¡QUÉ FASHION!

¡Qué noche, Cristino! No le faltó nada al Fashion Show

Un desfile en la Mansa al estilo Giordano; faltó “Su”, que estaba con gripe.

VEA LA FOTOGALERÍA. Foto: Ricardo Figueredo
Cristino inauguró la temporada estival con un mega desfile en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
 Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo

Un enorme despliegue de producción sorprendió desde temprano en los alrededores del Puerto de Punta del Este este jueves 28 de diciembre. Se trancó el tránsito, se embotelló la zona, y la parada 1 de Playa Mansa se llenó de gente que quería ser testigo del Pantene Punta del Este Fashion Show, ese que prometía ser el evento de la temporada con Agustín Casanova como broche de oro.

Se instaló un enorme escenario con pantalla gigante, luces, drones que sobrevolaban el lugar, y una extensa pasarela que emulaba aquellos desfiles de Roberto Giordano tan recordados por las muletillas que usaba el peluquero ícono de los 90 y 2000 ("¡Qué noche, Teté!") y los famosos que miraban desde las butacas. Aquí faltaron con aviso las celebridades. "Susana Giménez no pudo venir porque se engripó. Nos llamó y se excusó", contó Fernando Cristino, organizador y conductor de esta gala. La modelo argentina Julieta Prandi, co-conductora del evento, aprovechó para mandarle un "gran abrazo a Su, la quiero mucho", pero es difícil que haya recibido el saludo porque el Punta del Este Fashion Show no se televisó. Claudia Fernández, amiga personal de Cristino y madrina del evento, tampoco pudo asistir.

Prandi recordó que su primer desfile fue en este balneario de la mano de Giordano, en 2001, época en la que se instalaban 15 días en José Ignacio con otras tantas modelos top de la agencia de Pancho Dotto. Este año, Cristino quiso redoblar la apuesta del argentino y alquiló una chacra con capacidad para 35 personas hasta el 31 de enero. Desde allí realizará el Cristino Summer Reality que, según promocionó a lo largo de todo el desfile, tendrá ocho participantes de distintos países de América Latina. Eunice Castro será una de las madrinas de este programa que solo se verá a través de las redes sociales de Cristino Management.

Vente pa acá.

Fernando Cristino usó más verbos de los que solía mencionar Roberto Giordano en sus megashows, pero a diferencia del peluquero argentino, estuvo en todos los detalles durante el show. La comunicación con los productores a través de la cucaracha no le alcanzaba, así que iba y venía para hablar con las modelos y cuidar que todo saliera tal cual se había planificado. "Me llaman, voy, vengo, esto es un reality en vivo", repetía. Cuando Prandi le preguntaba qué hacía detrás del escenario, él respondía: "Estoy solucionando temas técnicos". Y en esas escapadas al backstage dejó sola a Prandi en la conducción y ella no pudo evitar tener un par de baches porque no sabía qué diseñador y colección le tocaba presentar.

Leonardo Tusam apareció en el escenario, pidió un voluntario para hipnotizar y miró directamente a Julieta, que poco convencida le dijo, "me da cosa caer redonda". "Puede fallar, si no sale, no sale", se anticipó. Y después de hacerla concentrar y repetirle varias veces, "más duro ese cuerpo, más duro", logró que quedara firme y acostada sobre dos palos. Al despertar, la conductora dijo no recordar nada de lo sucedido y quiso saber qué le había hecho "este señor". "Lo importante es que no falló", acotó Cristino.

MIX.

En el backstage había carpas blancas que oficiaban de camarines. Las modelos se probaban prendas, se miraban, posaban sonriendo, se sacaban fotos unas a otras, se filmaban, y acumulaban todo el material posible para subir a las redes sociales. "Bueno, diosas, vamo arriba", se alentaban entre ellas antes de subir al escenario y hacer su primera pasada.

Javier Saiachis y su colección Sueños de amor abrieron la pasarela con pieles, tules, encajes, moños y volados en blanco. Lucía Saravia lució el primer diseño de la colección de novias de Adriana Oreiro, hermana de Natalia. Un vestido de novia con campera de cuero aportó el touch innovador y fascinó a Prandi, que cargó de elogios a Adriana: "Los mejores jeans del mundo son de Las Oreiro".

La mediática Paz Cornú inauguró su propia colección en la pasarela con escotes y transparencias, y su amiga Julieta Prandi la aplaudió y le gritó "talentosa y diosa". Cristino aprovechó para tirar el infaltable "es una nenaaa", recordando aquel sketch de Julieta con Francella.

La conductora quedó totalmente fascinada con los diseños de la modelo argentina Ivana Picallo y opinó que su mix de telas "es como mezclar el verano y el invierno en una misma prenda".

Las figuras no estaban en las butacas pero sí desfilaron Eunice Castro, Andy Vila, Giannina Silva, Flor Alba (ex Gran Hermano), Fabiana Leis, los chicos de las banda Olvídate y Dame 5, y Luli Cardarello, que saludó a su cirujana plástica desde la pasarela.

No solo de glamour viven los humanos.

Cristino abandonó la conducción de forma intermimente durante todo el evento, pero mientras se mostraba la colección Freedom, de Gerarldmoon, anunció que iría a buscar un abrigo para Julieta Prandi que tiritaba de frío. Cuando reapareció lo hizo con las manos vacías. Prandi corrió hacia atrás del escenario y dijo: "Me estoy cagando de frío". No contaba con que tenía el micrófono abierto. Los espectadores, que también temblaban, se rieron con complicidad. "Divino el mar pero me está matando el viento", se excusó al retomar la conducción. Y lo hizo sin guión porque Cristino estaba desaparecido preparando un par de sorpresas.

La pasada de la Colección Wom & Now del español Custó Barcelona resultó accidentada. A una de las modelo se le rompió el taco, y tras tropezar varias veces, se lo sacó y continuó descalza. Prandi contó que una vez le pasó algo así y siguió caminando con el zapato roto.

En un momento, se apagaron las luces, se fueron los conductores sin despedirse y nadie entendió qué pasó. Se proyectaron imágenes del dron en la pantalla gigante para disimular la ausencia. "Papelón", opinaban algunos. La gente abarrotada detrás de las vallas quería ver el show prometido. Nadie se movió. Todos esperaban a Agustín Casanova. Diez minutos después, se encendieron las luces otra vez y retornaron las modelos para cerrar la pasada de Custó Barcelona.

La vuelta fue sin los conductores.

El cierre fue con la colección Fantasía, de Shirley Souza. Todos los diseños tuvieron alas. Cristino dijo que tomó esta idea de los desfiles de Victoria Secret, que vio con Giannina Silva en uno de los viajes que hicieron juntos.

Antes de que Agustín Casanova ingresara con su remera floreada, el público ansioso por oírlo cantar sacaba sus celulares para captar alguna imagen. Apareció por fin y entonó Porque la quiero conocer y luego Te amo y odio. "Mis amores, les deseo un muy feliz año". Anunció su retiro, "pero no sin antes regalarles una de las canciones que más me gustan, Nena". "Disfruten y sobre todo, vivan", cerró Agustín. Pero el que no quería cerrar era Cristino. Estaba dispuesto a alargarlo todo lo que fuera posible para que la noche que tanto planificó no terminara más. Agregó palabras, agradecimientos, un saludo de todas las modelos, y se fueron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)