Publicidad

¿Cómo los diferentes tipos de luz afectan a la piel?

Compartir esta noticia
mujer, espejo, piel, cuidado

CUIDADOS CON LA PIEL

La luz azul es, por sus características, la que penetra más profundamente en las capas cutáneas que los rayos UV.

Diariamente nuestra piel está expuesta a un amplio espectro de luces, desde la solar hasta la artificial y por eso, la importancia de saber elegir un buen protector solar.

De este producto y de saber que se debe utilizar a diario y no solo cuando estamos en un lugar soleado depende que minimicemos al máximo el daño celular causado por la radiación del sol.

La luz azul, por ejemplo, es una de las más frecuentes y según estudios es la responsable del 25 porciento del daño causado por el sol.

¿Cuál es la luz azul?

La luz azul o también conocida como luz azul-violeta es, quizás, la más desconocida a pesar de estar presente en gran cantidad de luz diaria.
Este tipo de luz, cargada de energía, es un componente presente y necesario en la luz visible y, por lo tanto, en las pantallas que usamos a diario.

luz azul
Foto: Freepik

Por sus características penetra aún más profundamente en las capas cutáneas que los rayos UV generando estrés oxidativo y alterando las células desde la primera hora de exposición.

Esto se traduce en una "aceleración del envejecimiento de la piel", tal y como explica el responsable científico de Eau Thermale Avène, Daniel Redoules, así como la aparición de daños visibles, arrugas y manchas, y la posibilidad de una hiperpigmentación más intensa y duradera. En otras palabras, la luz azul potencia los efectos dañinos de los rayos UVA. 

¿Cómo proteger la piel del sol adecuadamente?

Según datos extraídos de un estudio realizado por Eau Thermale Avène para conocer los hábitos de protección solar de los consumidores, el 21 por ciento de las personas todavía creen que las nubes protegen de los rayos del sol.

En este sentido, la dermatóloga y directora médica, Ariadna Ortiz Brugués, desmitifica esta creencia comparando las nubes con lo que sucede con las ventanas (por las que también se cuelan los rayos UV).

Ortiz hace hincapié en la necesidad de "protegerse cuando se está fuera, pero también dentro", así como recordando la "necesidad" de aplicar el protector cada dos horas y de no reutilizar "nunca" el mismo producto de protección solar de un año para otro.

Así puede elegir mejor su protector solar

A la hora de elegir el producto de protección solar diaria más eficaz para la piel, lo más recomendable es ir a la farmacia y preguntar por un fotoprotector de muy amplio espectro, que actúe protegiendo desde los rayos UVB, hasta la luz azul visible de alta energía (HEV).

Se recomienda aplicar, como mínimo y diariamente, un protector con SPF 30. En las pieles claras, con pecas o manchas, bebés, niños y embarazadas, es preferible utilizar siempre SPF 50 o SPF 50+, incluso en climas fríos. Además, en épocas de alta exposición, como unas vacaciones en la playa, lo recomendable es usar SPF 50+, sin importar el color de la piel. 

chica pasandose protector solar
Foto: Shutterstock

Recomendaciones para el uso del bloqueador solar

Es importante aplicar el protector solar 10 minutos antes de exponerse al sol y reaplicar cada dos horas, o antes, si nos bañamos, sudamos en exceso o hay fricción con la toalla. La recomendación es utilizar 2 miligramos de producto por cada centímetro cuadrado de piel, lo que significa ser bastante generosos con la crema.

Para el rostro, se toma como referencia esta medida: dos líneas extendidas en dos dedos. En cuanto al cuerpo, se debe usar aproximadamente 30 ml para toda la piel. Si se emplea fotoprotección en spray o bruma, serán necesarias al menos 12 pulverizaciones en cada zona del cuerpo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

envejecimientoGDApiel

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad