Publicidad

Colonia tiene el mejor nivel de egreso de Secundaria y amplía su meta

Ocho de cada 10 alumnos de liceos consiguen egresar, según los últimos datos presentados.

Compartir esta noticia
Estudiantes liceales
Estudiantes liceales.
Foto: Archivo El País

El departamento de Colonia ostenta el mejor nivel de egreso de Secundaria de todo el país. Unos ocho de cada diez alumnos lograron en 2022 culminar sus estudios, dos más que el promedio nacional, según datos del Monitor Liceal, que fueron presentados hace dos semanas.

El 78,9% de los estudiantes egresaron, lo que supone un nuevo aumento (0,4%) frente a 2021. Para graficar su performance, en Montevideo, menos de la mitad (48,4%) de los jóvenes culminaron los cursos sin materias pendientes, con diferentes pautas y más períodos de examen a partir de la pandemia de covid-19, incluidos.

En los últimos siete años, salvo en 2018, los valores de egreso en Colonia aumentaron considerablemente; en todos los casos, por encima del promedio nacional. El porcentaje en 2016 fue 61,8% y escaló a 67,6% un año después. Descendió a 66,7% en 2018, pero luego no paró de crecer. Llegó a ser de 68,4% en el año prepandemia, saltó al 75,5% en 2020, y siguió subiendo en 2021: 78,5%.

Patricia Olivera, inspectora de Institutos y Liceos de Colonia, adelantó a El País que la meta que se fijaron para este año es llegar al 80% de egreso, y dar un salto más grande en 2024: 85%. Consultada sobre qué hay detrás del “éxito” coloniense, Olivera, quien aterrizó hace dos años en el departamento, destacó que hace unos cinco años se comenzó un plan de “acompañamiento”, así como de “monitoreo permanente” y “trabajo en equipo” para llegar a estos niveles.

La inspectora con tres décadas de experiencia marcó que la “particularidad” se explica por una serie de “pilares fundamentales”, que funcionan de forma coordinada, tanto a nivel de liceos públicos y privados.

Por un lado, Olivera destacó que hay equipos directivos integrados por profesionales “muy bien formados” que, además, están “comprometidos” y trabajan “en equipo”. Los directores de los 14 liceos públicos y dos privados que hay en el departamento son “referentes en toda la sociedad”, lo que implica un “valor agregado”, acotó.

Otro “pilar” que marcó son los docentes: “Están con la camiseta bien puesta en la educación y con ganas de que los gurises, que son el centro, salgan adelante”. Más allá de un diseño común a nivel directivo, “el responsable del cambio, el que lo lleva adelante, es el docente”, puntualizó.

La inspectora, además, valoró el rol de los adscriptos por el seguimiento que hacen a los alumnos, sobre todo para detectar e intentar retener a aquellos que presentan dificultades.

Olivera agregó que también hay una “escucha” a los estudiantes, con el fin de sumar sus inquietudes a la propuesta educativa. En tal sentido, remarcó que se han ejecutado varias actividades que provienen de las asociaciones de estudiantes. “Proyectos innovadores, que después terminan dando su fruto en que los chiquilines aprenden más y mejor”, señaló.

La inspectora remarcó, además, que hay “otro pilar fundamental”, que “no es menor, y es el compromiso de las familias”. En esa línea, reconoció que la Asociación de Padres de Alumnos del Liceo (APAL) de Colonia es “muy fuerte” a nivel nacional, con impacto en todo el departamento.

En las aulas, agregó, un elemento que han sostenido en los últimos años es trabajar “muchísimo” con proyectos “interdisciplinarios”. Como ejemplo de ello, marcó que se presentó en Colonia Valdense un proyecto que fusionaba “Física con Educación Musical, donde trabajaron las ondas sonoras, y otros puntos, que es un proyecto riquísimo”.

El monitor liceal presentó por primera vez un mapa de vulnerabilidad en Educación Media Básica. Colonia es el único departamento que está en el mejor nivel (“muy baja”). Pese a ello, hay dificultades económicas como en otras zonas del país. Los liceos, por ejemplo, ofrecen el almuerzo a partir de las “becas cantina”, e incluso algunos hasta una copa de leche, señaló la inspectora.

“La institución liceo es la que tiene que hacer lo posible para que las horas que los gurises estén dentro pasen lo mejor posible”, remarcó Olivera. Además, insistió que el deporte en los jóvenes es “fundamental”, no solo para su desarrollo, sino como elemento para captarlos en diferentes actividades.

La matrícula liceal coloniense también ha ido sumando jóvenes extranjeros en los últimos años, sobre todo argentinos, cubanos y venezolanos en Colonia del Sacramento. La inspectora destacó que se ha puesto foco en esta población porque están en situaciones muy vulnerables.

En línea con lo que plantearon docentes de diversos puntos del departamento consultados por El País, la inspectora subrayó que pese a los desafíos que quedan pendientes, Colonia se “destaca muchísimo” por el “compromiso” de la comunidad educativa y sus propuestas de trabajo.

Además

Apoyos para evitar examen

Pese a contar con el mejor nivel de egreso de Secundaria, existe una “preocupación” sobre ese 20% de jóvenes que no egresaron en 2022, indicó la inspectora Patricia Olivera. Si se contabilizan los que terminan con hasta tres materias pendientes, el porcentaje salta de 78,9% a 90,8%. Para identificar las causas, se activaron hasta formularios de Google para consultar a las familias y jóvenes los motivos. “Algunos alumnos contestan que no quieren todavía enfrentarse a un nivel terciario, por lo que prefieren que les queden esas materias para seguir estando como un poco más vinculados al centro”, dijo la inspectora. También notaron que pese a abrir más mesas de examen, varios “no se presentan”. Estos alumnos están identificados en todos los liceos, acotó.

“Lo que nos propusimos este año dentro del proyecto de Colonia, con los equipos directivos, es hacer un acompañamiento durante el proceso y no permitir que esos chiquilines no lleguen a examen”, destacó Olivera.

Sobre todo porque estas instancias de examen, que se ampliaron tras la pandemia, “no han dado” el resultado esperado. En agosto hicieron un relevamiento, y todos aquellos con materias “bajas”, fueron derivados al apoyo pedagógico “directamente”.

En 2022 hubo 4,75% de desvinculación, menor a la cifra nacional (11,2%), pero por encima del valor de 2021 (4.25%). Cuando un alumno acumula tres faltas, la adscripta se comunica con su familia. Si no hay respuesta, las Unidades Coordinadoras Departamentales de Integración Educativa (Ucdie), integradas por psicólogas, asistentes sociales y referentes docentes, llaman y si no hay resultado van hasta la casa. “Hemos logrado que alumnos en peligro de desvinculación, los tengamos de nuevo en el centro educativo”, aseguró Olivera. La medición del primer semestre de 2023 marco una reducción de la desvinculación al 4,4%.

Docentes: “El liceo es la señora institución”

El País consultó a docentes de diferentes puntos de Colonia sobre los últimos resultados de egreso, y cómo explicarlos. Una profesora destacó que el liceo es “la señora institución” en el departamento, porque es “valorada” y “respetada” por gran parte de la sociedad. Respecto al resultado académico, sostuvo que en la mayoría de los centros hay un “trabajo personalizado”, por la cantidad de población, que la “mayoría” no tiene problemas económicos. “Sabés al toque si al estudiante le está pasando algo a él o en la casa, y se hace un seguimiento”, acotó. En ese sentido, la docente planteó que hay un porcentaje “muy alto” de colonienses que “tienen claro que los estudios hay que seguirlos”, y “la familia apoya esa idea”. “Es impensable que el chiquilín deje el liceo”, remarcó, porque incluso, “para todos los trabajos de la vuelta, te lo piden”. Quienes suelen dejar es porque “tuvieron que quedarse a cuidar a los hermanos o salir a trabajar”. Pero incluso en estos casos, notó que más adultos están cursando el Plan 94 para culminar sus estudios. “Es como que el mismo contexto te lleva a estudiar, y las posibilidades de estudio que tenés son un montón acá a la vuelta”, subrayó.

En esa línea, un docente que ha trabajado durante años no solo en localidades pequeñas, sino también en la capital coloniense, remarcó que la comunidad local “fomenta” tanto “el esfuerzo, como el desarrollo y formación de los jóvenes”. Por un lado, insistió que a nivel departamental “está bien visto” que los adolescentes concurran a un centro educativo. A esto, sumó que “el hecho de ser comunidades pequeñas favorece el seguimiento personalizado de los diferentes estudiantes, así como promover la continuidad educativa”. Para el profesor, el alto porcentaje de egreso se explica porque a aquel joven que falta pocos días “se lo llama a su casa y se intenta comunicarse con la familia” para saber “por qué el alumno no está asistiendo en tiempo y forma a clase”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad