FENÓMENO QUE PREOCUPA

Policía enciende alertas e Inteligencia indaga ataques a efectivos

Los barrios donde sucedieron los hechos, las edades de los delincuentes, entre otros, son los datos que se analizan para esclarecer cuál es el fin detrás de esta ola de rapiñas.

Pericias: Policía Científica estudia el proyectil que quedó en el chaleco anti balas del soldado al que los delincuentes quisieron rapiñar. Foto: Fernando Ponzetto
En las rapiñas los delincuentes roban el arma de los efectivos para armarse o venderlas. Foto: Fernando Ponzetto.

Los reiterados ataques a efectivos policiales hicieron sonar las alarmas dentro de la Policía. Es por esto que Inteligencia, un cuerpo especial dedicado a prevenir situaciones delictivas de magnitud, ahora trabaja con el foco puesto en detectar a qué responden las rapiñas y el robo de armas de los uniformados.

Fuentes del caso explicaron a El País que los delincuentes dieron un paso más. Es decir que se animaron a enfrentar a los policías y rapiñarlos. En estos episodios hay un interés en común: obtener el arma de los efectivos. Por eso Inteligencia policial ahora recopila toda la información sobre los últimos ataques hacia los uniformados.

Los barrios donde sucedieron los hechos, las edades de los delincuentes, entre otros, son los datos que se analizan para esclarecer cuál es el fin detrás de esta ola de rapiñas. Las dos opciones que se maneja Inteligencia son que los delincuentes están buscando armarse o las roban para luego venderlas en el mercado interno o externo. De todas maneras, indicaron las fuentes consultadas, “no se descarta ninguna hipótesis”.

En lo que va del año hubo 13 ataques a policías. En ocho de esos casos los efectivos llevaban puesto su uniforme. En los restantes cinco iban de civil al momento de ser abordados por los delincuentes.

En lo que refiere al tráfico de armas uno de los destinos de las mismas sería Brasil. Una pistola Glock 9 milímetros vale US$ 900 en Uruguay. En algunas zonas de Río Grande del Sur pueden costar el doble o el triple de esa cifra.

Delincuentes abatidos.

En menos de 24 horas dos delincuentes que intentaron rapiñar a efectivos policiales fueron abatidos. En la madrugada de ayer un policía, que regresaba a su casa luego del trabajo, bajó del ómnibus en el barrio La Teja. En ese momento un delincuente comenzó a seguirlo.

El delincuente estiró su brazo con un arma y apuntó hacia el efectivo, que iba de particular. Ahí le exigió el dinero y su mochila. El policía entonces se identificó. Al ver que el delincuente lo apuntaba, según declaró el efectivo en Fiscalía, decidió disparar hacia el suelo para disuadirlo. Esto, agregó el efectivo, no disuadió al ladrón y entonces por miedo le disparó al delincuente, que murió en el lugar. El policía efectuó, en total, ocho disparos.

El efectivo se encuentra emplazado y el fiscal de Homicidios de 1er Turno, Juan Gómez, investiga el hecho. Fuentes judiciales dijeron a El País que lo llamativo en este caso es la cantidad de disparos que efectuó el policía, que fueron ocho.

En la madrugada del lunes, por otra parte, una policía fue atacada por un delincuente en el barrio Manga. La mujer se dirigía a su trabajo en moto y el delincuente le arrojó una bolsa de escombros. La efectiva cayó y cuando iba a ser rapiñada repelió el ataque. El rapiñero murió. Este caso también es investigado por el fiscal Gómez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados