Otro dolor de cabeza

Gas Sayago enfrentará un juicio por US$ 6 millones

La empresa europea Sener reclama trabajos de ingeniería que fueron usados para licitación de la planta. 

La construcción de las obras ta viene atrasada. Foto: Gas Sayago
Foto: Gas Sayago

La empresa Gas Sayago S.A. fue creada en 2011. Tenía como objetivo asumir la construcción de la terminal de regasificación en Puntas de Sayago, un proyecto del gobierno de José Mujica que quedó trunco en la actual administración. El paquete accionario de Gas Sayago se reparte entre UTE (79,35%) y Ancap (20,65%).

En este momento, las pérdidas de Gas Sayago rondan los US$ 180 millones, según la oposición.

El 20 de diciembre de 2018, Ancap y UTE fueron autorizados por el Poder Ejecutivo a pagar casi US$ 30 millones por el remanente de un préstamo que tomaron de la Corporación Andina de Fomento (CAF). El préstamo se firmó por un total de US$ 82,6 millones. Fue contraído para la realización de tareas de dragado y la instalación de un gasoducto que permitiría conectar la planta regasificadora con la red nacional de distribución de gas.

Hoy existe “un saldo pendiente de pago” de ese préstamo (US$ 50 millones) y “ambos entes consideran conveniente la reducción del pasivo contraído por Gas Sayago, a efectos de favorecer la venta de los activos de la empresa”, dijo la reciente resolución del Poder Ejecutivo.

El negocio generó investigaciones parlamentarias y múltiples cuestionamientos de la oposición. En febrero próximo, los cuatro partidos de la oposición presentarán una denuncia penal para que se investigue el negocio de Gas Sayago, dijo el diputado blanco, Pablo Abdala.

El oficialismo sostuvo que el Estado no perderá en el negocio de Gas Sayago.

Juicio.

Gas Sayago S.A. enfrenta un juicio millonario presentado por la constructora brasileña OAS, empresa que se encuentra en concurso y que, a su vez, tendría decenas de empresas acreedoras que trabajaron de un modo u otro para el fracasado proyecto.

En este escenario, se ha estado hablando por parte del oficialismo, de manera más o menos abierta, del cierre ordenado de la empresa, su eventual venta si existieren interesados y la comercialización de sus activos.

En parte, la resolución del Poder Ejecutivo del pasado 20 de diciembre, que autoriza a UTE y Ancap a hacerse cargo de parte de la deuda de Gas Sayago S.A. tiene el fundamento de facilitar la venta de los activos.

Con este proceso se estaría cerrando de algún modo una iniciativa que tuvo como ferviente promotor al ex vicepresidente de la República, Raúl Sendic, a quien el pasado diciembre el Plenario del Frente Amplio le impidiera postularse por dicha fuerza política.

Pero la situación de Gas Sayago lejos de encaminarse a una salida cada vez tiene más aristas, ya que las deudas de Gas Sayago podrían ser más importantes todavía. En este sentido, el informe de auditoría de la Consultora Deloitte sobre los estados financieros de Gas Sayago S.A. al 31 de diciembre de 2017, revela que la misma tiene una “controversia jurídica con Sener S.A. por rescisión de contrato del Proyecto Ejecutivo”. Eso significa que Gas Sayago enfrenta un reclamo por un monto superior a los US$ 5 millones y por el cual ya habría sido citada a comparecer a una mediación ante el Centro de Conciliación y Arbitraje.

La compañía europea Sener Ingeniería realiza actividades en el área aeroespacial y de ingeniería y construcción, y tiene participaciones industriales en empresas que trabajan en energía y medio ambiente.

El grupo cuenta con más de 2.500 profesionales en sus oficinas en Argelia, Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Chile, China, Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos, Marruecos, México, Polonia, Portugal, Reino Unido y Sudáfrica. Sus ingresos ordinarios de explotación superan los 766 millones de euros (datos de 2017).

Consultado el abogado de Sener en Uruguay, Bernardo Porras, socio del Estudio Hughes & Hughes, ratificó que efectivamente existe una controversia con la empresa Gas Sayago S.A. y que sería por casi US$ 6 millones. Al respecto, Porras dijo: “Se solicitaron importantes trabajos de ingeniería (a Sener) para ser realizados en el primer semestre de 2016 y en forma urgente. Sener cumplió con los mismos, pero luego por desinterés en el proyecto u otro motivo, Gas Sayago planteó dejar todo sin efecto y quedar mano a mano sin pagar lo debido”. Como eso no fue aceptable para la compañía europea, “sobrevino una historia de supuestos incumplimientos de Sener que Gas Sayago utilizó como excusa para dejar sin efecto el contrato, no pagar lo debido e incluso ejecutar las garantías constituidas por la empresa”.

Según el representante legal de la firma europea, el trabajo de Sener habría sido utilizado por Gas Sayago S.A. para la licitación de la construcción de la Terminal de Regasificación que fuera lanzada sobre finales de 2016 y que también resultara frustrada. Al respecto, Porras afirmó: “Resulta bastante contradictorio dar excusas para no pagar por el trabajo de consultoría y luego utilizarlo. Cualquier persona en su sano juicio sabe que si algo es bueno para usarlo no puede ser diferente a la hora de pagarlo”, señaló.

El País quiso saber más detalles sobre la controversia entre Gas Sayago y la empresa europea, pero Porras no quiso extenderse en consideraciones explicando que se iniciarán las acciones legales pertinentes y que lo que dijo es todo cuanto podía adelantar.

La terminal y el fantasma de la corrupción

Sobre el negocio frustrado de la regasificadora sobrevuela el fantasma de la corrupción. OAS está asociada a los pagos de sobornos y coimas que se conocen en Brasil con los nombres de “petrolao” y “Lava jato”, según un informe de los diputados Pablo Abdala, Amín Niffouri y Mario García. La empresa japonesa, Marubeni, que adquirió el 50% de Gas Natural Licuado del Sur (GNLS), encargada del desarrollo de la regasificadora junto con GDF Suez, fue condenada por lavado de activos y pago de sobornos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)