Publicidad

Año nuevo, gobierno nuevo en Brasil

En un contexto donde no hay lugar para que la política fiscal agregue demanda a la economía, es clave reconstruir el equilibrio fiscal.

Compartir esta noticia
Economía y Mercado - 2023-01-20T152049.577.jpg
El nuevo gobierno de Brasil
Getty Images

Samuel Pessôa (*) 

Lula inicia su tercer mandato. Con tantos años por delante del Ejecutivo nacional, debería ser más fácil para nosotros diseñar qué esperar de un gobierno del PT. Sin embargo, la gran crisis de 2014-2016 y el aprendizaje que hubo (o no hubo) dificultaron el pronóstico.

En esta columna, describiré los dos escenarios con los que he estado trabajando. Primero, sin embargo, vale la pena revisar el escenario internacional.

La economía estadounidense atraviesa un fuerte ciclo de aumento de las tasas de interés. Su tasa Selic, llamada Fed Funds (FF), oscila entre 4,25% y 4,5%. El ciclo debe continuar hasta aproximadamente el rango entre 5,5% y 5,75%.

La tasa terminal del ciclo de levantamiento de FF dependerá de lo que suceda con la inflación esperada de EE.UU., alrededor de abril o mayo. Si la inflación esperada a 12 meses cae a 3,5%, el rango entre 5,5% y 5,75% al final del ciclo de alzas garantizará tasas de interés reales de 2%.

Esta tasa real debería ser suficiente para producir una recesión severa, hasta el punto de elevar la tasa de desempleo entre 5,5% y 6%. A su vez, esta tasa de desempleo debería desinflar la economía y dar como resultado, en algún momento entre 2024 y 2025, una meta de inflación.

Por lo tanto, la economía estadounidense debería experimentar una recesión en 2023, probablemente hacia fines de año. Este proceso ya ha comenzado.

Desde hace seis trimestres, el ritmo de crecimiento de la inversión inmobiliaria es negativo. Las indicaciones para el cuarto trimestre de 2022 son que habrá otra fuerte caída de inversión inmobiliaria. Hay indicios de que fuertes desaceleraciones en este rubro de la demanda agregada anticipan las crisis económicas de la posguerra por un año o más. La recesión ya está contraída.

El mismo proceso de aumento de las tasas de interés ha ocurrido en varias economías del hemisferio norte, particularmente en Europa e incluso en Japón. En 2023, la economía mundial sufrirá una desaceleración muy fuerte, con la excepción de China, que debería mostrar un crecimiento más pronunciado a finales de año debido a la reapertura de la economía, consecuencia del fin de la política Covid-cero. Evidentemente, antes de eso, seguirá enfrentándose a oleadas de Covid durante algún tiempo.

Entonces, creo que el escenario internacional será fuertemente desinflacionario en 2023. Habrá presión desinflacionaria que ayudará al Banco Central a desinflar la economía brasileña.

La desaceleración de la economía mundial debería producir una caída en el precio de las materias primas en dólares. Todavía habrá otras dos fuerzas desinflacionarias: la menor actividad mundial y el retroceso de los términos de intercambio, reduciendo la ganancia de ingresos de la economía brasileña. Estas tres fuerzas desinflacionarias deberían compensar el posible —no seguro, ya que hay otros factores— debilitamiento del real.

En este contexto, analizaremos los dos escenarios domésticos. Giran en torno a la capacidad (o no) del ministro Fernando Haddad para hacer frente al desequilibrio fiscal. La clave más utilizada habitualmente en esta columna es el diagnóstico de que estamos viviendo un agudo conflicto distributivo desde 2015.

Este conflicto se da dentro del Presupuesto del Estado: quién paga impuestos y quién se beneficia de las políticas públicas.

El conflicto distributivo se agravó mucho con la decisión de Lula de aprobar un PEC que aumentará el gasto público en cerca de R$ 175 mil millones, de los cuales R$ 150 mil millones no tienen previsión de ingresos compensatorios y, por lo tanto, impactarán directamente en la deuda pública.

Para colmo, uno de los primeros actos del nuevo gobierno fue enviar una medida provisional (MP) manteniendo la exención de combustible por unos meses, medida electoral de Bolsonaro que debería haber sido revertida. El costo fiscal, según el plazo, ronda los R$ 40-R$ 50 mil millones.

En el escenario optimista, Haddad logra construir un equilibrio fiscal. La construcción debe tener tres elementos: la ejecución de menos de R$ 175 mil millones de espacio fiscal que fue creado por la reforma constitucional transitoria; aumento de la carga tributaria y reducción de subsidios fiscales y otros; y la definición de una regla fiscal que logre re-anclar las expectativas.

La ejecución más comedida del Presupuesto en 2023 se deriva de la necesidad de que la política fiscal sea contractiva o, en el mejor de los casos, neutral. Es decir, no hay lugar para que la política fiscal agregue demanda a la economía. El motivo es que la tasa de paro, en torno al 8%, es la más baja desde el primer trimestre de 2015, y está claramente por debajo de la tasa natural de desempleo, aquella tasa de desempleo que no acelera la inflación. Además, la inflación está por encima de la meta. Se necesita una política fiscal contractiva para ayudar al Banco Central a llevar la inflación al objetivo.

La caída de la inflación, por la desinflación de la economía internacional y la reducción de la actividad —y fruto de la política monetaria no neutralizada por la política fiscal—, abrirá espacio para la reducción de las tasas de interés y la convergencia de la inflación a la meta en 2024.

La construcción de un marco fiscal que otorgue previsibilidad y sostenibilidad a la trayectoria de la deuda pública, ayudará a evitar que el tipo de cambio se deprecie demasiado o incluso se aprecie y, por tanto, ayudará a la labor de desinflación del Banco Central.

Este es el escenario positivo. Hay un escenario negativo. El ministro Haddad es incapaz de producir una política fiscal contractiva en 2023. La expansión fiscal alimenta la inflación y empeora la dinámica de la deuda pública, ya que está claro que las tasas de interés altas serán más permanentes. Además, Haddad no logra construir un marco fiscal que dé visibilidad y sostenibilidad a la trayectoria de la deuda pública.

La dinámica disfuncional de la deuda pública presiona al tipo de cambio y, con ello, echa aún más leña al fuego inflacionario. Estaremos en medio de un círculo vicioso que nos llevará a una crisis fiscal en la segunda mitad de 2023. Esta no será tan grave como la de 2015/2016, pero será suficiente para evitar el inicio de un ciclo a la baja en la tasa Selic.

En ambos escenarios, el crecimiento en 2023 será cercano al 1%.

En el segundo, las mayores tasas de interés serán compensadas por una política fiscal más expansiva. El problema en el escenario negativo será el crecimiento en 2024, que se verá severamente obstaculizado, ya que el Banco Central mantendrá tasas de interés muy altas por mucho tiempo.

Estas son las apuestas en la columna para el próximo año.

(*) Investigador Asociado de FGV IBRE, artículo publicado en Cojuntura Económica.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad