JUSTICIA

Caso Brissa: fiscal pidió pena máxima de 45 años

De confirmarse, la sentencia no podrá ser reducida.

Los peritos forenses y los investigadores de Policía Científica fueron claves. Foto: M. Bonjour
Peritos forenses e investigadores de Policía Científica fueron clave. Foto: M. Bonjour

Una pena máxima de 45 años de prisión pidió el fiscal de Homicidios, Juan Gómez, para el matador de la niña Brissa González (12), Williams Pintos Pinto.

"Sostenemos que la sociedad no merece estar expuesta a sujetos cuya conducta estamos analizando. Esa es la pretensión de la Fiscalía", dijo Gómez a El País.

El representante del Ministerio Público solicitó, en su acusación formulada ayer, una pena de penitenciaría de 30 años a Pintos Pinto por los delitos de privación de libertad en reiteración real con un delito de homicidio muy especialmente agravado. Además, planteó que a la pena solicitada se le sume medidas eliminatorias, las que van de uno a 15 años.

Gómez advirtió en la acusación que el extaxista Pintos Pinto debía cumplir 15 años de medidas eliminatorias y, por ende, no recibir beneficios de reducciones de pena por trabajo o estudio. Es decir que de prosperar la acusación de la Fiscalía, Pintos Pinto quedará encarcelado durante 45 años. Hoy el acusado de matar a Brissa González tiene 35 años, según surgió en la audiencia de formalización del juicio realizada el 23 de noviembre pasado.

En su acusación, Gómez recordó que la ley establece medidas eliminatorias para los homicidas y los violadores, y tiene en cuenta las circunstancias del hecho y la especial peligrosidad de la persona que comete el ilícito. "(El asesinato de Brissa) es un hecho de gravedad absoluta", explicó el representante del Ministerio Público.

Enseguida agregó: "Primero (el acusado) cometió el delito de privación de libertad. Engañó a la niña para que se subiera el auto. Luego abusó de ella y la asesinó".

Gómez tenía un plazo de seis meses para reunir las pruebas contra Pintos Pinto. Luego de formular la acusación, esta pasará a estudio de los abogados defensores del indagado, Diego Moreira y Stefanía Broggi. Ambos profesionales podrán desestimar alguna probanza en una próxima audiencia de control de pruebas. El juez Ricardo Míguez, que actuó como magistrado de garantía, queda fuera del caso. Se nombrará a un nuevo juez que fallará y podrá hacer lugar o no al pedido del fiscal Gómez.

Pruebas de ADN.

En la acusación presentada ayer, Gómez enumeró una serie de pruebas que ocupan gran parte del escrito. Entre ellas se encuentran los resultados de ADN del matador y de la víctima en un palo encontrado a poca distancia del cuerpo de la niña; filmaciones de cámaras del Estado y de particulares; fotografías; relevamientos en el auto y en la casa de Pintos Pinto en Marindia; declaraciones de médicos y de peritos, entre otras.

El fiscal Gómez logró ubicar a muchos testigos previos y posteriores al crimen cometido en el balneario Las Vegas, que testificaron sobre el trayecto realizado por el auto de Williams Pintos Pinto, un Renault modelo Megane, de color bordeaux.

Las Vegas.

Brissa salió de su casa en Villa Española a las 7:30 horas. Perdió el ómnibus de la línea 164 que la llevaría a su escuela, ubicada en Algarrobo y José Serrato.

Según el fiscal, las filmaciones muestran que Brissa caminaba por la calle José Serrato a las 7:37 horas.

El Renault pasó por delante de ella. Luego la filmación muestra que el auto da marcha atrás. Minutos más tarde, una segunda filmación indica que el Renault se dirigió por la calle Roldós y Pons. Otra filmación, de una casa, probó que alguien viajaba en el asiento del acompañante del Renault. El auto tenía la misma matrícula que el del taxista, dijo el fiscal. "Las filmaciones muestran que viajaba en el asiento del acompañante una persona con las características físicas de Brissa", dijo Gómez en la audiencia.

A la altura del kilómetro 52 de la Ruta Interbalnearia, el auto del acusado tomó por una calle lateral. "Fue en esa zona donde se encontró el cuerpo de la niña".

Se ganó confianza de la niña con un juego.

El lunes 4, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, confirmó que Brissa González y su asesino, Williams Pintos, habían establecido un vínculo a través de un juego interactivo por internet. En ese marco, Brissa conoció a quien sería su matador.

El secretario de Estado explicó en el programa En Perspectiva que el juego por internet, en determinado momento, habilita a un conocimiento personal entre los jugadores.

Eso explica las circunstancias en que la escolar tomó por primera vez el taxi y que fuera el encuentro presencial entre víctima y victimario.

Según Bonomi, la sospecha era que Brissa habría dejado pasar su ómnibus ya que esperaba encontrarse con el agresor.

Ese día, la niña llegó a la escuela y contó a sus compañeros que había sido su "día de suerte" porque había podido viajar en taxi. Pero no relató los pormenores del hecho.

Pintos se ganó así su confianza. En la segunda ocasión en que pasó a buscarla por la parada de ómnibus cometió el crimen, según informó Canal 10.

Bonomi ratificó así las versiones sobre un juego —basado en el animé de origen japonés— que habría sido la forma en que el agresor sexual la contactó.

Un familiar cercano de Brissa dijo a El País que la niña era controlada cuando iba a la parada del ómnibus y que jamás regresaba sola. "A la vuelta la traía una camioneta", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º