GOLPE AL NARCOTRÁFICO

Cabecilla de banda narco vivía en La Tahona y llevaba vida de lujo

La Policía detuvo a 17 involucrados por el caso e incautó casi 410 kilos de pasta base, un nuevo récord de decomiso en Uruguay.

Luego de seis meses de investigación se logró incautación récord de pasta base en Uruguay. Foto: Ministerio del Interior
Luego de seis meses de investigación se logró incautación récord de pasta base en Uruguay. Foto: Ministerio del Interior

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Desde la Oficina de Administración para el control de Drogas, la DEA, se contactaron con la Policía de Uruguay. Sabían que había grupos criminales que estaban haciendo acopio de pasta base en el país con el objetivo de transformarla en cocaína y enviarla finalmente a Europa. Varias dependencias policiales comenzaron entonces a investigar y a trabajar para determinar cómo funcionaba esa presunta banda.

Durante seis meses investigadores de Dirección de Represión al Tráfico Ilícito de Droga (Dgritd), bajo la conducción de la fiscal Mónica Ferrero, observaron con lupa el movimiento de los sospechosos. La investigación permitió detectar a tres “cabecillas” y a unos 14 delincuentes implicados en la logística de la banda. Uno de los líderes del grupo tiene 33 años y, según indicaron a El País fuentes del caso, vivía en el barrio privado La Tahona (Canelones). Allí llevaba una vida de lujos y tenía varios autos de alta gama. Su estilo de vida fue lo que llamó la atención de los investigadores que, en silencio y de manera reservada, comenzaron a trabajar para desmantelar a la organización que había detrás.

El procedimiento se llamó “Arriero Minerva”, en recuerdo del exministro del Interior Jorge Larrañaga, quien estaba al tanto del operativo cuando comenzó en marzo de este año. “Arriero” era el nombre de una chacra que tenía Larrañaga. El operativo policial permitió la incautación de una cifra récord de pasta base en Uruguay: 409 kilos. Pero además se logró detener a 17 personas sospechosas de estar implicadas en algún rol dentro del grupo organizado.

Luego de seis meses de investigación, el domingo fue el momento que se eligió para dar el golpe. Los efectivos sabían que ese día una aeronave con la droga iba a aterrizar en Artigas. Esto finalmente sucedió en un establecimiento cercano a la localidad de Baltasar Brum (Artigas). Al tocar suelo, los delincuentes descargaron la droga. Demoraron tan solo cuatro minutos en hacerlo. Los que iban en la aeronave lograron escapar, pero la Policía llegó a hacerse de toda la droga que pretendían -suponen los investigadores- transformarla en cocaína para luego enviarla a Europa. La avioneta había llegado a Uruguay desde Argentina.

Según la investigación policial, los delincuentes utilizaban el establecimiento rural para la logística de la organización. Y fue por eso que en el momento de incautar la droga, la Policía detuvo a nueve personas que cargaban la pasta base en 12 bolsones. También se incautaron tres vehículos donde iban a trasladar la droga hasta la capital. Ayer, en tanto, se hicieron 13 allanamientos en Montevideo, Canelones, Soriano y Artigas, y se detuvo a más miembros de la organización. En total se incautaron siete autos, cuatro armas de fuego y dinero.

En relación a la persona que vivía en La Tahona, se abrió también una investigación por un presunto delito de lavado de activos. Todos los detenidos están ahora a disposición de la fiscal Ferrero. El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, destacó ayer el trabajo en conjunto de la Policía y la Fiscalía que permitió dar, en sus palabras, “un golpe muy duro al narcotráfico, de los más duros”. El valor de lo incautado supera los siete millones de euros si fuera colocado en ese mercado.

En dos meses se incautó 816 kilos de pasta base

La incautación de 409,250 kilos de pasta base significó un nuevo récord de decomiso de esa droga en Uruguay. En julio la Policía había logrado la incautación de una suma similar: 407 kilos. En dos meses, entonces, son más de 800 los kilos de esa droga que se hallaron en el país aunque, según informó ayer el ministro Luis Alberto Heber, la finalidad era distinta. En el caso anterior, los investigadores presumen que sería utilizada en el mercado interno. En este último operativo la investigación apunta a que la droga se iba a transformar en cocaína para luego enviar el cargamento al mercado europeo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados