MODUS OPERANDI

Enmascarados y vestidos de militares rapiñaron $ 80.000

En su fuga abrieron fuego contra patrulla policial; hubo 2 mujeres heridas.

Asalto: metieron la camioneta marcha atrás y cuatro delincuentes armados, vestidos con ropa militar y enmascarados entraron al local. Foto: Darwin Borrelli
 Foto: Darwin Borrelli

Simularon un accidente de tránsito, metieron marcha atrás una camioneta dentro del local de Abitab ubicado en las calles Luis Alberto de Herrera y San Martín, en la zona de Brazo Oriental, y se llevaron el dinero de las cajas. Los investigadores policiales temen que sea el comienzo de un nuevo método delictivo.

Con un choque suave, casi sutil, rompieron la vidriera ante la sorpresa de clientes y empleados. "No fue un golpe fuerte, apenas tocaron el vidrio y se rompió", dijo un testigo.

Después, salieron de la camioneta cuatro sujetos usando ropa militar y con el rostro cubierto. Uno de ellos tenía un arma larga, los otros llevaban pistolas. Exigieron el dinero con un tono fuerte pero tranquilo, según describieron los testigos. "Parecían ser profesionales", dijo uno de ellos.

Una vez que se hicieron de todo el dinero existente dentro de las cajas, exigieron entrar al tesoro. Sin embargo, el líder de la operación observó en ese momento la presencia de una camioneta de la Guardia Republicana. "Salgan, salgan", gri- tó. Acto seguido cubrieron su huida con cinco tiros hacia el vehículo policial.

La rapiña tuvo lugar antes de las 9:30 de la mañana de ayer y dejó a dos mujeres heridas de bala. Una de ellas es una policía de 27 años de la Guardia Republicana. La funcionaria iba dentro del vehículo policial. Resultó afectada por un disparo que entró y salió por su hombro. Tras recibir atención médica, poco después pudo ser dada de alta.

Una señora de 66 años, que se encontraba en la parada de ómnibus ubicada frente al comercio, recibió un roce de bala en la cabeza que le produjo abundante sangrado. Un hombre que pasaba por el lugar fue el primero en prestarle asistencia. Contó que en el primer momento la mujer perdió la visión pero se recuperó rápidamente.

Testigos del hecho señalaron que se pudo escuchar una ráfaga de disparos del lado que se encontraban los delincuentes. Una de esas balas fue la que alcanzó la camioneta en que se desplazaban los policías.

Más tarde se supo que los delincuentes habían utilizado un vehículo robado para cometer el delito y que huyeron en un auto oscuro.

Dentro del local, los asaltantes se mostraron serenos en todo momento, según dijeron testigos. "Yo estaba por salir cuando cayeron vidrios por todos lados. Creí que había sido un accidente por manejar mal. En un segundo entraron y robaron todo, uno nos dijo que nos quedáramos tranquilos y nos hizo sentar. Cuando lo vi, desde abajo me pareció un militar, por eso no me impresionó", relató una testigo.

La primera estimación de la empresa indica que los delincuentes se llevaron un botín de $ 80.000. Luego del tiroteo, los delincuentes lograron escapar.

Policía: la investigación comenzó con la pericia de la camioneta. Foto: Darwin Borrelli
Policía: la investigación comenzó con la pericia de la camioneta. Foto: Darwin Borrelli

Modalidad.

La Policía cree estar frente a un nuevo método delictivo. El sábado pasado una tienda del barrio Colón, ubicada en Lezica y Niña, fue desvalijada. Previamente, los ladrones rompieron la alarma, después utilizaron un automóvil para derribar la reja y el blindex del comercio. El propietario del local destacó que el daño en las instalaciones es de importancia y aseguró que en el local quedó apenas el 10% de las prendas que tenía a la venta.

Fuentes de la Policía explicaron que el uso de un vehículo para cometer delitos de este porte exige a los delincuentes contar con una logística bastante importante.

"Primero tienen que rapiñar el coche, ahora es muy difícil robar un auto en la calle, tienen trabas, alarmas y hasta se tranca el motor. Tienen que agarrar al conductor y obligarlo a entregar el vehículo. Después tienen que esconder el auto y finalmente utilizarlo", explicó un oficial de Policía.

No obstante, parece ser una modalidad que comienza a imponerse. "En una época entraban a los locales de pagos con un marrón para romper los blindex. Después probaron esparciendo combustible y amenazando con hacer un incendio. Antes habían tomado rehenes. Los protocolos de seguridad que se utilizan fueron limitando el accionar de los delincuentes hasta terminar en esto, meten un auto dentro del comercio y listo", dijo la fuente.

Condenados a pagar en cuotas

El hecho ocurrió el lunes pasado en Sarandí del Yí. Una mujer y un hombre ingresaron a una finca hurtando un televisor, un parlante y una máquina de cortar pasto. La Policía identificó a los autores del robo y los condujo

ante la justicia. La magistrada dispuso la formalización contra una mujer de 28 años y un hombre de 22 "por la presunta comisión de un delito de hurto especialmente agravado por la penetración domiciliaria", debiendo los mismos cumplir con las siguientes medidas: 1) La realización de trabajos comunitarios dos horas diarias, tres veces a la semana por 90 días. 2) Pagar cada uno de los imputados $ 2.500 a la víctima, pagaderos en 5 cuotas iguales y consecutivas de $ 500 , venciendo la primera el 7 de mayo de 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º