PODER LEGISLATIVO

Conflicto en Parlamento: sindicato denuncia que autoridades no les reconocen derechos

Las autoridades se resisten a reconocer todos los derechos a cerca de 70 trabajadores que crearon el Sindicato de Trabajadores del Poder Legislativo.

Cámara de Senadores. Foto: El País
El secretario de la cámara participó ayer de una instancia de negociación en las oficinas del Ministerio de Trabajo. Foto: Archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En casa de herrero, cuchillo de palo. Aquel famoso refrán se aplica a un conflicto que desde hace varios meses afecta al Poder Legislativo, donde las autoridades se resisten a reconocer todos los derechos a cerca de 70 trabajadores que crearon el Sindicato de Trabajadores del Poder Legislativo (Sipole).

Ayer hubo una nueva reunión de negociación en el Ministerio de Trabajo, sin resultados positivos. Participaron tres representantes del Sipole, el secretario de la Cámara de Senadores José Pedro Montero y el de la Cámara de Representantes Juan Spinoglio.

Fernando Talento, copresidente de Sipole y empleado de la Comisión Administrativa del Parlamento desde hace más de 30 años, fue uno de los tres sindicalistas que participó en esa reunión. “El Poder Legislativo es la zona franca de las leyes, no cumplen con nada. Para afuera sí, pero adentro no”, dijo a El País, tras la instancia de negociación mantenida ayer.

La historia se remonta a unos tres años atrás. En el Parlamento siempre hubo tres gremios de funcionarios parlamentarios (uno de la Cámara de Senadores, otro de la Cámara de Diputados y un tercero de la Comisión Administrativa), pero no existía un sindicato que agrupara a todo el Poder Legislativo. Un grupo de empleados del Parlamento inició esa tarea, formó un sindicato y logró el reconocimiento del Pit-Cnt, algo que no tenían las tres asociaciones históricas.

Hasta ahora el sindicato tiene unos 70 funcionarios afiliados de cerca de 1.200, dijo Talento. Pero chocaron con la actitud de las autoridades parlamentarias, que en una primera instancia no reconocieron al sindicato. “La gente tiene miedo a afiliarse por las presiones”, indicó Talento. En el medio, el sindicato pidió al Ministerio de Trabajo inspecciones en varias oficinas del Poder Legislativo y denunció problemas de seguridad y salubridad.

En octubre pasado se firmó en el Ministerio de Trabajo un acuerdo de reconocimiento por parte del Poder Legislativo. Como parte de ese acuerdo, les otorgaron una cartelera sindical y el descuento de su sueldo para la cuota sindical. Pero hay aspectos que se siguen incumpliendo, según los trabajadores, que piden el “reconocimiento total”: no tienen licencia sindical (por lo cual si se ausentan del trabajo por un tema gremial, les descuentan las horas) y, a pesar de su reclamo, no los han incluido en las comisiones de bienestar y acoso laboral creadas en el Poder Legislativo. En el caso de la comisión sobre acoso, Talento dijo que fue pedida por Sipole y los “dejaron afuera”.

“Esto constituye un agravio directo a la herramienta sindical, ya que se desconoce que el Pit-Cnt agrupa a todos los trabajadores afiliados y es la única central que los representa”, expresó el presidente del sindicato, Manuel Origoni, en una nota enviada al Ministerio de Trabajo. “Venimos ya hace unos meses junto al Pit-Cnt solicitando la iniciación de una bipartita, no encontrando contestación de la administración, quien ha mantenido un silencio ensordecedor ante el reclamo de los trabajadores organizados”, indica el comunicado.

A modo de ejemplo, Talento dijo que el día del funcionario del Poder Legislativo “no dejaron hablar” a un representante de Sipole. “No nos quieren dejar entrar de ninguna manera. Están duros, no quieren reconocer a un sindicato del Pit”, afirmó el sindicalista, quien se preguntó por qué la vicepresidenta Lucía Topolansky no habilita a un gremio reconocido por el Pit-Cnt. “Nosotros no pedimos que nos aumenten el 100% de sueldo, sino que cumplan con todo lo que tienen que cumplir”.

Habrá una nueva instancia de negociación el 3 de febrero y se buscará el contacto con las futuras autoridades parlamentarias. Montero, el secretario del Senado, no quiso realizar declaraciones a El País porque dijo que primero debe informar a Topolansky. Pero fuentes del Senado indicaron que el nuevo gremio tiene baja representatividad entre los funcionarios, que les dieron la cartelera sindical y que ya hay tres asociaciones reconocidos por las autoridades parlamentarias, la del Senado, Diputados y la Comisión Administrativa.

La carta que irritó a los senadores

El 10 de abril una representación de Sipole visitó la Comisión de Asuntos Administrativos del Senado y la sesión se centró en un documento presentado por el sindicato, que irritó a los legisladores.

Allí, según publicó el semanario Búsqueda, Juan Antonio Pérez Sparano -fundador del gremio, ya jubilado- hablaba de casos de condiciones de trabajo “semiesclavo” y de los privilegios de los funcionarios que trabajan en los despachos. El copresidente del sindicato, Fernando Talento, explicó que la declaración de “trabajo semiesclavo” se dio en el contexto de un episodio puntual, en el que por una tormenta se desbordó un baño del subsuelo y los funcionarios tuvieron que limpiar “la materia con la misma ropa que tenían para todos los días”. El senador colorado Pedro Bordaberry les dijo que en sus años en el Senado nunca vio que “hubiera trabajo semiesclavo” y pidió que fundamentaran eso. El presidente de la comisión, el frenteamplista Carlos Baráibar, les pidió “considerar la nota como no presentada”.

Ese día, recuerda Talento, Bordaberry “llevó la bandera” pero “todos se alinearon atrás a pegar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)