ENTREVISTA

Emprendieron, triunfaron con PedidosYa y ahora buscan dejar su huella en startups

Ariel Burschtin y Álvaro García volvieron a emprender, esta vez, desde el rol de inversores y mentores con su nuevo proyecto, Orok Ventures

Ariel Burschtin y Álvaro García, cofundadores de Orok.
Ariel Burschtin y Álvaro García, cofundadores de Orok.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Hace casi un año, en enero, Ariel Burschtin y Álvaro García anunciaban su salida como CEO y CPO -respectivamente- de PedidosYa, la multinacional de delivery que habían fundado junto a Ruben Sosenke. Habían pasado 14 años desde aquel inicio como un proyecto final de carrera y la compañía había conquistado varios hitos; llegó a 15 países de América Latina, diversificó su negocio (además de comida se extendió a delivery de supermercado, farmacia y envíos) y empleaba a 4.500 personas. La empresa ya había atraído el interés y los fondos del grupo alemán Delivery Hero, que fue elevando su participación en PedidosYa -y en 2017 salió a la Bolsa de Frankfurt- mientras la compañía uruguaya se disparaba en personal y en número de órdenes.

«¿Qué vamos a hacer en esta nueva etapa?», se preguntaron Burschtin y García. Ambos intuían la respuesta, después de haber abordado esa interrogante con emprendedores que habían vendido su compañía o alcanzaron los objetivos trazados. «Nos encantaría tener el rol que vimos en nuestros inicios y en todas las etapas (de PedidosYa) cuando hablábamos con inversores, ese sombrero de challenge, de pensar más allá y fuera de la caja», explicó Burschtin.

El cambio se materializó en Orok Ventures, un fondo inversor interesado en empresas y startups de base tecnológica centradas en grandes tendencias, que hoy ya respalda a cinco compañías de forma directa.

El proyecto recoge las experiencias de Burschtin y García al desempeñar distintos roles a lo largo del camino de PedidosYa así como sus vínculos con el mundo inversor. Orok también es un vehículo para que ambos sigan conectados al ambiente tecnológico, al ecosistema emprendedor y a la posibilidad de aprender y enseñar. «Seguiremos con ese impulso, pero con otro ‘sombrero’. Sentimos que tenemos muchísimo para aportar. Además, se balancea con la vida que hoy queremos llevar adelante», reflexionó Burschtin. Aquí, un resumen de la charla con los empresarios sobre su nuevo proyecto, ahora como inversores.

-¿A dónde apuntan con Orok?

-Álvaro García (AG): El primer aporte que damos es conocimiento y el segundo, capital. Capital desde el punto de vista de que en algunas startups o emprendedores ingresamos como inversores ángel y en otros casos también hacemos de «puente». Como estratégicamente entramos como LP (limited partners) en distintos venture capitals tenemos toda esta red armada no solo por la trayectoria de PedidosYa, sino porque hoy de manera activa somos inversores y también es parte de nuestra oferta para emprendedores. Al hacer esos vínculos eventualmente alguno de estos venture capitals puede entrar en una de las startups que tenemos. Un tercer punto son las redes de contactos. Conocemos la industria de tecnología, entonces podemos asesorar, ayudar a atraer talento a las compañías o incluso vincular distintas empresas para que puedan intercambiar productos, estrategias o hacer alianzas. Eso, más allá de que estamos en varios boards de las compañías que invertimos. A su vez, aportamos al mundo de venture capital en algunos casos. Si bien no somos board members, nos pueden vincular con una compañía para charlar sobre un tema específico o desafío en estrategia, cultura, tecnología, marketing, producto o finanzas.

-Ariel Burschtin (AB): Creamos un vehículo propio, porque uno de los principales focos que tenemos con Orok son los venture capitals, entonces entramos como LP de fondos de capital de riesgo. En estos años generamos una red muy importante e interesante, y vemos que es una forma excelente para nosotros, porque entendemos del mundo tecnológico, nos gusta y estamos con ese «estómago» de tomar riesgos. Ya tenemos más de 13 inversiones en venture capitals. Son inversiones donde el típico perfil de inversor son fondos de pensión, universidades y founders de compañías. Tenemos muchas instancias con founders, emprendedores o C-levels, entonces, sentimos que aportamos valor y tenemos un riesgo bien distribuido y apalancado en fondos que ya tienen su estructura y track record.

-¿Qué inclina la balanza para que apoyen a una startup?

-AG: Una de las cosas que buscamos es vivir la emoción de crear una compañía. Te llena de energía esa adrenalina que fue la que sentimos en su momento. Buscamos fundadores de nivel extraordinario, que quieran crear una compañía gigante, que quieran cumplir su sueño y que apunten a crear empresas no como algo de moda, sí de tendencia. Una tendencia implica una compañía en el timing correcto, que se le dan las condiciones y que ante una problemática sea capaz de resolverlo a través de tecnología y con valor agregado. Es decir, vas a vender algo a un cliente que va a estar contento por pagarlo y así lo podrás retener. Esa es de las cosas que más tratamos de inculcar: buscar que a medida que ganás clientes sea como una bola de nieve para que puedas seguir creciendo y así crear compañías que sean sustentables y de largo plazo.

Ariel Burschtin y Álvaro García, cofundadores de Orok.
Ariel Burschtin y Álvaro García, cofundadores de Orok.

Orok Ventures apoya hoy a cinco startups, entre ellas, aparecen Vopero, Strike y Nilus

-¿Qué sectores les interesan como inversores?

-AG: Para nosotros también tiene que ver con diversificar y aprender a través de otros sectores. Fintech es un ejemplo. Estamos activos como inversores en una compañía de ese sector, que es el que está más hot ahora. Hay otra tendencia que es la economía circular y lo sustentable. Ahí tenemos a Vopero, que busca recircular prendas para venderlas de forma online ofreciendo un buen servicio. Tenemos el caso de Nilus, donde el otro cofundador de PedidosYa (Sosenke) está como jefe de Tecnología. Él se enamoró de la idea: erradicar el problema del hambre en América Latina y le va increíble.

-AB: También estamos en Strike, una compañía B2B (business to business) de ciberseguridad de la que además participamos del board, que nos fascina. Son lindas temáticas y todas tienen en común que queremos ayudar a esos founders. Eso también tiene que ver con el mindset y el seteo del principio: nosotros tuvimos unos primeros años complicados hasta que nos llegó la «llamada mágica» (N. de R.: cuando PedidosYa pasó a ser parte de Delivery Hero), porque hasta ahí veníamos dando todo y andábamos a 50 km/h y después de eso pasamos a 450 km/h. Así que intentamos que las startups arranquen a 450 km/h. ¿Por qué? Porque el founder que nos gusta apoyar es el que tiene la cabeza de crear compañías icónicas y que sentimos que lo quiere desde su interior, porque le apasiona lo que está creando. Entonces, lo desafiamos y hacemos que pase de 0 a 100 no en cuatro años sino en de seis a nueve meses. Le explicamos por qué, cómo y lo ayudamos en el proceso.

"Efectos secundarios"

Burschtin y García coinciden en que el clima emprendedor en Uruguay y la región se ha desarrollado y fortalecido creando exponentes notables como Globant, dLocal, Mercado Libre y PedidosYa, entre otros. «Cada caso de éxito genera efectos secundarios», afirmó Burschtin, en el sentido de que más personas se atreven a emprender, más inversores están dispuestos a apoyar proyectos y las redes se vuelven más amplias.

Como inversores su criterio es selectivo y no rinde cuentas a terceros respecto a los acuerdos que concretan. «Vamos entrando, puede ser una (inversión) en el año, ninguna o cinco que nos flecharon la cabeza», aclaró Burschtin. «Es un trabajo bastante artesanal el que terminamos haciendo», acotó García.

-¿Qué aspectos de su experiencia como emprendedores les son útiles a la hora de elegir una startup como inversión?

-AB: Lo más importante es que vas desarrollando el olfato. Obviamente, hay varios checks y cada uno tiene su librito. Siempre hay una primera impresión; nos tienen que hacer sentir que el grupo de fundadores se complementa, que el nivel de ambición para desarrollar lo que plantean es enorme. Eso lo notás o no, te lo hacen sentir o no. No hay una fórmula, uno va con sus creencias. Después, está la experiencia, el track record, las referencias del equipo.

-AG: Otra cosa super importante es el mercado al que apuntan, el problema a resolver y la hipótesis de solución que plantean. A veces, porque tenemos mucha experiencia en negocios online B2C (business to consumer), si tenemos algún proyecto que es B2B podemos cotejar. Invitamos a personas a invertir que son líderes o referentes en esa temática y generamos networking. Pero tener una hipótesis y llevarla a la realidad, ir pivoteando todo el tiempo y aprender, es otra cualidad importante del emprendedor. Siempre digo: si me doy la cabeza contra la pared, me caigo, me levanto y así sucesivamente lo más rápido que pueda.

«Vendrán varios ‘unicornios’ en Uruguay»

-Uruguay tiene en dLocal un «unicornio», al alcanzar un valor de mercado de al menos US$ 1.000 millones. ¿Qué posibilidades ven de que otras empresas sigan esos pasos?

-AB: Muy buenas. Confiamos en que varias de estas oportunidades de las participamos u otras que se desarrollan desde Uruguay en los próximos años se convertirán en unicornios, como pasó con dLocal en forma directa. PedidosYa, con la IPO del holding alemán en 2017 pasó a ser parte del grupo, pero con independencia. Hoy como procesa más de US$ 3.000 millones al año también es un unicornio. Creemos que vendrán varios en Uruguay.

-AG: Cuando arrancamos estábamos en una etapa inicial de investment y capital semilla. Ahora es algo más consumado y, junto con la venida de personajes interesantes, creo que estamos en un momento único que hay que aprovechar. El talento uruguayo es excelente. En tecnología hablás de Uruguay y se entiende que vivís acá, pero que el mercado es el mundo. Incluso el teletrabajo en tecnología es una norma y también en las startups que participamos; arman equipos con esa cabeza. Son uruguayos con mentalidad de crear algo gigante sin límites de frontera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados