TASA DE FECUNDIDAD

Nacieron 1.214 niños menos de madres adolescentes en 2017

La cifra explica un tercio de la caída en los nacimientos.

Adolescentes. La tasa de fecundidad es de 41 cada 1.000. Foto: Ariel Colmegna
Adolescentes. La tasa de fecundidad es de 41 cada 1.000. Foto: Ariel Colmegna

Durante 50 años Uruguay mantuvo cifras de fecundidad adolescente similares a los países africanos. Pero desde 2015, acorde a una estrategia política, hubo una caída sin precedentes. Aquel año, cada 1.000 mujeres de entre 15 y 19 años, había 55 nacimientos. Al término de 2017, hubo 41. El país ya dejó de parecerse a Etiopía y se asemeja más a Puerto Rico o las Islas Vírgenes.

Según datos preliminares del Ministerio de Salud Pública, el año pasado hubo 4.044 nacimientos menos en Uruguay. Un tercio de esa baja se explica por los 1.214 nacimientos menos en la población adolescente. Dicho de otro modo: si bien todas las mujeres en edad de ser madre están teniendo menos hijos, acorde a la tendencia mundial, en el país se nota una caída pronunciada en el embarazo en adolescentes.

"Es una noticia extremadamente positiva". El demógrafo Juan José Calvo no escatima en elogios para resumir lo que ha logrado la política de disminución de los embarazos en adolescentes. "Tras años y años sin cambios significativos, queda demostrado que una vez que el sector político se compromete y elabora una estrategia seria los resultados están a la vista".

Luego del Consejo de Ministros del pasado lunes, el ministro de Salud, Jorge Basso, anunció que la disminución de los embarazos en menores de edad es una "prioridad sanitaria". De ahí que sea obligatorio que los prestadores de salud entreguen anticonceptivos, en particular implantes subdérmicos, y que haya educación sexual en las escuelas.

Durante el último año nacieron 43.005 uruguayos. De ellos, 5.361 fueron de madres adolescentes. Para Calvo, aún resta seguir bajando la tasa, porque todavía está en un nivel "medio alto". En los países de la Unión Europea, por ejemplo, hay solo ocho nacimientos cada 1.000 adolescentes en edad de ser madre.

La baja en la tasa de fecundidad específica en la población más joven explica, según el demógrafo que asesoró al Ministerio, la caída que hubo de los nacimientos en 2017.

En comparación con los últimos años, "no hubo un cambio de estructura". Es decir, no varió demasiado la cifra de mujeres en edad reproductiva (aquellas que tienen entre 15 y 49 años).

Tampoco hubo variación en la cantidad de abortos. "Desde 2015 las interrupciones voluntarias del embarazo están planchadas" entre los 9.000 y 10.000 al año, explicó el demógrafo Calvo.

Por tanto, "no hay duda de que la caída de la fecundidad es la explicación". Y en concreto, entre los adolescentes es la segunda baja significativa. En 2016 hubo 796 nacimientos menos frente al año previo entre la población más joven. Y el último año casi se duplicó esa baja.

Los 4.044 nacimientos menos que hubo en 2017 representan la mayor caída de las últimas dos décadas.

De hecho, el último año hubo 18.000 nacimientos menos que en 1996.

La caída en la tasa de fecundidad "es un proceso global": la mujer sale al mercado laboral o a estudiar en la universidad, hay más métodos anticonceptivos, existe menos interés de tener muchos hijos y los que se tienen son a edad más tardía.

Desde 2004 la tasa de fecundidad está por debajo de la reposición; se tienen menos hijos que los que permiten compensar a los mayores que se irán muriendo.

Para los técnicos, esta no necesariamente es una mala señal. "Es la muestra de una sociedad moderna, donde se respetan los derechos", explicó Calvo. El caso es más claro entre los adolescentes: su derecho a estudiar, a salir con amigos, a ser adolescentes.

Eso sí: si la tasa de fecundidad sigue bajando y la emigración supera a la inmigración, la OPP estima que para 2050 habrá menos población que la actual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)