Publicidad

La economía británica creció dos trimestres consecutivos

Pero estos datos solo pueden brindar una comodidad limitada. Con un crecimiento de solo el 0,1 % entre enero y marzo, la economía británica sigue siendo lenta y un poco más pequeña que a fines de 2019, antes de la pandemia de coronavirus, destaca una crónica de New York Times.

Compartir esta noticia
Economía del Reino Unido
Economía del Reino Unido
Getty Images

The New York Times

La economía británica creció un 0,1% en los primeros tres meses del año con respecto al trimestre anterior, según la Oficina Nacional de Estadísticas, igualando el lento ritmo de crecimiento en el último trimestre del año pasado.

La débil expansión fue impulsada por la actividad en la construcción, así como por las ganancias en los servicios de información y comunicación, un grupo que incluye la programación y consultoría informática. Pero la mayoría de los demás sectores de la industria de servicios declinaron, incluidos hospedajes y la alimentación, la salud y la educación.

En algunos sectores una huelga afectó a la economía, ya que médicos, funcionarios, maestros y trabajadores ferroviarios se retiraron del trabajo para protestar por los bajos salarios y otras condiciones laborales.

La pequeña expansión ha cimentado las mejores perspectivas para la economía británica. A fines del año pasado, hubo temores de una recesión, pero desde entonces, los precios mayoristas del gas han caído sustancialmente y la economía ha ido mejor de lo esperado. En lugar de una recesión durante el invierno, Gran Bretaña registró dos trimestres consecutivos de crecimiento.

Ofrece algunas buenas noticias en medio de una profunda crisis del costo de vida, ya que los presupuestos familiares se han visto estirados por un año de inflación en o cerca de los dos dígitos. En marzo, la tasa de inflación anual fue de 10,1%.

Junto con la caída de los precios de la energía, las empresas y los hogares han mostrado cierta resistencia a las difíciles circunstancias económicas. En particular, los empleadores se han aferrado a los trabajadores después de que la contratación anterior resultó difícil, y trataron de encontrar otras formas de reducir costos a medida que aumentaban sus gastos.

Pero estos datos solo pueden brindar una comodidad limitada. Con un crecimiento de solo el 0,1 %, la economía británica sigue siendo lenta y un poco más pequeña que a fines de 2019, antes de la pandemia de coronavirus.

Las cifras recientes muestran que Gran Bretaña se encuentra en “un período prácticamente sin crecimiento”, dijo David Bharier, jefe de investigación de las Cámaras de Comercio británicas, en un comunicado. “Los problemas centrales que afectan a las empresas británicas, como la inflación sin precedentes, los impactos en los precios de la energía y la estrechez récord en el mercado laboral, no han desaparecido”.

El crecimiento débil no es exclusivo de Gran Bretaña. El resto de Europa también se está recuperando de la guerra en Ucrania, el impacto en los precios de la energía y el aumento de los precios de los alimentos. La economía de la eurozona también creció solo un 0,1% en el primer trimestre de este año.

Si bien los datos del producto interno bruto brindan una descripción general útil del desempeño de la economía en su conjunto, enmascaran las diferentes experiencias de los hogares y las empresas. Un largo período de crecimiento mediocre y alta inflación no se ha sentido por igual en Gran Bretaña.

El 20% más pobre de los hogares ha visto una caída del 20% en su nivel de vida en comparación con los niveles previos a la pandemia, lo que significa que están peor en unas 4000 libras (5000 dólares) al año, según el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social. En comparación, la quinta parte más rica ha experimentado solo una disminución del 5% en su nivel de vida.

Aunque la perspectiva económica de Gran Bretaña ha mejorado, apenas es brillante.

El pasado jueves, el Banco de Inglaterra dijo que esperaba que la economía se estancara esencialmente durante la primera mitad de este año antes de crecer de manera más sustancial a partir del verano. En el trimestre actual, la huelga y el día festivo adicional por la coronación del rey Carlos III pesarán en los datos del PIB. Para 2023, el país promediará un crecimiento de 0,25%, pronosticó el banco, ya que el impacto de 12 aumentos consecutivos de las tasas de interés se siente en toda la economía. El crecimiento solo aumentará a 0,75% para 2024 y 2025, pronosticó el banco.

A medida que avanza el año, los hogares británicos deberían beneficiarse de precios de energía al por mayor más bajos, lo que comenzará a reducir el costo de las facturas de energía. Pero no se espera que haya mucho alivio por los altos precios de los alimentos. En marzo, la inflación de alimentos estuvo cerca del 20%, la más alta en más de 45 años. La pasada semana, el banco central dijo que no había expectativas de que los precios de los alimentos cayeran en el corto plazo, solo que la tasa de inflación se desaceleraría, e incluso entonces sería a un ritmo más gradual de lo esperado anteriormente.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad