GOBIERNO Y EMPRESARIOS AFINAN DETALLES

Azucena Arbeleche negocia acuerdo de precios de 84 productos de la canasta básica

La intención del equipo económico es congelar el precio de 84 productos de una canasta básica durante tres meses, como señal hacia el mercado ante la suba de la inflación en los últimos meses.

Azucena Arbeleche, ministra de Economía. Foto: Gerardo Pérez
El valor del dólar es clave para mantener un pacto. Foto: Gerardo Pérez

La postal era similar a cuando una familia se conecta para hablar con un pariente en el exterior. Buena parte del equipo económico se sentó frente al monitor de una computadora en la sede del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para iniciar una teleconferencia con empresarios mediante la aplicación Zoom. El gobierno pidió colaboración a las principales cámaras empresariales para alcanzar un acuerdo de precios y congelar el valor de 84 productos de una canasta básica.

La ministra Azucena Arbeleche, el subsecretario Alejandro Irastorza, Marcela Bensión, y Hernán Bonilla aparecieron en la pantalla de los empresarios desde la misma computadora. Varios participantes de la conversación digital consultados por El País detallaron que la intención del Poder Ejecutivo es enviar un mensaje al mercado, en momentos donde la inflación trepó al 10,86% en la medición de 12 meses hasta abril.

La fórmula a la que se llegó es afinar un acuerdo voluntario para topear los precios de una canasta de 84 productos, que incluye alimentos no perecederos y frescos, como distintos cortes de carne. También hay artículos de higiene. La propuesta a estudio sería congelar los precios de esa canasta por los próximos tres meses, aunque los empresarios pondrían sus condiciones.

La comunicación virtual fue el miércoles a las 18:30 y durante la pasada jornada las distintas gremiales fueron estudiando la situación y elaborando la respuesta que elevarán hoy.

El equipo económico que lidera Arbeleche espera que en el correr de la jornada haya una devolución de lo conversado, aunque en Presidencia -donde siguen de cerca las negociaciones- ya manejan que esa respuesta será afirmativa.

En el gobierno creen que el acuerdo de precios servirá como una “señal” hacia el mercado -ese es el concepto que usan al explicar la decisión- y entienden que las presiones inflacionarias ya empiezan a ceder. Lo que se analiza es que en abril hubo un efecto de precios volátiles (como frutas y verduras), a lo que se sumaron las tarifas, y que el núcleo de la inflación (que excluye a esos rubros) se mantuvo en la medición a 12 meses.

“Tengo mucha confianza que en mayo y junio no va a haber presión inflacionaria. Créanme confió que va a pasar eso”, dijo ayer a la noche el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie, al retirarse de la Torre Ejecutiva.

Carro supermercado
El gobierno trasladó a los empresarios una canasta de 84 artículos (alimentos y productos de higiene) a los que pretende topear el precio. Foto: Archivo

Pero el jerarca dejó una salvedad a ese pronostico: “Salvo que Brasil nos de un piñazo. Un piñazo”, repitió. De lo contrario el director de la OPP entiende que no se deben encender nuevas señales de alarma por los precios en medio de la emergencia sanitaria.

Alfie colaboró con la propuesta de un acuerdo de precios -que ideó Economía- pero dejó que desde allí se centralicen las negociaciones. Pues el presidente le encomendó liderar y coordinar el equipo de expertos que analiza los pasos a seguir para ir saliendo de la cuarentena voluntaria para ingresar a la “nueva normalidad”.

Gremiales empresariales.

Del encuentro virtual del miércoles participaron por el sector empresarial la Asociación de Supermercados, el Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines (Cambadu), la Cámara de Comercio y Servicios, la Cámara de Industrias, la Cámara de Industria Alimenticia y gremiales de importadores y frigoríficos. Ya en marzo, el mismo día que se confirmaron los primeros casos de coronavirus en Uruguay, había habido un cónclave en el MEF con los mismos participantes.

En ambas ocasiones los temas a tratar fueron inflación y dólar, variables que tienen relación directa.

“Nos plantearon su preocupación por la suba de la inflación y ver cómo podíamos las partes involucradas pensar alguna medida para mitigar esos efectos en los próximos meses”, dijo uno de los participantes a El País. “Nos llevamos deberes”, agregó, en referencia a que durante la pasada jornada estuvieron evaluando la situación junto a los socios de las gremiales.

El presidente de la Cámara de Industrias, Gabriel Murara, dijo ayer a la noche que “se trabaja en una respuesta” y que hoy habrá un nuevo contacto con las autoridades. “Estamos de acuerdo en mantener los precios y la inflación dentro de un rango razonable”, añadió el líder de los industriales.

Una fuente sostuvo “ya lo hicimos con (el exministro Danilo) Astori esto”, en referencia a los acuerdos de precios voluntarios que impulsó la anterior administración. En 2015 hubo un congelamiento por 60 días de una canasta de 360 artículos, sujeta a que el dólar no superara cierto umbral. Mecanismos similares se utilizaron en 2008, 2009 y 2014.

En el sector supermercados dijeron a El País que si bien no forman parte de la estructura de precios porque no producen los alimentos, se sumarían al acuerdo de precios como una especie de “controladores”, ya que son quienes brindan el producto final al consumidor. En la misma situación se encuentra Cambadu. En definitiva, su rol sería no aceptar listas de precios con ajustes dentro de la canasta definida, dijeron.

Dos fuentes señalaron que la inflación de abril se debió al incremento del dólar en las últimas semanas y al aumento de las tarifas públicas que definió el gobierno. Es decir, el fenómeno cambiario ya fue procesado y si no hay nuevas subas del billete verde, la inflación podría moderarse.

UTE: beneficio entre abril y agosto para las escuelas

El Ministerio de Industria y Energía instruyó a UTE para que exonere del pago de los cargos fijos y potencia a las instituciones educativas y culturales entre abril y agosto. La decisión se enmarca en el paquete de medidas para paliar los efectos de la pandemia del coronavirus. Por otro lado instrumentó que hoteles y restaurantes puedan financiar el 70% de sus facturas hasta noviembre, sin multas ni recargos, y abonarlas en cuotas desde diciembre. El MIEM trabaja en otro paquete de medidas para industriales.

La clave para mantener el acuerdo es el valor del dólar
Dólares. Foto: Reuters

Los empresarios consultados por El País dijeron que hay varios temas que podrían condicionar el acuerdo, pero el principal es el valor del dólar. “Si mantienen el dólar, podemos aguantar los precios”, pero de lo contrario el acuerdo será difícil de cumplir, graficó una fuente. La moneda estadounidense registró un aumento de 3,82% en los últimos dos días, y lleva una apreciación de 18% en lo que va del año.

Otro líder empresarial comentó que “la lista de productos es muy heterogénea” e involucra artículos impactados por distintas variables. Como ejemplo, mencionó que si la harina -producto influido por el valor del trigo, un commodity internacional- aumenta 20% no sería posible mantener el precio al público. Estos planteos estuvieron en la reunión con el equipo económico y la respuesta de las autoridades fue que de ocurrir alguna situación así, “se vería puntualmente”, pero sin afectar el acuerdo global.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados