HOMICIDIO A TÍTULO DE DOLO EVENTUAL

Guardia y militar a prisión por homicidio de un delincuente en un shopping de Paysandú

Ambos fueron responsables de la muerte de un hombre de 30 años que intentó robar una moto en un local comercial y luego huyó hasta un centro comercial ubicado en la zona céntrica de Paysandú.

Un guardia de seguridad del shopping y un militar fueron imputados por un delito de homicidio a título de dolo eventual. Foto. El Telégrafo
Un guardia de seguridad del shopping y un militar fueron imputados por un delito de homicidio a título de dolo eventual. Foto. El Telégrafo

Utilizando el caso que terminó con la imputación de dos personas por homicidio a dolo eventual tras la muerte de un ladrón en el shopping de Paysandú, dirigentes del Frente Amplio adelantaron el debate por la ley de legítima defensa presunta para los policías que impulsa el gobierno electo.

El delincuente falleció mientras era detenido por dos empleados de la seguridad del shopping y un cabo del Ejército que se prestó a colaborar.

El senador electo Enrique Rubio escribió en la red Twitter que “en el shopping de Paysandú reinstauraron la pena de muerte y por privados”. “La gente mira con indiferencia (como) matan a otra persona!! ¿No son coautores los indiferentes? ¿Tan bajo hemos caído impulsados por el discurso punitivo?”, se preguntó Rubio.

Mientras tanto, el diputado de Asamblea Uruguay José Carlos Mahía aseguró que “estaremos atentos a que la ley de urgencia que vienen anunciando, no contenga artículos que promuevan situaciones como éstas, ni el gatillo fácil que la sociedad uruguaya rechazó en octubre. Mejor seguridad es mejor gestión, nunca marcos legales retrógrados”.

Desde el gobierno electo se consignó ayer a El País que ese planteo “no tiene nada que ver con la realidad”. En tal sentido, se recordó que en este caso no hubo armas y que la norma que se impulsa será de utilidad para los funcionarios policiales.

Audiencia judicial.

“No había intención, pero se previó”. Esa fue la explicación que dio la fiscal María Andrea Fuidio a El País luego de imputar a un guardia de seguridad del Mac Center Shopping de Paysandú y a un soldado, cabo primero, del Batallón de Infantería N°8 por un homicidio a título de dolo eventual ocurrido en ese centro comercial.

En una audiencia de formalización, que terminó cerca de las 21:00 de ayer, la fiscal acusó como autor de un delito de homicidio a título de dolo eventual al guardia de seguridad del shopping y como coautor del mismo delito al cabo primero.

Hombre es atendido por médicos en el Mac Center Shopping de Paysandú. Foto: El Telégrafo.
Hombre es atendido por médicos en el Mac Center Shopping de Paysandú. Foto: El Telégrafo.

“Los elementos que tuvo la fiscalía para hacer este pedido surgen de las evidencias que constan en la carpeta del caso”, señaló Fuidio a El País.

Ambas personas deberán cumplir con la medida cautelar de prisión preventiva por 90 días a la espera de una acusación final. La fiscal solicitó 120 días de preventiva, pero la Justicia determinó que fueran 90 además de la imputación por homicidio a dolo eventual.

Según explicó la fiscal a El País este tipo de homicidios tiene una pena que puede ir de entre “2 años (como mínimo) hasta 12”.

Fuentes del caso indicaron a El País que la pericia realizada por la Policía Científica arrojó que el hombre —que intentó robar una moto y luego fue reducido por los dos hombres hasta matarlo— falleció por “asfixia mecánica”.

Este tipo de muerte se produce por obstrucción de las vías respiratorias. Esta causa puede ser interna, si se trata de objetos que impiden la correcta ventilación o externa, al tratarse de estrangulamiento, aplastamiento o ahorcamiento.

“Evidentemente fue un exceso”

El abogado penalista Andrés Ojeda expresó que lo que sucedió en el shopping de Paysandú fue “evidentemente un exceso”.

El abogado explicó a El País que una persona tiene “permitido el arresto ciudadano hasta lo absolutamente necesario para hacerlo” y que “de ahí para adelante es todo extra”.

Según indicó el penalista en el caso el “arresto ciudadano ocurre con un delito no consumado porque la persona no se lleva nada”. El hombre había intentado robar una moto.

“No están yendo ni a recuperar algo robado ni a impedir el daño ante la propiedad. Evidentemente excedió el arresto”, indicó Ojeda. El penalista sostuvo que “los que tienen potestad de detener persona son los policías, todo el resto somos ciudadanos”-

“Si le dicen ‘ahora vas a aprender a no robar más’ no es un arresto ciudadano, es homicidio”, opinó.

El homicidio.

