FUGA CINEMATOGRÁFICA

Mafioso italiano y capo narco mexicano mantenían contactos en Cárcel Central 

Los dos presos almorzaban juntos; Jorge Larrañaga dijo que hay personas que intervinieron dispuestas a declarar.

Rocco Morabito cuando fue detenido en un hotel de Montevideo en 2017. Foto: AFP
Fugitivo: el capo mafioso, Rocco Morabito, es buscado en todo el mundo por la Policía italiana. Foto: AFP - Archivo

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga dijo a El País ayer que “hay responsabilidades muy fuertes” e “irregularidades de todo tipo” en la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito de la Cárcel Central sucedida hace diez meses.

En un cinematográfico escape ocurrido a medianoche del 23 de julio de 2019, Morabito y otros tres reclusos huyeron por los techos de la Cárcel Central. El capo mafioso aguardaba la extradición a Italia para responder por acusaciones por narcotráfico y asociación para delinquir. Había sido detenido en Punta del Este en septiembre del año 2017 y se encontraba en ese centro de reclusión a la espera de ser extraditado a su país.

Consultado sobre una vinculación de Morabito con el mexicano Gerardo González Valencia, acusado por Estados Unidos de narcotraficante y extraditado en forma reciente a ese país, Larrañaga respondió que no deseaba divulgar asuntos vinculados a una investigación en trámite de la Fiscalía de Delitos Económicos.

Según dijo una fuente del caso a El País, Morabito y González Valencia almorzaban juntos en Cárcel Central. En la noche del domingo, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, confirmó tal extremo en el programa Santo y Seña de Canal 4.

Ello era posible porque el mexicano disfrutaba de visitas conyugales que se llevaban a cabo en ese establecimiento.

Larrañaga dijo a El País que se está substanciando una investigación sobre los contactos entre Morabito y González Valencia, integrante de la organización conocida como “Los Cuinis”.

“Hemos puesto la información que teníamos en conocimiento del fiscal (Ricardo) Lackner”, agregó y señaló que algunas personas que intervinieron en esos episodios están dispuestas a declarar en la Fiscalía, pero reiteró que su intención no era entorpecer la investigación de la Fiscalía.

Consultado acerca de que si la demora en extraditar a González Valencia llevó a que la DEA se fuera de Uruguay en agosto de 2019 por disconformidad con el gobierno anterior, Larrañaga dijo que no estaba en condiciones de contestar esa pregunta. Agregó que ese cuestionamiento debía ser realizada a la propia DEA o a la embajada de Estados Unidos en Uruguay.

“Pero eso no me inhabilita a decir que existieron irregularidades de todo tipo que convergieron e incidieron en la fuga de Morabito. Esa es la realidad de lo que pasó”, dijo el jerarca de Interior.

Expresó que “hay responsabilidades muy fuertes” en el escape.

Larrañaga recordó que el fiscal de Corte, Jorge Díaz, dijo que iba a haber sorpresas importantes cuando se conozcan los detalles de la fuga de Morabito.

La evasión dejó mal parado al gobierno de Tabaré Vázquez en el plano internacional. El ministro del Interior y hombre fuerte del gobierno italiano, Matteo Salvini, pidió explicaciones al Poder Ejecutivo uruguayo y calificó la fuga de “grave” y “desconcertante”.

"Iremos con todo contra el abigeato" 

El ministro Jorge Larrañaga mantuvo ayer una reunión virtual con todos los jefes de Policía del país.

En el encuentro a través de una plataforma web, también participaron el subsecretario del Ministerio del Interior, Guillermo Maciel, el director Nacional de Policía, Diego Fernández y el director Nacional de Rehabilitación, Luis Mendoza, entre otros jerarcas de la Policía.

Larrañaga señaló a los jefes policiales que se dará una batalla sin cuartel a los delincuentes que cometan abigeato, porque este ilícito afecta a la seguridad de las zonas rurales y a la producción del país.

El titular de Interior se reunirá hoy con los ministros de Ganadería, Carlos Uriarte y de Defensa, Javier García, para coordinar trabajos en el marco de la guardia de frontera dispuesta por el gobierno.

“Vamos a ir con todo contra la delincuencia en general y contra el abigeato en particular”, dijo Larrañaga a El País.

Agregó que el Ministerio del Interior adquirirá vehículos y drones para patrullar la campaña. Y advirtió: “Somos conscientes de que se ha dejado poco operativas muchas comisarías de campaña y eso ha debilitado la presencia policial. Recuperaremos territorio desde el Ministerio del Interior para luchar contra el abigeato y las jaurías de perros”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error