Nutrición

Lore nutri: Las peores dietas para “llegar al verano"

Nuestra nutricionista de cabecera, Lorena Balerio, nos habla sobre esas dietas "milagrosas" que prometen milagros para la temporada estival.

dieta
Foto: Pexels

A nadie le debe de asombrar que apenas comienza la primavera nos vemos inundados de publicidades, slogans y promesas de: descenso rápido de peso en corto tiempo y para que “llegues” al verano.

Los profesionales de la nutrición trabajamos para ayudar a las personas a comer de manera saludable, adoptando hábitos que perduren en el tiempo y no que claudiquen apenas cambiemos de estación, pero sobre todo para enseñar y educar a las personas sobre cómo alcanzar sus logros, sin ser víctimas de engaños y falsas promesas.

Supongamos que sos del equipo que el domingo pasado, calorcito mediante, se probó la ropa primavera-verano y descubrió que sobran unos kilos que vinieron como coletazo de la pandemia, el home office y el invierno: para perder peso la ecuación es sencilla y se centra en conseguir el déficit calórico.

¿Qué quiere decir? Significa que las calorías que consumas sean menores a las que gastas en el día, por ello es que siempre te vamos a insistir con la actividad física, cuanto más te muevas, más calorías vas a quemar en el día, y más sencillo te pueda resultar el perder peso. Pero hay que pulir un poquito y no quedarnos solo con el número, ese número de calorías también tienen que ser de calidad. Tampoco hay que olvidarse que hombres y mujeres gastan las calorías de forma distinta, asi como no es lo mismo una mujer de 25 años que una de 50 los gastos calóricos son diferentes según edad, sexo y nivel de actividad.

Pero bien, si es tan sencilla la cuenta consumo menos de lo que gasto, ¿nos tendría que importar la fórmula? Claro que si. Por un lado, la calidad de lo que estás consumiendo y además porque si el camino es rápido, con resultados a corto plazo, va a durar lo que dure la estación el cambio que logres, lo que diría la abuela “pan para hoy hambre para mañana”.

Para poder lograr este descenso calórico encontramos muchos caminos: dietas disociadas, por días, por grupos, las sin harinas, keto, ayunos, todos son caminos que llevan al punta pie de arranque el déficit calórico. Hoy te presento algunas de las cuales directamente deberías pasar de largo y ni probar, siempre va a ser mejor hacer algo a tu ritmo, acorde a tus tiempos y a tu realidad, va a ser la mejor manera que dure en el tiempo el cambio y no lo veas con fecha de vencimiento sino un destino para quedarse como estilo de vida.

1- Las monodietas: Dentro de este grupo se encuentran las dietas que se basan en la ingesta de un solo alimento, que por lo general se tratan de frutas y verduras (ananá, manzana, apio, tomate), oh casualidad estamos hablando de alimentos como frutas y verduras que más del 80 por ciento de su composición es agua. No solo reducen drásticamente las calorías que se consumen en el día (y por eso se logra perder tantos kilos en tan poco tiempo, esos kilos no son grasa, van a ser un efecto desinfle. Además de imposibles de mantener a largo plazo, ya que no vas a estar toda la vida comiendo manzana, primero por la monotonía que terminará aburriéndote y porque a la larga no vas a tener todos los nutrientes diarios que tu cuerpo necesita, y ahí es cuando estas en una dieta donde a las 11 de la mañana querés acostarte por la falta de energía que te provoca.
Sumémosle a esto el mal humor que generan! Estamos más ansiosos, irritables, y la frustración que genera la falta de flexibilidad para poder compaginarla con tu vida social.

2- Las cuenta calorías: Acá vas a encontrar las dietas que van desde 600 calorías en el día, hasta 1000 calorías por día, por lo general no superan esas cantidades diarias, son el caballito de batalla en muchas clínicas de adelgazamiento donde no se superan las 800 calorías. Lógicamente si una mujer de 40 años debería consumir entre 1500 a 2000 calorías diarias y consume la mitad bajará de peso. Volvemos a lo mismo, son periodos cortos donde el ojo se nos llena de alegría cuando se mueve la balanza, pero que a largo plazo vuelven los kilos porque en el proceso solo restringí, quite calorías y no aprendí nada a como comer, como combinar y cómo manejar ansiedades, antojos y la vida misma con sus altibajos en el día a día.

3 - Jugos detox: Es uno de los regímenes de moda, pero eso no quiere decir que sea precisamente lo mejor para nuestro organismo. Ya debes haberlos visto en todos lados, los jugos verdes, con el gancho milagroso de perder 5 kilos en dos semanas, te vas a sentir más deshinchado y donde solo debes comer o mejor dicho beber jugos. Su uso es bastante controversial, generan amor y odio, porque por un lado está muy bueno que fomenten el consumo de verduras que tal vez nunca consumas en tu día a día (como apio pepino espinacas) pero es algo nuevamente a corto plazo, nadie tiene una alimentación a base de licuados los 7 días de la semana por más de dos semanas. Cuando perdemos peso de forma rápida y sin una correcta ingesta de proteínas de calidad, lo que estamos perdiendo es mayormente agua y masa muscular. Solo generamos enlentecer nuestro metabolismo que nos llevará a recuperar la pérdida rápidamente cuando abandonemos este tipo de planes. Cuando se trata de casos de obesidad severos, tampoco se recomiendan porque la pérdida de peso es en agua y músculo y no de perdida de grasa. Cuando hay problemas de ansiedad, donde se suele comer de manera emocional la ingesta exclusiva de líquido trae a largo plazo un incremento del apetito y la propia ansiedad que puede llevar a acciones compulsivas como atracones o comer cantidades exageradas ante tanta restricción previa.

4- Dietas Keto (o cetogénica) SIN supervisión: Reconozco que dudé en poner la dieta keto en este ranking, pero como debe ser la dieta con más auge de lo que va del 2021, merece nombrarte los cuidados que tenés que tener con ella. La dieta Keto no es otra más que la versión remixada y mejorada de las antiguas dietas Duncan o Atkins. Estas son dietas donde no se consumen carbohidratos, tratando de no exceder los 50 gramos al día (lo que estaría presente en 2 rebanadas de pan), y se aumentan las cantidades de grasas y proteínas en el día; la diferencia positiva que tiene la keto es que se trata de fomentar el consumo de grasas saludables, es decir no porque sea grasa puede ser cualquiera.

Este tipo de dietas se vienen estudiando y está más que demostrado sus beneficios en pacientes con epilepsia, y se está estudiando sus beneficios para la prevención del Alzheimer.

Mi consejo es que si adoptas esta dieta siempre te asesores con un profesional (y cuando digo profesional no sería precisamente el entrenador ni el influencer de instagram que lo sponsorea la mantequilla de maní). 

El mal manejo de esta dieta y hacerla sin supervisión, termina siendo un riesgo porque bajo la dieta keto el cuerpo entre en un estado conocido como "cetosis", en este estado las reservas de grasa en el cuerpo se convierten en cetonas, y se usan para alimentar los músculos y el cerebro en lugar de los carbohidratos (que es el combustible que usamos de manera habitual) nuestro cuerpo se ve obligado a obtener la energía de las grasas, Durante la cetosis debemos eliminar de manera correcta los cuerpos cetonicos porque el acumulo en el organismo de estos, puede terminar siendo tóxico y tiene diferentes efectos nocivos como cefaleas, vómitos, mal aliento, pérdida de masa ósea y muscular, fatigas y mareos.

Siempre la dieta Keto seguirá la consigna de aumentar grasas saludables (más aceite de oliva, pescados, palta, frutos secos, y no tanta carne roja, embutidos y procesados) Por eso te insisto en que te asesores porque si se aumenta el consumo de grasas sin prestar atención a la calidad, como sería sumar grasas saturadas e hidrogenadas o trans, trae acompañado un aumento de niveles de colesterol, tanto total como el malo, y de los triglicéridos.Esta dieta bien asesorado y con seguimiento funciona pero si no estás preparado para dejar de consumir pan, frutas, verduras, cereales y azúcar por un tiempo, no te la recomiendo.

5- 21 días:  Estas dietas se presentan como: desafío saludable, reto saludable, 21 días sin harinas, 21 dias sin azúcar, las que te venden con los polvitos mágicos, no importa lo que prediquen tienen el 21 adelante.

Pero que es el 21 ¿un número mágico?. No sería tanto así, pero como toda información depende del interlocutor como la use y adopte para su beneficio. El 21 nace de la consigna de que para poder modificar un hábito se necesitan 21 días para poder instalar el cambio y mantenerlo.

El problema con estas dietas es que tienen fecha de término. Hacer un reto que tiene un tiempo de inicio y fin para bajar un número específico de kilos, sumado a tener una lista de alimentos prohibidos que si los comes causan culpa; llevan a una mala relación con la comida. Eliminar alimentos por completo y que sea para siempre, no es sostenible en el tiempo.

Los retos que son a todo nada porque de un día al otro la persona pasa a incluir frutas y vegetales en grandes cantidades, se eliminan por completo las comidas refinadas, fritos harinas y azúcar; generará que aumente la ansiedad en la persona, se abrume, pase hambre, compare con el otro compañero de “reto” y se sienta fracasado por no cumplirlos con éxito.

Me gustaría que presten especial atención a quiénes son las personasque las hacen: ¿son profesionales que toman como puntapié 21 días porque es un periodo no tan extenso en el tiempo?, ¿planean hacer seguimiento posterior? ¿son personas "X"en redes sociales? Si se plantea una meta a corto plazo, debe estar asesorado por un nutricionista que dé una guía de acuerdo con sus requerimientos, y no dietas genéricas, porque a algunos sí les podría funcionar, pero a otros no.

Por último hay que tener especial cuidado con dos grupos de personas para este tipo de dietas: los adolescentes ya que son en estas edades donde se puede empezar a evidenciar los primeros pasos hacia una alimentación restrictiva, por ser como alguien que admiran o por comentarios negativos y fuera de lugar en el núcleo familiar o escolar sobre el peso de la persona.

Por otro lado aquellas personas que llevan años con sobrepeso u obesidad, porque desean bajar muchos kilos en un corto tiempo y a cualquier precio, sin importar lo que sea necesario hacer. Lo que se conoce desde la psicología como el pensamiento mágico, y que va a existir algo que me va a hacer perder los 30 kilos que subí en los últimos diez años, en menos de un mes.

Bajar de peso es un proceso. Quienes lo logran no son los más aplicados, sino los más constantes, y recuerden que lo más importante es cuidar tu salud, antes que solo un número en la balanza.

Conocé a nuestra columnista
Lorena Balerio
Lorena Balerio
Licenciada en Nutrición. Dicta charlas y talleres y promueve la alimentación real y saludable. Consultas personalizadas a domicilio y online

Podés seguirla y contactarla a través de su redes sociales Instagram y Facebook.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error