Un soldado, cabo primero, del Batallón N°8 de Infantería estaba comprando en “Cerámicas Castro”, local ubicado en la zona céntrica de Paysandú, cuando vio que un hombre estaba intentando robar la moto de una empleada del lugar. Eran cerca de las 11:00 del 6 de enero pasado. Luego de presenciar la situación el militar comenzó una persecución a pie.

El hombre que huía, luego de un recorrido de aproximadamente seis cuadras, ingresó corriendo al Mac Center Shopping, ubicado en la calle 18 de Julio. Detrás de él venía el soldado. Una vez dentro del centro comercial algunos guardias del lugar se sumaron a la persecución.

El ahora fallecido, según quedó registrado en las cámaras del shopping, subió las escaleras hasta llegar al segundo piso, pero hacia su izquierda había una reja que bloqueaba el acceso del pasillo. En ese momento realizó una maniobra sobre la baranda y logró pasar la reja.

La persecución continuó. Otra de las cámaras captó el momento en que una mujer subía por unas escaleras mecánicas, mientras que el hombre que huía intentaba bajarlas. En ese momento el fugitivo cayó por la escalera mecánica. Luego fue reducido por el guardia de seguridad y el militar.

Cuando los agentes policiales llegaron al lugar solicitaron una ambulancia ya que “el detenido estaría inconsciente”, según indicó la Jefatura de Paysandú. Minutos más tarde arribó el servicio de emergencia UCEM. Los médicos realizaron maniobras de reanimación, pero sin embargo se constató el fallecimiento de la persona. Había muerto por asfixia mecánica.

Tipificación del delito.

En febrero del año 2009 el reconocido catedrático penalista Miguel Langón, ya fallecido, describió la imputación en la revista de Derecho de la Universidad de Montevideo. “En el dolo eventual hay intencionalidad porque el resultado es probable; en la culpa inconsciente se considera que no hay previsión del resultado, porque la previsión genérica que en realidad existe, está en grado de mera posibilidad y sin actualización en el momento del hecho (que es producto mas bien del azar); y en la culpa consciente hay una previsión concreta, pero de tan baja probabilidad, que la ley conceptúa como “imposible”, y por ello la imputa como delito imprudente”.

¿Qué debió hacer el personal de seguridad?

“Era innecesario ponerle una rodilla en la cabeza”, dijo Eduardo Camargo , integrante de la Unión de Trabajadores de Seguridad Privada (Unatrase), a El País sobre la acción de los guardias de seguridad que redujeron al hombre en el shopping de Paysandú que terminó muriendo. Camargo señaló que “fue desmedida la fuerza” que usaron los guardias de seguridad al reducir a la persona que entró al centro comercial tras intentar robar una moto.

“Lo primero que hacen mal es que estén dos arriba de la persona. Ya lo tenés reducido, ya no hay peligro, son unos cuantos guardias. Lo atas igual con el cinto y lo dejas quieto o lo rodeas y lo dejas quieto”, sostuvo. El integrante de Unatrase ejemplificó que lo que debió hacer el personal de seguridad fue rodear a la persona “con una cierta cantidad de guardia” y dar aviso a la Policía para que “lo fueran a buscar”.

Según Camargo lo primero que se debe hacer ante una situación de ese tipo es aplicar “un protocolo de acción”. “Lo que hacemos la mayoría es marcarlo e ir rodeándolo y sacándolo de poner en riesgo a otras personas que están circulando en el local. Una vez que lo tenés rodeado lo agarrás. Si te viene a agredir tratás de reducirlo, atarle las manos y dejarlo quieto ahí y lo rodeas y ya no va a poner más resistencia”, explicó.

Por otra parte indicó que si una persona “se siente mal”, como se puede escuchar en varios videos que se hicieron virales, hay que “aflojarle”. “Vos podes usar tu fuerza pero tampoco que sea desmedida porque después pasa lo que pasa. Eso es falta de capacitación y después tenés que ver los perfiles de cada persona. No es lo mismo la guardia de seguridad en un estadio que la guardia en un shopping. No debería ser la misma preparación y acá lo que habría que rever es que nuevamente es la falta de capacitación”, explicó Camargo y agregó: “hubo mal procedimiento desde el vamos, mala preparación”.

Según lo que explica la Dirección general de la fiscalización de Empresas, a través del Ministerio del Interior, para ser guardia de seguridad sin arma la persona debe tener entre 21 a 60 años, presentar un certificado de antecedentes judiciales, pasar un examen físico y otro de índole psicológico con validez por tres años. El curso es de 28 horas de clase y tiene una validez de tres años. Camargo criticó la “falta de preparación” para desarrollarse en esa área. “No da para nada. Imagínate una persona que nunca trabajó en lo que sea seguridad. Vienen me narran en un power point lo que es el código penal, hasta donde puedo proceder y los primeros auxilio me los dan con una figura en una imagen. “Necesito saber una técnica para reducir a una persona sin producirle daños ni quedar expuesto”, comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados