Bienestar

Mirada clínica: La importancia de no conducir con la mano lesionada

La cirujana plástica Lucía Torroba Werner nos explica por qué conducir con una mano que presenta limitación en sus movimientos habituales es peligroso para todos.

mano lesionada
Foto: Pixabay

Ante una lesión en cualquier parte de nuestra mano, es muy importante recordar que debemos evitar usarla. Especialmente en aquellas que requieran un vendaje o inmovilización.

Eso implica interrumpir muchas tareas cotidianas, incluyendo la conducción de medios de transporte.

Necesitamos fuerza y destreza manual para asir el volante o mover la palanca de cambios. Esto puede generar dolor, edema, y empeorar el curso de la patología.

Además, conducir un vehículo es un acto que debe ser llevado a cabo en pleno uso de nuestras facultades, con responsabilidad. Una mano que presenta limitación en sus movimientos habituales entorpecerá el manejo, poniendo en peligro la vida del conductor y de terceros.

Y por lo antedicho, en caso de un siniestro, no contarás con cobertura de tu seguro ya que estar parcialmente impedido de manejar es un caso no indemnizable.

Entonces, ya sea por cuidar tu salud, por responsabilidad vial, la salud de otros o tus finanzas personales, te recuerdo que no existen motivos para conducir un vehículo con una mano lesionada.

Te invito a compartir esta información si te pareció útil.

conocé a nuestra columnista
Lucía Torroba
Lucía Torroba Werner
Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética
Magíster en dirección de empresas de Salud
Migrante y mamá

Podés encontrar estos y otros consejos en su cuenta de Instagram.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados