Publicidad

El dilema que afrontan los bancos centrales: cómo actuar para controlar la inflación y evitar un aterrizaje brusco

Los beneficios empresariales en EE.UU. pueden haber alcanzado ya su máximo del ciclo; sin ese viento de cola y con el retraso de la caída de los tipos, las perspectivas de subidas adicionales parecen limitadas.

Compartir esta noticia
.
Getty Images

A principios de este año, afirmábamos que los inversores aún no estaban fuera de peligro en lo que respecta al riesgo económico o de los mercados financieros. Unos meses después, la probabilidad de un aterrizaje suave en la mayoría de las jurisdicciones ha aumentado. Los bancos centrales como la Reserva Federal (Fed) se enfrentan ahora a un dilema: si recortan demasiado pronto, la inflación podría estabilizarse en un nivel superior al deseado; una política demasiado restrictiva, por otra parte, podría recargar aún más la actividad económica, aumentando la probabilidad de un aterrizaje brusco.

En un nuevo giro, la probable senda política tras un escenario de aterrizaje suave podría aumentar las probabilidades de una contracción más feroz, impulsada por los tipos, más adelante. Y como demuestra la divergencia de este año entre la deuda soberana y la renta variable mundial, lo que ya está descontado debería ser una consideración esencial a la hora de tratar de obtener un exceso de rentabilidad a corto y medio plazo.

Con trayectorias económicas —y por tanto políticas— divergentes, es importante preguntarse no sólo qué clases de activos priorizar, sino también dónde. Siguiendo la tendencia de 2023, EE.UU., en nuestra opinión, sigue siendo el mejor de su clase en términos de crecimiento económico. El consumo se ha mantenido fuerte a medida que el crecimiento de los salarios reales —gracias al descenso de la inflación— ha tomado el testigo del exceso de ahorro de la era de la pandemia.

En Europa están apareciendo indicios de que el periodo de pronunciada debilidad económica puede estar cambiando. Los nuevos pedidos en las principales regiones están superando a las existencias, y las exportaciones alemanas han repuntado. La economía de la eurozona podría recibir pronto una ayuda en forma de bajada de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE). Esto es posible gracias a un descenso considerable de la inflación, aunque en parte se deba a la debilidad del consumo.

La inflación está en retroceso en casi todas las grandes jurisdicciones, lo que significa que casi con toda seguridad hemos alcanzado los tipos de interés máximos en este ciclo político. A pesar de los avances, a muchos países les resultará más difícil pasar de los niveles actuales a sus objetivos de inflación de lo que fue salir de los máximos del ciclo.

En cualquier ciclo, los tipos de interés sirven tanto de barómetro como de instrumento para calibrar la salud económica. Al retrasarse el inicio de los recortes de tipos, la opinión de consenso de que los rendimientos soberanos bajarían inevitablemente se ha venido abajo. Esto se debe principalmente a la resistencia de Estados Unidos. En consecuencia, en Janus Henderson tenemos una opinión neutral hacia los bonos soberanos mundiales y una inclinación negativa hacia los bonos del Tesoro estadounidense.

La zona del euro y el Reino Unido se enfrentan a las perspectivas contradictorias de mantener los tipos en niveles restrictivos debido a la inflación impulsada por los salarios y de bajarlos para compensar la atonía del crecimiento. Si la inflación sigue bajando y la recuperación cíclica prevista resulta lenta, es probable que la eurozona se sitúe en primera posición para una bajada de tipos entre las economías avanzadas. Por ello, mantenemos una postura neutral hacia los mercados soberanos de la región.

.
.

Renta variable: resultados dispersos

No nos cabe duda de que muchos valores estadounidenses de gran capitalización apalancados en temas seculares como la inteligencia artificial (IA) son capaces de componer beneficios durante un periodo prolongado. Sin embargo, en conjunto, los beneficios empresariales en EE.UU. pueden haber alcanzado ya su máximo del ciclo. Sin ese viento de cola y con el retraso de la caída de los tipos, especialmente beneficiosa para las valoraciones de los valores de crecimiento, las perspectivas de subidas adicionales parecen limitadas. Por otra parte, un ciclo ampliado debería beneficiar a los títulos de valor con una orientación más cíclica, ya que su recorrido de beneficios se prolonga.

Las recientes afirmaciones de que los principales bancos centrales tienen la intención de recortar los tipos durante el resto del año, a pesar de una inflación por encima del objetivo y unas previsiones de crecimiento aún sólidas, son un buen augurio para las empresas más pequeñas.

Sin embargo, un descenso de los costos de financiación en un contexto de recuperación económica podría traducirse en una mejora de los beneficios. Además, las valoraciones de las empresas de pequeña capitalización parecen menos exigentes que las de las grandes. Existe un riesgo de aplicación significativo en este espacio, dado que la proporción de empresas no rentables en el índice de referencia de pequeña capitalización ha alcanzado un 40% más alto de lo habitual, lo que hace que la selección de valores sea primordial. Las empresas de mediana capitalización son igualmente prometedoras y, en general, presentan mejores fundamentos debido a su menor carga de deuda.

- Oliver Blackburn es Gestor de carteras en el equipo de Multiactivos de Janus Henderson Investors.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad