ASESINATO DE UN DELINCUENTE EN SU OCASO

De rey narco de San Carlos a la decadencia: el trágico fin de Robert Pérez

La historia de un conocido y peligroso delincuente de 47 años que fue asesinado de varios disparos dentro de su casa en el barrio Del Core.

La Policía trabaja en la casa donde fue encontrado sin vida el peligroso narco. Foto: Ricardo Figueredo
La Policía trabaja en la casa donde fue encontrado sin vida el peligroso narco. Foto: Ricardo Figueredo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La casa, por fuera, ya da pistas de lo que pudo haber sido y de lo que ya no es. Por dentro, dicen, confirma el secreto a voces que se instaló en las calles de San Carlos sobre la vida de quien la habitaba: el declive, la desidia. Así vivía quien fue el narco más conocido de la ciudad carolina y que el pasado lunes terminó asesinado de varios disparos dentro de la deteriorada estructura de dos pisos del barrio Del Core.

Dicen quienes lo investigaron durante años que Robert Pérez fue un menor conflictivo con la ley, un joven ladrón y un adulto que se transformó en narco. Pero su vida terminó a los 47 años, ya sin influencia en el mundo delictivo y sin siquiera poder subir al segundo piso de su casa venida abajo, por haber quedado en silla de ruedas luego de que lo atacaran a balazos hace unos 10 años por temas vinculados al narcotráfico.

Robert Pérez fue “la representación de la narco-decadencia”, explica a El País una fuente que participó de investigaciones sobre él.

Cerca de las 18:00 horas del lunes la Policía recibió una llamada avisando de varias detonaciones de arma de fuego en la casa de su vecino, que vivía solo. Cuando los efectivos llegaron a la calle Conciliación se toparon con que se trataba de la casa de dos pisos en la que vivía Pérez. El cuerpo del hombre fue encontrado caído donde antiguamente funcionaba un garaje y que en el último tiempo había pasado a ser un espacio abierto sin puerta. Cuando la Policía entró, constató lo que había pasado: el hombre de 18 antecedentes penales y señalado como “rey narco” mucho tiempo atrás, había sido asesinado de varios disparos.

Los primeros pasos.

La historia delictiva de Pérez comienza en 1991 y durante 10 años todas sus detenciones y procesamientos fueron por hurtos. Pero eso cambió del 2000 en adelante, cuando entró en el negocio de la venta ilegal de estupefacientes.

Quienes lo investigaron cuentan que él mismo se definía como “el rey de la cocaína de Punta del Este” en la esa década. En su mayor auge sobornaba a policías de San Carlos. De hecho, quienes hoy son vistos como los narcos más influyentes de la ciudad, “el Buñuelo” y el “Kane”, llegaron a formar parte de esa red criminal que montó Pérez en aquella época.

Según indicaron distintas fuente policiales a El País, tenía el perfil de un hombre “muy entrador” y que se hacía notar, lo cual también lo hacía estar en la mira permanente de la Policía. Las fuentes explicaron que en su época de esplendor se lo asociaba a todo lo que ocurría en la localidad. “Todo lo que pasaba en San Carlos era culpa de Robert Pérez. Robaban una casa y ya decían que aquel la había mandado a robar”, relató una fuente. En su casa el hombre había puesto cámaras de seguridad, rejas y había construido dos paredes para esconder drogas y armas.

Policía trabaja en la casa del narco asesinado en San Carlos. Foto: Ricardo Figueredo
Policía trabaja en la casa del narco asesinado en San Carlos. Foto: Ricardo Figueredo

El declive delictivo.

En 2007 su suerte comenzó a cambiar. Pérez fue atacado a balazos y terminó en una silla de ruedas. Un año más tarde cayeron los policías corruptos a los que había sobornado. Entre ellos estaba el comisario a cargo de la seccional 2ª de San Carlos en ese entonces y otros tres subalternos. En noviembre de ese mismo año Pérez fue procesado por dos delitos de soborno y, con eso, comenzó su decadencia. El hombre siguió un tiempo más vinculado al mundo del delito.

En 2018, en el marco del Operativo Mirador que intentaba desbaratar la red de narcos de la ciudad, su casa fue allanada pero no se encontraron drogas. En ese momento la vivienda ya estaba en decadencia. No había luz, y el sistema de montacargas que había inventado para llegar al segundo piso había dejado de funcionar. Pérez dormía en un colchón que había puesto sobre el suelo.

“Había sido el uno, pero hace unos 12 años que ya no era nadie en el mundo delictivo”, agrega una fuente. Pérez fue asesinado cuando ya no tenía influencias ni fuerza. Murió solo en esa casa que antes había sido su refugio, su búnker, pero que el tiempo la volvió tan decadente y vulnerable como a su dueño.

"Buñuelo", "Kane" y una vieja guerra entre narcos

Tanto el “Buñuelo” como el “Kane”, dos narcotraficantes de bandas distintas que se disputan el territorio en San Carlos desde hace varios años, hoy se encuentran recluidos en prisión. Según fuentes policiales, “Buñuelo” ya casi no tiene peso en la ciudad carolina, mientras que un familiar de “Kane” sería el que comanda el negocio. En los últimos años, dada la complejidad del lugar, en San Carlos se creó una segunda Fiscalía a cargo del fiscal Jorge Vaz. Este año en la ciudad descendieron los hurtos, las rapiñas y también los homicidios, según indicaron a El País fuentes policiales. Durante 2020 se registraron cinco homicidios en San Carlos, incluyendo el de Robert Pérez.

Allanamientos y dos detenidos por crimen
Policía trabaja en la casa del narco asesinado en San Carlos. Foto: Ricardo Figueredo

La investigación del homicidio de Robert Pérez, el hombre señalado como uno de los narcos más importantes de San Carlos hace algunos años, tuvo un avance en la tarde de ayer.

A menos de 24 horas de que el cuerpo de Pérez fuera hallado dentro de su casa, la investigación a cargo del fiscal de San Carlos, Jorge Vaz, y de la Jefatura de Policía de Maldonado, encabezada por el jefe Julio Pioli, derivó en el allanamiento de cinco viviendas en el barrio Asturias y la detención de dos hombres de 44 y 28 años. El mayor tiene 17 antecedentes. Ambos deberán declarar ante el fiscal, ya que son investigadas por su participación en el homicidio de Pérez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados