EDITH MORAES

"Se van a disminuir las materias"

Llegó al Ministerio de Educación y Cultura (MEC) en medio de una tormenta. Edith Moraes fue nombrada subsecretaria hace poco más de un año, para sustituir a Fernando Filgueira, quien presentara su renuncia por estar en desacuerdo con el rumbo que se estaba tomando.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Edith Moraes. Foto: Marcelo Bonjou

Moraes confía en los cambios que se plantea el gobierno de la educación. Reconoce que se necesitan “mejores resultados”, pero cree que la instauración de un marco curricular común va a ser el camino para las mejoras. Esto incluye, develó a El País, una disminución de la cantidad de materias en Secundaria, algo a lo que los sindicatos se resisten. Ella, sin embargo, confía en que se podrá convencerlos.

—El último informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) fue muy crítico con el gobierno de la educación en Uruguay. Advirtió falta de transparencia, problemas de gobernabilidad y atacó también el "corporativismo" docente. ¿Cuál es su opinión sobre este documento?

—Lo primero que hay que aclarar que no es que la OCDE viene y hace un informe porque quiere, lo hace porque Uruguay lo pidió. El problema que se dio con este informe es que se empezó a hacer en 2014 y se terminaron de recoger los datos en marzo de 2015, cuando cambió el gobierno. Y la otra dificultad es que la información recién se conoce ahora, cuando el quinquenio ya fue planificado. De todas formas, lo que dice no sorprende.

—Sin embargo, desde la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) se matizaron algunos de los puntos más críticos del estudio, por ejemplo lo que tiene que ver con la falta de transparencia…

—Si la transparencia está asociada a corrupción, eso es algo que quiero descartar. Lo que creo es que la OCDE se refiere a transparencia en cuanto a que los datos sobre los gastos estén disponibles para la comunidad. Lo que se recomienda es una rendición de cuentas a nivel local, que cada centro educativo diga a la comunidad cuánto recibió y cuánto gastó. Lo cierto es que ya se está trabajando intensamente a este sentido. De hecho si un centro no rinde una partida, ya no puede cobrar más dinero.

—Con respecto a la gobernabilidad, la OCDE dice que la ANEP queda a veces debilitada ante los desconcentrados (Primaria, Secundaria, UTU y Formación Docente). ¿Eso pasa?

—La ley establece que el Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP es el que tiene mayor jerarquía. La OCDE evidentemente se refiere a lo que pasa en realidad, a las modalidades de funcionamiento. Porque pueden haber factores circunstanciales o coyunturales que lleven a eso, aunque la normativa diga otra cosa.

—El informe también opina que no deberían haber docentes en los consejos, incluso advierte sobre "corporativismo" por parte de ellos…

—Eso no lo puedo compartir. Es claro que el corporativismo siempre es un riesgo, pero no hay evidencia de que eso exista en Uruguay.

—¿A qué responde que no se logren mejoras sustantivas en los resultados de los estudiantes, sobre todo en secundaria?

—El informe de la OCDE plantea, y yo lo comparto, múltiples factores que dan cuenta de una escasa eficiencia. Los resultados no nos satisfacen. Queremos mejores resultados. Esto tiene que ver con la repetición, la extraedad y la deserción. El principal problema que tenemos es la falta de una articulación entre los diferentes niveles: inicial con primaria, primaria con secundaria, y secundaria con la universidad. Para solucionar esto estamos trabajando con el marco curricular común. Esto quiere decir una mirada que articule, que organice con un hilo conductor todos los programas del plan de estudio.

—Sin embargo, la ANEP parece poner más foco en un plan de descentralización que le dé más poder a cada institución, que en el marco curricular común; de hecho esta fue una de las razones para que el exsubsecretario, Fernando Filgueira, presentara su renuncia…

—Filgueira se fue. Le tengo gran aprecio, pero ahora estoy yo. Y lo que se va a hacer no es más de lo que estaba planificado, y el marco curricular común estaba planificado.

—¿Pero esto no depende de la voluntad de la ANEP?

—No, la ANEP debe cumplir con el plan de gobierno.

—¿Y cómo se está avanzando en esto?

—Hay un grupo integrado por representantes de todos los docentes que está elaborando el marco curricular común. Este grupo va a presentar a fin de año los primeros avances.

—La idea es que no haya saltos tan bruscos entre un subsistema y otro. ¿Cómo se va a implementar esto de sexto de escuela a primero de liceo, cuando los alumnos pasan de tener una maestra a 12 profesores?

—Ya se están haciendo cosas. Hay un sistema por el cual las maestras de sexto trabajan por áreas. Es decir una enseña matemáticas e historia, y otra lengua y geografía, por ejemplo, y los alumnos van cambiando de maestra según la materia. Esto los va introduciendo lentamente en la alternancia.

—Algunos piensan que también sería necesario disminuir la cantidad de materias en secundaria…

—Sí, ese es otro problema. Y es un gran problema. No debería haber tantas materias. En eso también se está trabajando.

—¿Se va a disminuir la cantidad de materias?

—Sí, se va a disminuir.

—Pero los sindicatos no quieren esto, ¿cómo van a convencerlos?

—Los sindicatos son docentes a los que se los va a incluir en las mesas de trabajo. Acá lo que importa es el aporte pedagógico de los profesores, más allá de lo que planteen los sindicatos.

—¿Y qué materias se podrían sacar?

—No, yo no me puedo meter en eso. Es competencia de la ANEP. Hay una realidad: El modelo educativo está obsoleto. El modelo tiene que cambiar. Y se está trabajando en este sentido.

—¿Debe eliminarse la repetición?

—La repetición lo que muestra es una ineficiencia del sistema. No hay que sacarla de la normativa, porque así no se arregla nada; lo que hay que hacer es mejorar los aprendizajes.

—¿Se debería cambiar la forma en que se eligen los profesores de secundaria? La OCDE critica que los más inexperientes, porque son los últimos en poder elegir horas, sean los que estén en los centros de contexto más crítico.

—No es uno de los problemas más importantes. Y que en los centros de contexto crítico estén los profesores más inexperientes, no quiere decir que sean los peores.

—Comúnmente son también los que no están titulados…

—Bueno, en ese caso es distinto, porque debo suponer que el profesor titulado es mejor.

—Hoy se accede a un mayor grado docente por edad. ¿Cree que esto debería hacerse por concurso?

—Pero esto ya se viene haciendo en primaria.

—Sí, pero en el último concurso fueron muy pocos los que se presentaron…

—Lo que pasa es que acá hay una tradición muy difícil de borrar. Hay cosas que se tienen que cambiar de a poco.

"Eso de la libertad de cátedra no existe".

La subsecretaria de Educación y Cultura, Edith Moraes, está convencida de que los cambios que formaron parte del plan de gobierno del Frente Amplio van a poder llevarse adelante. Y no teme a la resistencia sindical.

"Con temas como el marco curricular común no creo que haya que convencer a los sindicatos, a los que hay que convencer es a los docentes. Y lo vamos a hacer porque no hay mayor satisfacción para un docente que ver a su alumno aprender", señaló.

Consultada sobre lo que se expresa a veces por parte de los gremios, de que pese a las reformas que se planteen luego serán los docentes los que tengan la última palabra dentro de las aulas, Moraes señaló que "la libertad de cátedra no existe ni en primaria ni en secundaria, eso es de la universidad".

La subsecretaria dijo que se revisará el proyecto de ley para la creación de la Universidad de la Educación, y que luego será enviado, otra vez, al Parlamento. El centro permitirá a los docentes tener un título de grado.

"Al no haber hoy formación de grado los docentes no pueden hacer un posgrado, cuando no hoy por hoy no hay formación que se agote con la titulación, hay que seguir estudiando", precisó. Al inicio de este gobierno la ministra María Julia Muñoz descartó la creación de la Universidad de la Educación, algo prometido por el Frente Amplio durante la campaña. Pero el mes pasado, durante la interpelación que le hizo la diputada nacionalista Graciela Bianchi, la jerarca dijo que finalmente se trabajará para la apertura de este nuevo centro.

De la escuela rural al MEC.

Edith Moraes estudió Magisterio. Es licenciada en Ciencias de la Educación y master en Educación. Arrancó bien de abajo. Fue maestra rural, luego maestra urbana, después directora y terminó como inspectora. A cada uno de los cargos accedió por concurso. En la administración 2005-2010 fue directora general del Consejo de Educación Inicial y Primaria de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y en la administración 2010-2015 fue directora general del Consejo de Formación en Educación de la ANEP. Desde noviembre del año pasado, tras la salida de Fernando Filgueira, es subsecretaria de Educación y Cultura.

Perfil

Nombre: Edith Moraes. Cargo: Subsecretaria del MEC. Formación: Master en educación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)