Con los hijos

Guardia Pediátrica: Consejos para el tratamiento de los piojos

Alicia Fernández, nuestra pediatra de cabecera, nos comparte medidas, consejos y tratamientos para tratar la pediculosis en los más pequeños de la casa.

Piojos. Foto: Google.

En esta columna decidimos abordar un problema frecuente para los niños y sus padres: los llamados piojos, pequeños insectos que no reconocen barreras geográficas, socioeconómicas ni culturales.

Hoy nos referiremos a la infestación más frecuente en los niños, la del cuero cabelludo. Creemos importante aunque todos conocen a estos pequeños, difíciles de ver y fastidiosos insectos, conocer algo más sobre como viven, nos permitirá actuar para eliminarlos y también para prevenir el contagio.

En primer lugar, son hematófagos: es decir se alimentan de sangre, para lo que primero raspan el cuero cabelludo y luego lo atraviesan con diferentes estructuras y acceden a su alimento, tomando aproximadamente 1 cc o ml diariamente. Si bien son volúmenes insignificantes, hemos visto en alguna oportunidad excepcional, en infestaciones masivas y prolongadas en el tiempo, anemia por esta causa.

La irritación por la saliva del piojo es lo que provoca enrojecimiento del cuero cabelludo, la región detrás de las orejas y la nuca. La picazón que es el síntoma más frecuente puede demorar en aparecer varias semanas, aunque haya piojos adultos. No debemos ir a buscarlos cuando hay picazón, debemos buscarlos antes de que está aparezca.

Los piojos se adhieren por contacto directo al pelo de los niños en forma de huevos (liendres) que no son fáciles de quitar y que en su evolución se transformaran en piojos adultos, los que no saltan ni vuelan, caminan.

La forma más frecuente de contagio es la directa, cabeza a cabeza, pero también y muy frecuentemente llegan en forma indirecta a través de objetos utilizados como peines, cepillos, gomitas, vinchas, gorras, bufandas, auriculares, entre otros. También pueden hacerlo a través de objetos que están en las casas que tienen piojos vivos como sillones, apoyacabezas, alfombras, colchones, muñecos de peluche, areneros o piscinas. Los piojos se adaptan a estar fuera de su hábitat natural donde pueden vivir un tiempo.

Tienen preferencia por el entorno cálido que proporciona el pelo largo, sobre todo en la zona de la nuca y detrás de las orejas.

Es importante que los niños no sean discriminados por tener piojos: está en los padres y cuidadores tomar las medidas de prevención para evitar que si nuestros hijos adquirieron un piojo adulto, este quede en el pelo y ponga huevos (liendres) que continuarán el ciclo, una y otra vez.

Eliminar los piojos no es una tarea sencilla, requiere tiempo, dedicación, paciencia y la colaboración de los educadores al detectar un niño con piojos en el ámbito escolar. Esto no deja de lado el rol esencial que tienen las familias para diagnosticar que sus hijos o nietos tienen estos bichitos.

Las estrategias para prevenirlos y controlarlos han sido múltiples y de las más variadas a lo largo del tiempo, apelando desde tratamientos naturales hasta productos químicos diversos. Sin embargo, nada supera a la efectividad de la revisión sistemática de la cabeza de los niños y el uso de peines finos que además es inocua

Medidas generales recomendadas

* mantener el pelo corto o recogerlo con una cola;

* luego del lavado de la cabeza y con el pelo mojado, pasar el peine fino por pequeños sectores hasta revisar completamente la cabeza. Recuerden luego de cada pasada limpiar con una toalla de papel el peine para ver si hay piojos vivos y liendres;

* mantener las uñas limpias y cortas para evitar se lastimen al rascarse lo que los niños hacen con frecuencia e intensidad;

* es importante que los peines que utilizamos para peinarlos (recomendaciones también en las peluquerías) sean de uso exclusivo de ellos y cada 2 o 3 días ponerlos en agua a 60ºC durante diez minutos por si hay piojos que no vemos para que mueran;

* si se realiza un tratamiento con algún producto, es esencial lavar con agua caliente la ropa de cama y otros implementos como gorros y bufandas porque pueden quedar vivos en los mismos, además de aspirar colchón, alfombras, etc.

Consejos importantes

• Nunca deben utilizarse medicamentos de uso animal en humanos

• Siempre es importante consultar al pediatra antes de comprar un producto

• Los medicamentos contra los piojos deben ser usados cuando hay piojos vivos y es fundamental seguir las instrucciones que aparecen en el envase. Los productos deben ser aplicados por un adulto y nunca dejarlo al alcance de los niños; es importante enjuagar la cabeza y quitar el medicamento en la pileta usando agua tibia y no bañar al niño para sacarlo en la ducha o en el bañito.

• Si te queda alguna duda o no te han dado resultados los tratamientos contra la pediculosis que has probado hasta el momento, consulta con el médico de tu hijo para que te asesore.

Tratamientos

Simplemente y a título informativo, mencionamos algunos tratamientos que se utilizan, recordando que siempre será el pediatra tratante el que recomiende el que le parece más adecuado

Permetrina
, es un insecticida que actúa sobre el piojo y tiene poco efecto secundario en los seres humanos. Se usa directamente en la concentración al 1% aplicándose sobre el cuero cabelludo seco, se deja actuar un mínimo de 6 horas y luego se enjuaga con champú y agua tibia pasando posteriormente el peine fino para quitar las liendres. Se recomienda aplicar una segunda dosis a la semana de la primera. Es importante que sepan este tratamiento puede no ser efectivo, se ha utilizado como primera línea durante mucho tiempo y los piojos se han hecho resistentes en grado variable.

Dimeticona, es un compuesto oleoso derivado de la silicona que actúa de manera física, asfixiando al piojo. Este mecanismo hace mucho mas difícil que el mismo se haga resistente. No tiene efectos nocivos para los seres humanos.

Ivermectina, es un pediculicida oral que se utiliza en única dosis que se repite a la semana.

Aire Caliente, es un dispositivo tipo ventilador que entrega un flujo continuo de aire caliente a nivel de las raíces del cabello. Su mecanismo de acción es el daño térmico tanto a las liendres y parásitos adultos. No es un secador de pelo de los que comúnmente usamos. Su principal desventaja es su elevado costo comparado con los demás tratamientos para pediculosis, y la capacitación que requiere quien lo aplica.

Todos estos tratamiento están disponibles, pero es importante insistir una vez más que prevenir es el mejor tratamiento y para ellos la revisación periódica de la cabeza y el pasaje de peine fino en forma adecuada es ideal.

Hay productos naturales que han sido recomendados reiteradamente para prevenir la infestación, que pueden ser utilizados aunque ninguno ha demostrado la efectividad del peine fino.

Nos vemos en la próxima

conocé a nuestra columnista
alicia fernández, pediatra,
Alicia Fernández
Médica pediátra
Coordinadora Área Programática de la Niñez
Dirección General de Salud

Podés seguir a nuestra pediatra de cabecera en Twitter como @AliFernandezUY

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados