VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Audio prueba amenaza a dirigentes de Peñarol

Fiscal divulgó transcripción que sirvió para procesamiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El fiscal Gilberto Rodríguez explicó detalles del caso. Foto: Ariel Colmegna

"Te mando comprar la moto, te mando comprar las cosas, te doy todas las posibilidades para que vos estés bien, ¿sacás? Lo que pasa, vos me conocés bien, ñeri, que hace cinco partidos que no agarro un sope, hermano. Toda la plata que tenía ahí se gastó toda, ¿sacás...? Después vemos ahí, no quieren dar las cosas, pasamos un coso, con aquella le tiramos al palacio--- No, estos son tremendos cobardes. Ahora hay que ir a la puerta de cada uno, ¿sacás, ñeri? La Comisión de Seguridad son fulano, mengano y zutano. Vamos hasta la casita, dirección, pin, pum, pam, sin decir nada, pasás, rrrrrrrrr. Después al otro día vamos a una imprenta, hacemos fotocopias, le ponemos, pimba, pumba y pimba y se las tiramos en el Palacio, ¿sacás? Si no, no se tocan estos... c... su madre, ñeri, h de p. que están ahí que tienen un frío bárbaro. ¿Sacás?".

Esta transcripción de una conversación telefónica entre dos integrantes de la barrabrava del club Peñarol, previa al día en que debió haberse jugado el suspendido partido clásico, es uno de los elementos de prueba que utilizó el fiscal Gilberto Rodríguez para pedir el procesamiento por asociación para delinquir y extorsión de cinco de ellos, algo a lo que accedió el juez Néstor Valetti. El fiscal Rodríguez entiende que quedó acreditado que los barrabravas amenazaron a los nuevos integrantes de la comisión de seguridad del Club Peñarol luego de que estos decidiesen terminar con ciertos "beneficios" (entrega de entradas y dinero para la compra de elementos pirotécnicos y para el pago de traslados). Para el fiscal, queda probado el móvil económico del accionar de los barrabravas.

Rodríguez dijo que hasta el momento no se ha podido comprobar que el narcotráfico tenga que ver con las rivalidades entre las distintas facciones de las barrabravas aurinegras, pero aclaró que la investigación continúa abierta "con varias puntas", y solamente terminó una primera etapa y hay otras en paralelo en curso.

En esta fase, Rodríguez indagó a una decena de personas de las cuales cinco fueron liberadas. El fiscal señaló en conferencia de prensa ayer que había quedado demostrado que en determinado momento del año pasado se produjo un "cambio de relacionamiento del club Peñarol con los barrabravas y que antes de ese momento se les daban entradas para los partidos.

Rodríguez señaló que hace más de dos meses comenzó a investigar a los barrabravas en coordinación con la Dirección Nacional de Información e Inteligencia y explicó por qué considera que se configuró una extorsión, aunque dirigentes y jugadores sostienen que no habían sido objeto de violencia física. "El problema es que la violencia no solo se establece con la acción física, el insulto o la amenaza verbal. Si un jugador quiere ingresar a un terreno (de juego) y tiene un vehículo que le tranca la entrada eso ya es un acto de violencia. Del contexto se podía suponer que la actitud general demostrada de ir un número importante de personas a establecer reclamos muy cerrados, exigiendo algo si algo no ocurría, y diciendo que estaban "de vivos"... De todo el contexto del hecho es que se puede deducir la actitud amenazante", explicó el fiscal Rodríguez.

Las escuchas que fueron utilizadas por Rodríguez habían sido autorizadas oportunamente por el magistrado Valetti.

Rodríguez justificó la aplicación del delito de extorsión en el hecho de que se comprobó "la violencia moral empleada para hacer o tolerar una situación injusta contra el propio derecho de las víctimas".

La nueva comisión de seguridad de Peñarol había prescindido de los "referentes" de las barras lo cual desencadenó las amenazas, de acuerdo con la interpretación de los investigadores.

También se pudo establecer que el día en que se iba a jugar el clásico, dos presos instigaron desde dentro de la cárcel donde están recluidos a la realización de los desmanes ocurrido en la tarde de ese domingo en la tribuna Ámsterdam del Estadio Centenario y en sus cercanías. Fueron procesados por ello.

De los cinco procesados, cuatro tienen antecedentes penales y solamente uno es primario.

El 26 de noviembre ocho barrabravas fueron a Los Aromos, donde practica Peñarol, y pidieron el restablecimiento de los "beneficios".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º