COVID-19

Uruguay y Brasil acuerdan el cierre de frontera para frenar avance del coronavirus

Decisión incluye la “deportación inmediata” en caso de no cumplimiento.

El Ejército está a la orden para cumplir con la custodia del cierre de la frontera que fue acordado por Uruguay y Brasil. Foto: Ricardo Figueredo
El Ejército está a la orden para cumplir con la custodia del cierre de la frontera que fue acordado por Uruguay y Brasil. Foto: Ricardo Figueredo

La propagación del coronavirus en la región desencadenó que Uruguay y Brasil resolvieran cerrar la frontera durante los próximos 30 días.

La restricción, que ya tiene vigencia, fue publicada ayer por el Diario Oficial de Brasil y podría prorrogarse en función de la evaluación de la Agencia Nacional de Vigilancia. En el caso de nuestro país, el decreto quedará publicado en esta jornada.

El canciller de la República, Ernesto Talvi, dijo a El País que se trata de “una decisión coordinada para atender la especial situación en la zona fronteriza común”.

Aunque hay excepciones a la medida. Por ejemplo, se acordó que “podrán ingresar desde territorio uruguayo al territorio de Brasil solamente ciudadanos brasileños y extranjeros residentes en Brasil. Y de forma análoga, podrán entrar desde territorio brasileño al territorio de Uruguay solamente ciudadanos uruguayos y extranjeros residentes en Uruguay”, explicó el secretario de Estado.

La restricción no rige para el tráfico libre por carretera de cargas, la ejecución de acciones humanitarias transfronterizas (previamente autorizadas por las autoridades de salud locales) y el tránsito de residentes fronterizos mediante la presentación del documento de residente fronterizo y otro documento probatorio.

En caso de incumplimiento, el acuerdo entre ambos países establece la responsabilidad civil, administrativa y penal del agente infractor y la deportación inmediata, así como la inhabilitación para el pedido de refugio. En el caso de Brasil, los casos de incumplimiento serán decididos por el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública.

En todos los casos, ambos países “reafirmaron” que ninguna de estas disposiciones “afectará el transporte de mercancías”.

Para Talvi, “el objetivo central de esta normativa es garantizar la seguridad sanitaria de Uruguay y de Brasil y, al mismo tiempo, evitar inconvenientes diarios a los ciudadanos de ambos países que viven en la frontera”.

El sábado, en conferencia de prensa, el propio Talvi informó que estaba en contacto directo y analizando instrumentar un régimen especial de funcionamiento para la frontera entre ambos países.

El objetivo es evitar la propagación del coronavirus, entorpeciendo lo menos posible la cotidianidad de las ciudades fronterizas separadas solo por una calle, como Chuy-Chui o Rivera-Santana do Livramento, o por un puente (como Río Branco-Yaguarón y Artigas-Quaraí).

Hace una semana, el presidente Luis Lacalle Pou informaba sobre el cierre de frontera total con Argentina, tanto en lo terrestre como en lo fluvial y aéreo.

La frontera

Mientras tanto, médicos y gobernantes de Chuy, Rivera y Aceguá trabajan en contacto con sus colegas del otro lado de la línea. A su vez, cada una de esas fronteras tiene su propia coyuntura social y económica que direcciona en parte las preocupaciones que trae la pandemia.

“Acá hay miedo a la enfermedad, pero también al hambre”, afirmó Mary Urse, alcaldesa de Chuy. Esa frontera que basa su economía en el comercio “está muy desolada, con gente que siente mucho el estar sin trabajo. Esto dentro de un mes va a ser un caos, más por el hambre que por el virus. Te lo digo como responsable y como alcaldesa, que en este momento lo estoy sufriendo con 300 personas en el comedor, y estoy pidiendo en todos lados y dando canasta”.

Por allí lo que está funcionando es la colaboración de vecinos, como los panaderos que donan lo que no se vende. “Queremos fideos, arroz, leche en polvo, cocoa para darle a la gente... porotos, yerba, porque el que es pobre toma un mate cocido con pan y la lleva”, añadió la alcaldesa. También dijo que los vecinos están esperando ayuda del programa INDA del Ministerio de Desarrollo Social.

Hasta el sábado, la otra preocupación en el lugar era el escaso control migratorio, donde ómnibus de excursiones pasaban sin problema mayor que llenar un formulario con datos de contacto. Ahora -confirmó la alcaldesa-, ya no pasan extranjeros, ni ómnibus.

Mauricio Quinta nació y ha pasado toda su vida en Aceguá. Cuenta que allí se nota la diferencia entre un día como cualquier otro y uno con el miedo al coronavirus.

Los free shops están cerrados; del lado brasileño hay solo supermercados y farmacias, todos los comercios fueron obligados a cerrar por siete días, informó Valtraut Kroker, secretaria de Salud de Aceguá, Brasil.

Sin comercios y con la cuarentena, los transeúntes de todos lados que pasan por allí para hacer sus compras asiduamente ya no se ven.

La falta de trabajo preocupa, pero también están ante otra realidad: la asistencia médica del lugar es bastante precaria. Hay policlínicas con horarios cortos y si sucede algo deben recurrir a médicos del lado brasileño o de la localidad uruguaya más cercana, Noblía, ubicada a 12 kilómetros.

Gobierno y SMU: hay "diálogo"

En las últimas horas hubo un acercamiento entre integrantes del Poder Ejecutivo y representantes del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), que presiona para que el gobierno decrete una cuarentena general. Fuentes gremiales de la Salud y del Ejecutivo confirmaron que a pesar de tener “diferencias”, se mantiene el diálogo. Ayer, 23 sociedades médicas e incluso

los núcleos de base de unidades de emergencias móviles de Montevideo adhirieron a la propuesta del SMU. Mientras tanto, el Colegio Médico emitió un comunicado en el que señala que se “coordinan acciones” para financiar 2.000 kits de diagnóstico para el personal de la salud, muy expuesto al contagio de la enfermedad.

Trepó a 158 la cifra de personas contagiadas

El Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) informó ayer que trepó a 158 la cifra de personas con coronavirus en todo el país. Hay 23 nuevos casos, entre los que se encuentran tres niños, confirmaron a El País fuentes del gobierno. El Poder Ejecutivo resolvió no brindar una conferencia de prensa ayer, al igual que el sábado. En su lugar, el Sinae publicó un comunicado. Entre los confirmados, hay una persona de las tres que había en el CTI que sigue hospitalizada.

Por otro lado, el Sinae informó que desde el último informe del sábado se procesaron 205 análisis, con 182 resultados negativos y 23 positivos.

Hasta el momento son seis los departamentos con casos confirmados: Canelones, Colonia, Flores, Maldonado, Montevideo y Salto. Paralelamente, de acuerdo al informe de la Dirección de Salud de Salto al que accedió El País, en ese departamento no hay nuevos casos confirmados (dos personas tienen la enfermedad).

No obstante, las autoridades insisten en continuar con las “medidas de aislamiento comunitario”. Hasta ahora los únicos dos confirmados en Salto son los anunciados el viernes 13 de marzo, cuando se informaron los primeros casos positivos en el país.

Según el comunicado, desde los dos casos anunciados se solicitó cuarentena de 15 días a 78 personas. A su vez, de las 19 personas que había con sospecha de enfermedad, 12 tuvieron resultado negativo. Todavía aguardan los resultados las otras 7.

No obstante, ante el aumento de casos en otros departamentos y la circulación del virus, la Dirección de Salud de Salto sostiene que “se hace necesario y obligatorio continuar con las medidas de aislamiento comunitario”. “Exhortamos a la mínima circulación posible”, señala el comunicado en el que además se felicita a los equipos sanitarios por el compromiso y la responsabilidad de la tarea.

Salto fue uno de los primeros departamentos junto a Montevideo en presentar casos confirmados. Allí, las autoridades sostienen que hoy no hay transmisión comunitaria como sí existe en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados