INFORME

Sembrando, el programa que busca plantar una semilla de cultura emprendedora

La iniciativa que funciona en la órbita de Presidencia de la República busca dar asesoramiento a emprendedores para mejorar o desarrollar sus proyectos de negocios

Emprendedurismo. El programa apunta a desarrollar ideas de negocio en todo el país. (Foto: Shutterstock)
Emprendedurismo. El programa apunta a desarrollar ideas de negocio en todo el país. (Foto: Shutterstock)

Emprender un negocio, al igual que cultivar la tierra, es un proceso de largo aliento; requiere dedicación, foco, destrezas y capacidad de articular distintos factores para, al cabo de un tiempo, cosechar buenos resultados. Esa lógica acompaña a Sembrando, el nuevo programa de apoyo a emprendedores impulsado desde Presidencia de la República. El proyecto, que ya superó los 3.000 inscriptos, busca que las personas fortalezcan sus iniciativas a través de capacitación y espacios para compartir experiencias; creación y fomento de emprendimientos que generen ingresos; así como el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas en todo el país.

El aporte de los mentores es clave; 160 expertos (empresarios, profesionales y referentes del ámbito emprendedor) participan en forma voluntaria volcando su conocimiento, experiencia, contactos y tiempo.

El inicio de Sembrando se remonta a 2019 cuando la actual primera dama, Lorena Ponce de León, recorría el país junto a su esposo, el entonces candidato presidencial Luis Lacalle Pou, durante la campaña electoral.

«Cuando estudiamos, sea una carrera, oficio o tecnicatura, nos preparan para ir a buscar un trabajo, pero considero que además de eso tenemos que tener las habilidades y la posibilidad de darnos cuenta que con lo que estudiamos y nos capacitamos, o simplemente con la escuela de la calle, podemos montar nuestro propio emprendimiento», explicó la primera dama. «Loli» estudió la carrera de Técnico Forestal, la Escuela de Jardinería y después hizo un curso en Argentina que le demandó viajar todos los meses durante un año. Esa experiencia fue reveladora, dice. «Ahí entendí la importancia que tiene aprender a vender un producto o un servicio. Entonces, lo que nos falta a muchos uruguayos es eso, y muchas veces falta también en la educación y en el propio sistema: aprender a promocionar y saber cómo mostrar lo que tenemos para ofrecer».

Primera dama. Lorena Ponce de León tuvo la idea del programa durante las recorridas por el país junto en el marco de la campaña electoral.
Primera dama. Lorena Ponce de León tuvo la idea del programa durante las recorridas por el país junto en el marco de la campaña electoral. (Foto: Gentileza Sembrando)

Motor para crecer

Sembrando inició el lunes su segunda etapa con más de 100 mentorías individuales.

Una parte importante de los esfuerzos del programa están dirigidos al interior del país, adonde no siempre llegan las iniciativas de apoyo al emprendedor. De hecho, el 80% de las 140 organizaciones dedicadas al tema están en Montevideo. El centralismo provoca que algunos emprendedores del Interior no se vean como tales ni tengan margen para potenciar aún más su idea.

El programa busca ser un articulador entre quienes tienen una idea de negocio con instituciones públicas y privadas que promueven y apoyan proyectos.

A Macarena Delsa le interesa profundizar en herramientas de marketing para hacer más conocida su marca. Ella es maestra jardinera, pero inició en 2017 un emprendimiento de pastelería en Durazno, donde vive desde hace ocho años junto a su familia. La venta de pasteles para cumpleaños venía creciendo hasta que «de un día para otro» la pandemia de coronavirus sacudió su negocio. Fue entonces que descubrió la propuesta de Sembrando en redes sociales. «Lo vi como una oportunidad para arrancar de nuevo ofreciendo otras cosas. Cuando tenés un emprendimiento así no es solo saber hacer cosas ricas, es saber de marketing, publicidad, contabilidad», enumeró.

El programa le asignó a la consultora en marketing Rosario Sorondo, quien le dio motivación y nuevas ideas, como trabajar su presencia en Instagram y elaborar desayunos y propuestas más puntuales. Puso en práctica el consejo para el Día de la Madre y logró buenas ventas, comentó Delsa. A futuro, se plantea abrir un local y dar clases de pastelería para niños. Mientras tanto, se declara encantada con el programa. «Era el motor que me faltaba para largarme de nuevo, me había quedado trancada».

Marketing. Macarena Delsa puso en práctica los consejos de la experta en marketing Rosario Sorondo.
Marketing. Macarena Delsa puso en práctica los consejos de la experta en marketing Rosario Sorondo.

Sonia Santiestevan se enteró del programa hace un par de meses porque es «seguidora de ‘Loli’» en Instagram. Sin embargo, tenía bajas expectativas de que la contactaran; en el formulario fue sincera: explicó que en su proyecto todos tienen «ganas de trabajar pero no experiencia». Santiestevan integra un grupo de nueve personas (mujeres en su mayoría) que aspira a empezar una huerta orgánica en su pueblo, Minas de Corrales (Rivera). Los emprendedores pretenden unirse a otros productores de la zona y destinar la cosecha para el consumo familiar y la venta a terceros.

Las dudas iniciales de la emprendedora se despejaron rápidamente. «Me inscribí un viernes y el lunes de mañana me llamaron para agendar una entrevista», recordó. Su interlocutora es Virginia Cervieri, socia directora del estudio legal Cervieri, Monsuárez & Asociados.

Diálogo. Sonia Santiestevan tiene a la abogada Virginia Cervieri como su interlocutora.
Diálogo. Sonia Santiestevan tiene a la abogada Virginia Cervieri como su interlocutora.

Para el grupo, emprender es más que una opción. «Actualmente estamos sin trabajo. Como tenemos a alguien que nos da un pedacito de tierra para hacer una huerta, vamos a apostar a eso», detalló Santiestevan.

Oportunidades

La pandemia golpeó a la economía, pero también puede abrir ventanas de oportunidad. «Es un escenario de innegable dificultad, lo cual viene aparejado de instancias de oportunidad de negocio, como siempre sucede en las grandes crisis. La búsqueda de nichos cautivos y la necesidad de hacer eficientes los recursos finitos obligan al emprendedor a diseñar una adecuación inmediata», evaluó Andrea Bellolio, directora ejecutiva de Sembrando. Puso como ejemplo el aumento del e-commerce y la logística de distribución y comercialización como nuevas líneas de negocio.

Según Bellolio, esta coyuntura deja varias lecciones aprendidas: «la informalidad no es un buen aliado y siempre es preferible asumir el costo de la formalidad; la importancia de generar fondos de reserva como hábito, ya que siempre existirá una crisis global, regional o específica del rubro», y valorar alianzas estratégicas que se descubren en el nuevo escenario. «El emprendedor uruguayo se tuvo que poner lentes con mayor aumento del habitual e innovar para mantenerse en pie», reflexionó.

Andrea Bellolio, directora ejecutiva de Sembrando. (Foto: Gentileza Sembrando)
Andrea Bellolio, directora ejecutiva de Sembrando. (Foto: Gentileza Sembrando)

Mentorías

En Sembrando participan 160 expertos que dan mentoría en negocios a emprendedores. Según datos del programa (abril y mayo), el 59,2% de los emprendedores dijo que recibió un «enorme aporte» de su mentor mientras que al 36,5% le propusieron «alguna idea».

La historia de Magdalena Varela condice con la perseverancia que se requiere para emprender. Kinesióloga de profesión, tuvo que dejar de atender por la pandemia, así que decidió volcarse a las manualidades y artesanías, algo que le encanta.

Pensó en producir pantuflas con lana afieltrada, pero de inmediato se topó con varios obstáculos; no encontraba material de buena calidad ni variedad de colores, tampoco había hormas para el calzado ni una máquina adecuada. En ese punto, acudió a Sembrando para que la ayudaran a conseguir los insumos; el programa la contactó con Andrea Roth, directora del laboratorio Apiter y presidenta de la Unión de Exportadores, quien la orientó sobre proveedores locales y del exterior. «Se movieron como si fuera el emprendimiento de ellos», destacó Varela.

Como anécdota cuenta que compró la fieltradora en Australia con un 50% de descuento porque los vendedores quisieron tener un gesto con una uruguaya luego del trabajo humanitario que realizó la Cancillería con el crucero Greg Mortimer

Producción. Magdalena Varela recibió la orientación de la directora de Apiter, Andrea Roth.
Producción. Magdalena Varela recibió la orientación de la directora de Apiter, Andrea Roth.

Hoy, la marca «Pies calentitos» vende por Instagram, pero su creadora aclara que por el momento prefiere seguir con su producción artesanal.

A Alesia Buonomo participar de Sembrando le permitió descubrir soluciones a problemas que surgen al emprender y también inyectarse de entusiasmo. En eso tuvo mucho que ver su mentor, el empresario del agro Luis Pedro Olaso, resaltó Buonomo, que es abogada pero está emprendiendo con Dantonic, un proyecto de refrescos en polvo y agua tónica. «Luis siempre emprendió, entonces el entusiasmo que tiene y cómo ha sorteado los problemas es contagioso», dijo. De la experiencia rescató además el networking.

Resiliencia. Alesia Buonomo aprendió de la experiencia del empresario del agro Luis Pedro Olaso.
Resiliencia. Alesia Buonomo aprendió de la experiencia del empresario del agro Luis Pedro Olaso.

Consejos

Para los mentores, el programa también ha sido un camino de aprendizaje. Cecilia Aguirrezabala, directora ejecutiva de Rabbit, incubadora de proyectos de hardware, confiesa que se tuvo que «reacomodar» a ideas con un perfil distinto a las que suele trabajar en su empresa.

A través de Sembrando ha ayudado a emprendedores «bien distintos»: desde una diseñadora de Paysandú que desarrolla su marca de carteras y accesorios a una joven con un proyecto de telemedicina. Actualmente, está trabajando con el director de cine Martín Sastre en torno a una plataforma que vincula a artistas y mecenas. «Me pareció que era un proyecto bien distinto a lo que estoy acostumbrada a apoyar. No me siento muy cómoda, pero ese era parte del desafío», reveló. La posibilidad de generar un impacto positivo a través de la cultura, un rubro de negocio poco explorado, le resultó atractiva.

Su mensaje a los emprendedores apunta a conceptos básicos: «el mentor no tiene la verdad absoluta de nada», sino que su consejo es una guía. La orientación pasa muchas veces por ordenar las ideas que ya tienen los emprendedores (pueden sumarse aportes nuevos de los expertos, producto de su experiencia). Finalmente, el éxito no depende de opiniones personales sino del interés del mercado y la capacidad de venta que tenga el emprendedor.

A su vez, los mentores ven en Sembrando una oportunidad de aportar a la comunidad.

«Uno siente que llega un momento de la vida que tiene que empezar a dar cosas. Me gustó (la propuesta), me encanta el emprendedurismo», aseguró Alejandro Moreno, catedrático de Finanzas de Universidad ORT y director financiero de la empresa Armco.

En base a su experiencia profesional y académica, ha apoyado proyectos insertos en distintas realidades. «La palabra ‘finanzas’ lleva a que en realidad todo termina en plata», aunque a veces la problemática de un emprendedor no es la falta de recursos sino de mercado, dijo.

En el diálogo con los emprendedores siempre trata de incluir un trasfondo financiero: «Traten de cumplir sus sueños, pero sin cargarse de demasiados costos fijos que puedan significar una carga. Traten de avanzar, pero de a poco».

En plena siembra, el programa continuará durante todo el quinquenio para aumentar la cultura emprendedora. Eso no significa que prosperen todas las ideas, aclaró la primera dama. «Hay muchas personas que están preparadas para ir a pedir trabajo, pero no ven sus fortalezas para emprender. Queremos despertar ese interés en saber y entender que una idea puede llegar a ser viable para transformarse en un negocio, pero también ver que no todas las ideas son viables».

Programa en acción

En su primera etapa, comprendida entre el 1° de abril y el 31 de mayo, Sembrando registró 3.341 inscriptos, según reportó el programa. De la iniciativa han participado unos 160 expertos, quienes han impartido 2.546 horas. El relevamiento interno refleja que entre los emprendedores predominan las mujeres (63,5%) y que el promedio de edad general es de 45,3 años. Por otra parte, la participación se divide de forma equitativa entre Montevideo e interior del país (51% y 49%, respectivamente). Los departamentos del Interior con más presencia son Canelones, Maldonado, Salto, Paysandú y Colonia. En el análisis por rubro, gastronomía (17%) es el que más emprendimientos abarca dentro del programa, luego vienen estética (15%), artesanía (14%), carpintería e indumentaria (ambas con 9%).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados