DETALLES

Bromas, algún rezongo y consejos culinarios en el acto por la Jura de la Constitución 

“¡Parece la foto de las gabardinas!”, comentó el presidente Luis Lacalle Pou al ver a la mayoría de sus ministros con el abrigo color beige.

Luis Lacalle Pou en acto por Jura de la Constitución. Foto: Pablo S. Fernández
Luis Lacalle Pou en acto por Jura de la Constitución. Foto: Pablo S. Fernández

"No se suspende por lluvia”, fue el mensaje de uno de los asesores del presidente de la República. A esa hora, las 9 de la mañana de ayer sábado, el agua caía de forma torrencial. El chaparrón fue corto e intenso. Sirvió para oscurecer el uniforme de los blandengues y desteñir algunas de las flores que armaban el escudo patrio de la ofrenda. Pero no cancelo el acto.

Es que Luis Lacalle Pou tomó la decisión al asumir el mando de organizar y concurrir a las ceremonias en las fechas patrias. No impronta el estado del tiempo, o si hay medidas por la pandemia del coronavirus.

El de ayer para conmemorar el aniversario 190 de la Jura de la constitución de 1830 fue aprovechado por Lacalle para pedir a la población que “apriete las marcas” y respete todas las medidas ante la emergencia sanitaria y estuvo condimentado por unas cuantas bromas del jefe de Estado, rezongos, consejos culinarios y otros tips para usar corbatas jugadas.

“Es el uniforme del poder Ejecutivo”, afirmó entre risas la ministra de Vivienda, Irene Moreira. La dirigente de Cabildo Abierto madrugó para acompañar al presidente al pie del Obelisco. Su broma fue advertida por Lacalle Pou.

“¡Parece la foto de las gabardinas!”, les comentó el mandatario al ver a la mayoría de sus ministros con el abrigo color beige. “Ya es nuestro uniforme”, le acotó al saludarlo la ministra Moreira. Pero su colega de Trabajo, Pablo Mieres, le marcó al presidente que esta vez fue él quien cambió el vestuario para la lluviosa y fría mañana. “Vos no trajiste”, le dijo. “No, porque yo sabía que venían todos así”, respondió el Lacalle Pou entre risas. El mandatario volvió a elegir el saco azul marino oscuro, con corbata a tono, camisa celeste y chaleco gris claro.

Partidos de la oposición en presentación de denuncias penales por la gestión de Ancap. Foto: Marcelo Bonjour / Archivi.

La foto a la que aludía el líder del Partido Nacional es la del martes 19 de abril de 2016. Ese día varios senadores de la oposición del momento se juntaron para llevar la denuncia penal por las supuestas irregularidades en la gestión de Ancap.

Lacalle Pou, Pedro Bordaberry, Álvaro Delgado, José Amorín Batlle, Luis Alberto Heber, Jorge Larrañaga y Pablo Mieres
se acercaron hasta los juzgados ubicados sobre la calle Bartolomé Mitre para presentar el material obtenido en la Comisión Investigadora parlamentaria y que la Justicia se expidiera sobre las supuestas irregularidades en Ancap durante la gestión de Raúl Sendic en el gobierno de José Mujica

La foto fue el registro periodístico de una de las primeras acciones presenciales donde blancos, colorados e independientes se juntaron en la “vereda política” opuesta al Frente Amplio.

Aquella coordinación por el caso Ancap fue una antesala de lo que luego, años después, se gestó en la campaña electoral. El armado de la “coalición multicolor”, que le permitió a Lacalle Pou y Beatriz Argimón llegar a la Presidencia y cortar los 15 años en que gobernó la izquierda.

La ministra de Economía, Azucena Arbeleche, fue una de las últimas en llegar, justo cuando colocaban la ofrenda floral al pie del Obelisco, lo que la hizo ganadora de algunas bromas por parte del presidente. “No te había visto”, le comentó Lacalle Pou sonriente recordándole su llegada tarde. Ella también optó por una gabardina de color beige como la mayoría de sus compañeros ministros.

Pero no fue el único “rezongo” del mandatario. El ministro de Transporte, Luis Alberto Heber, llegó tarde porque pensó que el acto era en la Plaza Independencia. Mientras, el debutante canciller, Francisco Bustillo, también eligió la gabardina beige como abrigo para hacerse presente en su primer acto público como integrante del gobierno.

Luego de colocada la ofrenda Lacalle conversó con el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, y el prosecretario Rodrigo Ferrés. Les pasó unos “piques” para cocinar un corte de carne premium: wagyu. “Es una manteca”, les acotó Lacalle Pou.

Después aprovechó para recomendarle una tienda de corbatas “jugadas” al presidente de la Cámara de Representantes, Martín Lema. “Hay unas floreadas que están muy lindas”, le dijo. “No, yo a tanto no me animo”, le respondió el diputado.

El chiste con la “división” en Cabildo

El Hospital Militar cumplía 112 años y por eso se había organizado para ayer de mañana un acto donde estaba confirmada la presencia del presidente de la República. Pero un caso confirmado de coronavirus suspendió el evento.

Lacalle Pou conversó de eso ayer luego de colocar la ofrenda florar al pie del Obelisco con el ministro de Salud, Daniel Salinas. “Venga que estamos hablando de Salud”, le pidió al subsecretario de Defensa, Rivera Elgue. Los dos jerarcas pertenecen a Cabildo Abierto, que lidera el senador Guido Manini Ríos.

“Sí, ayer estuvimos hablando. Yo le avisé enseguida del caso positivo en el Hospital Militar”, dijo Elgue a Lacalle. “¿Al ministro (de Salud) o a Manini?”, respondió con tono de broma el presidente Lacalle Pou en alusión a que mantienen actualizado de cada movida a su líder, el excomandante en jefe del Ejército. “No, al ministro primero”, acotó Elgue. “Diferencias en Cabildo Abierto”, dijo entre risas el presidente Lacalle Pou. La charla entre los jerarcas continuó con un estado de situación de la pandemia.

El presidente dijo a los medios que no hay razón para dar marcha atrás aún, pero sí pidió extremar los controles para frenar los brotes que preocupan al gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados