VERANO 2018

Cocina mediterránea servida por heroínas y superhéroes

El parador Bagatelle Beach sorprende con la atención.

Manantiales: el staff está integrado por mozos locales y del exterior. Foto: El País
Manantiales: el staff está integrado por mozos locales y del exterior. Foto: El País

Bagatelle es considerado un lugar "donde los pequeños placeres se hacen grandes". Aunque también es un sitio de Maldonado donde los grandes pueden sentirse pequeños otra vez. Es que luego de un almuerzo o cena sobre la playa, los mozos pueden terminar bailando encima de las mesas, disfrazados de superhéroes, personajes del cómic y gladiadores romanos, al igual que los comensales.

El parador Bagatelle Beach de Punta del Este, ubicado en Manantiales, es uno de los 11 que la cadena tiene en el mundo y ofrece una experiencia de cocina franco-mediterránea. Pero más allá de su gastronomía, es diferente a los demás.

"Tenemos todo el tema de los disfraces y cuando la fiesta se va más arriba, nos podemos poner arriba de las sillas para ayudar al cliente a festejar y a que disfrute sus vacaciones a nuestra manera", explica a El País Laurent Attias, manager general del local.

Attias nació en París y trabajó 6 años en boliches y restaurantes de Nueva York. Forma parte de Bagatelle desde hace 7 años y estuvo presente en la apertura de más de la mitad de los locales que tiene la firma, en Saint-Tropez e Ibiza, entre muchos otros lugares. También estará en la próxima apertura que se hará en Londres el año que viene.

"Esta temporada en Punta del Este tenemos a nuestro DJ de Saint-Tropez que toca todos los días, vamos a tener un saxofonista que viene de Brasil y que va a ayudarnos a llevar la onda arriba después de las 4 de la tarde y posiblemente traeremos un mago del exterior".

De todo el mundo.

Pese a estar al mando del barco, Attias se pone codo a codo a trabajar con el staff, integrado por mozos locales y otros que han llegado desde el exterior para trabajar en la temporada.

Es que la filosofía de esta cadena de locales gastronómicos coincide con un movimiento global que se ha desarrollado en los últimos años en contra de un estilo de vida marcado por la permanente falta de tiempo, que lleva a la estandarización de la comida y empuja a las personas a buscar en su alimentación rapidez antes que calidad.

"En los 11 restaurantes que tenemos hay algunos que son de temporada y otros de todo el año. Para manejar bien los de temporada, traemos por ejemplo a los que trabajan en el verano en Europa. Se vienen para acá o se van a trabajar a San Bartolomé, o a otros lugares", señala.

"Tenemos un conocimiento de nuestra energía, de nuestra onda. Y hacemos que la gente local, los uruguayos y los argentinos, trabajen como nosotros queremos, porque no se trata solamente de que sean buenos mozos, también queremos que sean agradables, que tengan la capacidad de anticipar lo que un cliente quiere disfrutar y de que lo lleven al espacio de disfraces para ofrecerle por ejemplo a la mujer el de Wonder Woman. Esas cosas las hacemos con gente que tiene una experiencia con nosotros en diferentes lugares del mundo, y con la capacidad de hablar 3 o 4 idiomas también, que es muy importante para cuidar a nuestra clientela internacional", agrega Attias.

Del Mantra.

Así como el Enjoy Conrad maneja su parador Ovo en la parada 4 de la Mansa, el Mantra tiene a Bagatelle sobre las arenas de Manantiales.

"El dueño del Hotel Mantra, que ahora se llama Punta del Este Resort, va siempre a los Bagatelle de San Bartolomé (isla que pertenece a Francia) y Saint-Tropez. Él nos eligió para manejar el parador del hotel, por esta onda diferente de fiesta en la playa, de un servicio de cinco estrellas con una cocina mediterránea que se comparte en el centro de la mesa y permite la posibilidad de bailar al final de un almuerzo, con la familia o amigos", explica Attias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)