Realeza

Lady Di: diez cosas que se dicen sobre la princesa y no son exactas

A 24 años de su trágica muerte, Lady Di es una mujer de leyenda, pero sobre ella se han repetido muchas cosas que sencillamente no corresponden con la realidad

Lady Di, Diana, princesa de Gales
Lady Di. Foto: Archivo El País

El 31 de agosto se cumplieron 24 años de la muerte de Diana de Gales en un accidente automovilístico en París. Diana era, al momento de su muerte, una mujer sumamente mediática y popular, exesposa del heredero al trono de Inglaterra y madre del futuro rey.

Diana había sido muy abierta acerca de sus problemas para lidiar con la vida en la familia real, sus desórdenes alimenticios y hasta sus propias infidelidades y, sin embargo, la gente seguía cada uno de sus movimientos, y, en su mayoría, la adoraba.

Su trágica muerte no hizo sino engrandecer la leyenda que se tejió a su alrededor. La historia de Lady Diana es, en consecuencia, tan conocida, y ha sido repetida tantas veces, que ya damos por hecho algunos datos que hemos leído una y otra vez, pero que, sorprendentemente, no son ciertos.

Diana es un personaje tan popular en la cultura moderna, que cada aspecto de su imagen y de su personalidad han sido analizados hasta el cansancio, pero al revisar algunas afirmaciones frecuentes sobre ella, podemos descubrir que si bien no son totalmente falsas, si constituyen --como dijo el que dijo-- una "versión" de la verdad.

1) No era realmente la princesa Diana

Aunque el público y la prensa se han referido a ella siempre como "la princesa Diana" , nunca lo fue oficialmente. Esto se debe a que solamente una princesa de sangre puede ostentar su título antecediendo a su nombre.

Las princesas por matrimonio deben llevar el nombre de su esposo con el título, es decir, Diana debió haber sido llamada "la princesa Carlos" .

El título oficial de Diana cuando estuvo casada con el príncipe Carlos fue: "Su alteza real, la princesa de Gales"; después del divorcio, perdió el "alteza real" para quedar solamente como "Diana, princesa de Gales".

2) No era tímida

Cuando, a los 19 años fue presentada ante el público y la prensa como la novia del príncipe Carlos, la prensa rápidamente la bautizó como "shy Di" (la tímida Di).

Sin embargo, uno de los secretarios de prensa de la reina Isabel, Dickie Arbiter, dijo a "Vogue" que Diana no era en absoluto tímida y que si bajaba la cabeza era por su estatura, pues era más alta que la mayoría de las personas que la rodeaban. Su hermano Charles, el conde de Spencer, también dijo a la revista "People", Diana "nunca fue tímida".

3) Su apodo no era "Di"

El conde de Spencer también señaló que nadie llamó nunca "Di" a Diana hasta que la prensa la bautizó así. Su verdadero apodo familiar, desde que era muy joven, era "Duch", por "duchess" (duquesa), pues sus hermanos decían que desde que era niña se comportaba como tal.

4) No fue la primera "princesa del pueblo"

Alguien tuvo ese título antes que ella: la también princesa de Gales, Caroline de Brunswick, esposa del rey Jorge IV. Ella fue muy querida por los ingleses mientras que su esposo no lo fue tanto. Es más, se puede decir que la gente la quería precisamente porque su esposo no solo no le tenía ningún respeto, sino que, además, la maltrataba frecuentemente, lo que ocurrió desde el inicio de su matrimonio. Claramente, se trata de una historia muy paralela a la de Diana y Carlos.

5) No era "como tú y yo"

Diana era "lady" antes de casarse con Carlos, pero éste no es un título oficial, por lo que pudo decirse que era "plebeya" al momento de su matrimonio. Sin embargo, sí pertenecía a una familia aristocrática de mucho abolengo. No solamente era pariente lejana de su marido, sino también de su cuñada Sarah, duquesa de York, exesposa del príncipe Andrés.

El padre de Diana, John Spencer, fue el octavo conde de Spencer; mientras que su hermano, Charles, es el noveno.

6) No siempre fue 100% honesta

La claridad de Diana al hablar sobre sus propias infidelidades, sus problemas con la bulimia y aún sus intentos de suicidio, le ganaron la reputación de poseer una honestidad a prueba de balas, pero de hecho no era tanto así. Se sabía que Diana cambiaba las versiones de cosas que habían sucedido y las hacía peores o mejores, según lo que más le conviniera en el momento.

Su biógrafa, Sally Bedell Smith , escribió que, muchas veces, sus amigos toleraban y tapaban sus mentiras y exageraciones y hacían excusas por ella. "Ella estaba bajo mucha presión", explicó uno de sus amigos cercanos a Smith.

7) No siempre huía de los paparazzi

Mientras que las circunstancias de su muerte nos hacen recordar a una Diana que huía constantemente de los fotógrafos, su verdadera relación con ellos tenía más matices.

Se sabía que Diana incluso posaba -- o aun convocaba-- a los paparazzi cuando así convenía a sus intereses. Por ejemplo, se ha rumorado frecuentemente que en el último verano de su vida, fue ella misma quien alertó a la prensa que se iría de vacaciones con su entonces novio, Dodi Al Fayed, para provocar los celos del doctor Hasnat Khan, quien era su verdadero amor y con quien había recientemente terminado una relación de dos años.

8) Muy probablemente no esperaba que Carlos fuera fiel

Aunque seguramente Diana quería que Carlos le fuera fiel, es poco probable que esperara que lo fuera. Las "amantes reales" han sido una especie de "tradición" en Inglaterra desde la era medieval, de acuerdo con la BBC, y, por otra parte, Diana sabía que había existido una relación entre su entonces futuro esposo y Camilla Parker Bowles --aun cuando ella estaba casada-- en el momento de su matrimonio. Ella misma reveló que el día de su boda estuvo buscando a Camilla entre los invitados para espiar sus reacciones.

9) No era más alta que Carlos

En muchas fotografías "oficiales" el príncipe Carlos parece más alto que Diana, por ejemplo, en la foto oficial de su compromiso; mientras que en otras imágenes no posadas, pareciera que Diana rebasaba la estatura de Carlos por bastantes centímetros. La verdad de las cosas es que ambos eran de la misma estatura, pero al ponerse zapatos de tacón, Diana parecía ser más alta que su esposo.

10) Sus hijos no eligieron caminar detrás de su ataúd

Al respecto de si los príncipes William y Harry "eligieron" caminar tras del ataúd de su madre Diana en su funeral, su tío el conde de Spencer, aseguró "sencillamente no es verdad", de acuerdo con la BBC.

Y en una entrevista con "Newsweek", Harry parece corroborarlo, pues dijo: "Mi madre acababa de morir y yo tenía que caminar un largo trecho tras su ataúd rodeado de miles de personas observándome y millones más viéndome por televisión. No creo que deba pedírsele eso a un niño bajo ninguna circunstancia. No creo que sucediera hoy en día".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados