que le dijo. Y en ese sentido lanzó: "Por eso síganme pidiendo al renuncia que se va a aplicar lo que le dije a Gargano y voy a poder seguir combatiendo la delincuencia como quiero, como quiere el país".

Tedio y cansancio

Por lo demás, la interpelación tuvo aspectos que se repiten en este tipo de sesiones. Las largas intervenciones -incluso más que en el Senado, en donde un reglamento limita la extensión de los discursos- generaron muchas veces manifestaciones del tedio y cansancio de parte de los legisladores.

En una oportunidad, sobre el mediodía, durante una de las intervenciones de Etcheverry, llegó a haber 18 diputados interactuando con su celular.

En momento, ya a casi pasadas las ocho horas de interpelación, un diputado frenteamplista que deambulaba entre las bancas sorprendió a otro de Cabildo Abierto que se encontraba con auriculares puestos y los ojos fijos en la pantalla. “¿Cómo va el partido?”, le preguntó. Ambos sonrieron cómplices, aunque en el celular no había un partido pero sí un video que le suscitaba más interés.

Ministro dijo que no está claro por dónde se escapó el recluso

Una de las interrogantes que realizó la diputada Etcheverry fue a propósito de las versiones contradictorias que había dado el ministro Luis Alberto Heber sobre cómo se había fugado Hugo Pereira, lo que ocurrió el sábado 14 de agosto por la noche. En un principio, el ministro señaló a la prensa que el hombre se había escapado por la puerta de la cárcel de Santiago Vázquez (exComcar), pero luego, al ser capturado el delincuente en el bar Las Palmas (Centro de Montevideo), el jerarca informó en Twitter que tras la confesión del recluso y las evidencias encontradas, Pereira había se fugado por el tejido perimetral.

Ayer, en la Cámara de Diputados, Heber aseguró que no podía plegarse a ninguna de las dos versiones. “No podemos afirmar ni una cosa ni la otra. Estamos trabajando muy estrechamente con la fiscal para establecer cuál es la conclusión”, dijo el ministro.

Sobre la contradicción en que incurrió, agregó que la primera hipótesis -que comunicó públicamente el 25 de agosto en rueda de prensa- correspondió a lo que las autoridades concluyeron en un primer momento. “En primera instancia no advertíamos ningún cambio en el alambrado perimetral, por lo que la hipótesis era que se había escapado por la puerta. Y disfrazado, porque si no, no puede escaparse”, argumentó. Luego se refirió al tuit que publicó el día siguiente de la captura, el 27 de agosto. Allí había escrito que tras tomarle declaración a Pereira se descartaba que el fugado “se haya escapado por la puerta”, pero Heber destacó ayer que también redactó que se seguía investigando.

Para Heber, en definitiva, “todavía no está claro y por lo tanto no puede estar claro” hasta que culmine la investigación. “Nosotros no damos por cierto lo que dice el fugado”, remató.

Saludo cordial
Lucía Etcheverry saluda a Luis Alberto Heber durante la interpelación al ministro del Interior. Foto: Leonardo Mainé

Sobre las 10 de la mañana de ayer, cuando los legisladores se aprontaban y comenzaban a sentarse para dar inicio a la larga interpelación, llegó al lugar el ministro del Interior, Luis Alberto Heber. El secretario de Estado saludó a varios legisladores tanto de la coalición de gobierno como del Frente Amplio, e incluso intercambió palabras con algunos de ellos. Sin embargo, el saludo al que dedicó más tiempo fue con la diputada interpelante, Lucía Etcheverry, con quien estrechó su mano en el centro de la sala.

Momentos de la sesión

Interpelación al ministro del Interior, Luis Alberto Heber. Foto: Leonardo Mainé
Interpelación al ministro del Interior, Luis Alberto Heber. Foto: Leonardo Mainé

Aclaración por error en la tele

Lucía Etcheverry preguntó al ministro Luis Alberto Heber por qué había asegurado en una rueda de prensa que el preso fugado y recapturado, Hugo Pereira, era un delincuente que “consumía droga y traficaba dentro del penal”. Y, además, le preguntó por qué no hizo la denuncia penal de ser cierto que había un recluso que delinquía dentro de la cárcel y le advirtió que si no la había hecho podía él mismo estar incurriendo en delito, ya que todos los funcionarios públicos están en el deber de denunciar si ven elementos que insinúan una irregularidad.

En respuesta, Heber dijo que en una entrevista con Canal 12 ya había dicho que esa afirmación se trataba de un error y que había pedido “disculpas”. “Había afirmado una cosa que no es cierto, y di las disculpas públicas al señor Pereira, y me perdonaron, porque él era traficante fuera de la cárcel, (pero) no dentro de la cárcel”, respondió el titular de la cartera de seguridad.

El reclamo por los videos

Durante la interpelación, el ministro Heber pidió para pasar dos videos sobre el sistema carcelario. Uno era una filmación por varios módulos y rincones de distintos centros penitenciarios en los que no se respetan los derechos humanos y los reclusos viven en condiciones de hacinamiento.

Se vieron imágenes de las celdas, colchones, baños y espacios interiores. Sin embargo, cuando el ministro pidió para ver otro video, esta vez sobre la experiencia laboral de varios reclusos, el diputado del MPP Pablo Caggiani se opuso, en el entendido que no era la ocasión para ver imágenes, tratándose de una interpelación y no un llamado en comisión general. El diputado intentó promover entonces una moción para rechazar la proyección del video, pero fue rechazada por la coalición. Luego pidió un cuarto intermedio de 10 minutos para dar la discusión afuera, pero tampoco fue concedida.

Chiste sobre la hora con cardiólogo

En determinado momento, en medio de la explicación de los detalles sobre la fuga del preso Hugo Pereira, ocurrida el 14 de agosto, Heber contó que el recluso tenía coordinada una fecha para atenderse con un cardiólogo. De hecho, los problemas cardiovasculares que sufría fueron una de la razones que expuso el propio delincuente para fundamentar su huida, advirtiendo que en la prisión no recibía la atención médica que esperaba.

Según dijo el ministro ayer en su primera intervención, Pereira tenía hora con el cardiólogo fijada el 24 de agosto, dos días antes en que fuera capturado en el bar de Las Palmas, ubicado en 18 de Julio y Gaboto, en el Centro de Montevideo.

“Pensamos que como él había dicho que se había fugado para ir al cardiólogo, se iba a presentar con el médico, pero no, no se presentó”, manifestó el ministro, y muchos de los legisladores (de la oposición y también del oficialismo) se comenzaron a reír.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados