Publicidad

"Todo está cargado de risotadas y tragedias"

Roberto Suárez, la magia detrás de la maquinaria de ficciones.

ROBERTO SUÁREZ

El actor, director, dramaturgo y cineasta repasa una vida dedicada a la actuación en general, mientras prepara lo que será su futura gran apuesta sobre los escenarios.

Ojos de madera es una película de apenas 65 minutos. "Si seguíamos cortándola se convertía en un corto", apunta Roberto Suárez. Comenzó a escribirla cuando tenía 25 años. "Por aquel entonces yo estaba muy enroscado con el tema del doble, un amigo psicólogo me acercó un texto de Freud, Lo ominoso, que hablaba del tema", recuerda. El trabajo analizaba un cuento fantástico de E.T.A. Hoffman, El hombre de arena. En ese entonces estaba leyendo el Pinocho de Carlo Collodi. Y el tercer ingrediente que desencadenó la fantasía del autor fue su propia experiencia. "Fui a un cumpleaños infantil de un sobrino y allí estaba un payaso en un rincón, tomando whisky, ya había actuado, pero era una imagen muy decadente. Todo ese combo me llevó a imaginar esa historia", comenta Suárez. El accidentado proceso de filmación llevó casi dos décadas. "En el transcurso murió gente relacionada con el elenco", apunta. Los tropiezos se fueron sucediendo uno tras otro al cabo de todo el rodaje. Sin embargo el trabajo de posproducción, montaje y edición fue el más largo de todo el proceso. "Todos los días cambiábamos algo", dice. Aunque ya se estrenó y tuvo buena crítica, Roberto aún no se anima a verla.

SUS COSAS.

Series. "Cada capítulo de una serie es como una película, algunas me resultaron fascinantes", confiesa Roberto Suárez. La serie Mindhunter y su secuela Mindhunter: Unabomber, ambas por Netflix,son el ejemplo del tipo de realizaciones que más le gustan.
?La Celeste. Roberto no es hincha de ningún cuadro en particular, pero le gusta ver y escuchar partidos del campeonato uruguayo durante los fines de semana. No se pierde ninguno de los partidos de la selección celeste, de la que sí se declara abiertamente hincha, y grita los goles como cualquier uruguayo que se precie.
?La cocina. "Me gusta cocinar, por lo general en casa cocino yo", asegura. Su preferencia va por los pescados y mariscos, "por lo general me quedan bien", dice. Con sus amigos y compañeros del teatro Morondanga son de juntarse a comer. "También me encanta hacer asados", apunta.

Publicidad

Publicidad