EMERGENCIA SANITARIA

COVID-19: el FA alertó por riesgos de aumentar la movilidad

Sectores y bases coincidieron en manifestar su preocupación frente a la decisión del gobierno y expresaron su preocupación por la llegada de la variante Delta.

Gente usando tapabocas caminando por el centro de Montevideo. Foto: Estefanía Leal
Gente usando tapabocas caminando por el centro de Montevideo. Foto: Estefanía Leal

Tras una baja en la cantidad de casos de COVID-19, el gobierno decidió mover las perillas y habilitar los espectáculos públicos, las fiestas y eventos sociales. La decisión genera preocupación en el Frente Amplio, donde consideran que aumentar la movilidad es una jugada “arriesgada”.

Según anunció el Poder Ejecutivo, a partir del 5 de julio, por ejemplo, se permitirá abrir los salones de fiesta, plazas de comidas de los shoppings y los cines. A eso se suma la vuelta de las competencias en las ligas de deporte amateur.

En un informe que elaboró para el secretariado del Frente Amplio, el exsubsecretario de Salud Pública y principal asesor de la coalición, Miguel Fernández Galeano, destacó el descenso de la tasa de positividad y de los casos activos asociados al avance de la vacunación. De todos modos, llamó a “estar atentos” ante posibles aumentos en los niveles de movilidad que podrían “detener, enlentecer e incluso revertir” el proceso a la baja de la mayoría de los indicadores epidemiológicos de la pandemia, según señala el texto al que accedió El País.

En este escenario se preguntó: “¿Es posible abrir a la vez fiestas, espectáculos y liceos sin generar un rebrote?”. El documento fue analizado ayer en el marco del secretariado del Frente Amplio, donde los sectores y bases coincidieron en manifestar su preocupación frente a la decisión del gobierno .

Consultado por El País, Fernández Galeano señaló que “hay un descenso franco” de todos los indicadores de la pandemia, lo que calificó como un “escenario auspicioso”. De todos modos afirmó que: “aun a riesgo de quedar en ese discurso polarizador que se instala, abrir la movilidad sin tener consolidada la zona de control de la pandemia es en todo caso muy arriesgado”.

En su opinión no se debería aumentar la movilidad porque eso generará “un número evitable de casos y por lo tanto de ingresos a CTI”. Por lo que concluyó que “no es buena cosa volver a abrir” hasta no se recuperar la capacidad del Tetris (Testear, rastrear y aislar) y se vuelva a tener controlado el hilo epidemiológico. Se calcula que eso se conseguiría con 200 casos nuevos al día.

Como posibles efectos de la reapertura de actividades nombró el aumento de casos y “las muertes evitables”, aunque aclaró que no en la misma cantidad que en el pico de la pandemia. En tanto, opinó que la posible llegada de la variante Delta es “otra razón para ir con mucha cautela en las medidas”.

La exministra de Salud y diputada de PAR, Cristina Lustemberg, dijo a El País que se encuentra “muy preocupada”, ya que considera que “no se debe descender la percepción de riesgo” sobre la pandemia.

Si bien los números de casos diarios han bajado y también la cantidad de fallecidos, opinó que “es necesario continuar con las medidas de distanciamiento físico”. Según dijo, en el momento el porcentaje de inmunizados es de 44% y está en el horizonte la amenaza de la variante Delta. Consideró que “es 50% más contagiosa que la P1”. El 99% de los casos en Uruguay hoy son por la P1.

La diputada señaló que la pandemia “no terminó”, y hay que seguir cuidándose, ya que ante una posible llegada de la nueva variante “tenemos que ser muy cautelosos a la hora de aflojar las medidas”.

Controles de temperatura en aeropuerto por pandemia del coronavirus. Foto: Fernando Ponzetto
Controles de temperatura en aeropuerto por pandemia del coronavirus. Foto: Fernando Ponzetto

Además, dijo que el test PCR, que se exige para el ingreso al país, debería acompañarse de una cuarentena para evitar lo más posible el ingreso de la cepa ya presente en 80 países.

Por su parte, la diputada del MPP Lucía Etcheverry dijo a El País que los salones de fiesta “han sido uno de los sectores más afectados por la pandemia junto con el turismo” y aseguró que desde el FA se han reclamado medidas económicas para atenderlos. Sin embargo, afirmó que las aperturas suponen “transmitir una sensación de que estamos seguros y es un error”.

Con respecto a los viajes, opinó que hay que analizarlos en el marco de un posible ingreso de la variante Delta. “Lo que hay que ver es si facilitamos el ingreso o tomamos las medidas que vayan mitigando y conteniendo la situación”. Por lo cual consideró “riesgosa” la apertura definida.

Asistencia económica.

Por su parte, el delegado de la Lista 711 en el secretariado del FA, Carlos Alejandro, dijo a El País que le preocupa que se siga “sin tomar medidas económicas” que permitan asistir a los sectores afectados y bajar así la movilidad. El tema económico también estuvo sobre la mesa ayer en el FA.

Test de antígenos o autotest

Hacerse un test de antígenos o un autotest en las farmacias es una posibilidad cada vez más cercana en Uruguay. Así lo establece un decreto que afinan las autoridades por estas horas, según informó ayer La República y confirmó a El País Nicolás Martinelli, asesor de Presidencia. Existe un borrador de decreto que ya tuvo el visto bueno de la prosecretaría de Presidencia y del MSP, que podría publicarse en los “próximos días” y que autoriza a las farmacias a practicar la técnica del hisopado. Existen dos opciones para el procedimiento, que tendrán un costo estimado entre US$ 3 y US$ 5. En el caso de querer concurrir a un evento donde sea necesario un test, se podrá ir a la farmacia y comprarlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados