Publicidad

La debilitada economía alemana se desliza hacia una recesión

La Comisión Europea pronostica que Alemania será el miembro más débil del bloque en términos de crecimiento económico este año, con un aumento de solo el 0,2%.

Compartir esta noticia
Alemania
.
.

La producción económica de Alemania en los primeros tres meses del año se contrajo un 0,3% con respecto al trimestre anterior, según la oficina de estadísticas del país, lo que llevó a la economía a una recesión.

El resultado es un revés para Alemania, que hasta ahora había desafiado las predicciones de que la invasión rusa de Ucrania a gran escala y la desvinculación de los combustibles fósiles rusos que impulsaron la economía alemana, llevarían al país a dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, según la más común definición de recesión. Pero la economía se debilitó a finales de 2022, contrayéndose un 0,5%. Este año, la inflación obstinadamente alta hizo que los consumidores redujeran el consumo, lo que provocó una caída del gasto del 1,2% en los primeros tres meses del año.

“La renuencia de los hogares a comprar fue evidente en una variedad de áreas”, dijo la oficina de estadísticas. “Los hogares gastaron menos en alimentos y bebidas, ropa y calzado, y en muebles”. También compraron menos autos eléctricos, ya que se redujeron los incentivos gubernamentales. Y las exportaciones, un gran impulsor de la economía, han bajado.

Alemania es la economía más grande de Europa y su salud afecta directamente la salud de los 20 miembros de la eurozona y la Unión Europea en general, la tercera economía más grande del mundo, después de Estados Unidos y China, en términos de producción y poder adquisitivo, según el Banco Mundial.

Las estimaciones iniciales predijeron que la economía alemana se mantendría plana en el primer trimestre, pero la última actualización reflejó completamente datos adicionales, incluida una caída del 3,4% en la producción industrial en marzo en comparación con el mes anterior, impulsada por caídas en las exportaciones y la industria automotriz. .

El crecimiento económico de Alemania depende en gran medida de las exportaciones, especialmente a China, donde Volkswagen ha sido el fabricante de automóviles dominante durante años. Pero un aumento reciente en la popularidad de los vehículos eléctricos fabricados en China entre los clientes de Asia, hizo que Volkswagen informara una caída del 15% en las ventas en China en los primeros tres meses del año.

En general, las exportaciones en marzo cayeron un 5,2% respecto al mes anterior, según estadísticas gubernamentales.

Las empresas industriales alemanas se vieron obligadas a reducir la producción a finales del año pasado debido a los precios de la energía que alcanzaron niveles récord, impulsados por la necesidad de Alemania de comprar más gas natural licuado o GNL, que es más caro que el gas ruso entregado por gasoducto.

En paralelo, la inflación sigue siendo alta en Alemania, del 7,6 % en abril, y el Banco Central Europeo ha indicado que puede seguir aumentando los tipos de interés para ayudar a acercar la tasa de subida de precios a su objetivo del 2 %.

Al mismo tiempo, los sindicatos han estado luchando contra los empleadores por salarios más altos para mantenerse al día con el aumento de los precios. Los acuerdos alcanzados en sectores clave, incluidos los trabajadores industriales y de servicios, ayudaron a impulsar los aumentos salariales un 6,3 % en los primeros tres meses de 2023.

Aun así, los economistas enfatizaron lo duro que la espiral de precios estaba golpeando a aquellos con los ingresos más bajos en Alemania. “En muchos casos, las personas con salarios e ingresos bajos necesitarán al menos otros cinco años antes de que el poder adquisitivo de sus salarios y, por lo tanto, su nivel de vida, vuelva a los niveles anteriores a la crisis”, dijo Marcel Fratzscher, presidente del Instituto Alemán de Investigación Económica.

Lo que es peor, no hay una fuerte recuperación a la vista. La Comisión Europea pronostica que Alemania será el miembro más débil del bloque en términos de crecimiento económico este año, con un aumento de solo el 0,2%.

Algunos analistas están de acuerdo con esa estimación. "De cara al futuro, dudamos que el producto interno bruto siga cayendo en los próximos trimestres, pero tampoco vemos una recuperación fuerte", dijo Claus Vistesen, economista jefe para la eurozona en Pantheon Macroeconomics.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad