Viajes

Una isla griega abre un museo submarino

Los aficionados al buceo y a la arqueología están de parabienes con este proyecto en la isla Alónissos, uno de los paraísos del Egeo libre de coronavirus.

Alónissos forma parte de un archipiélago en el Mar Egeo, un enclave griego de la antigüedad rico en tesoros.
Alónissos forma parte de un archipiélago en el Mar Egeo, un enclave griego de la antigüedad rico en tesoros.

Cerca de la isla de Alonissos, en el norte de Grecia, se encuentra un antiguo naufragio que contiene los restos de un enorme buque de carga. Ese tipo de hallazgos era considerado una parte importante del patrimonio nacional al que solo unas pocas personas podían acceder. Sin embargo, ahora eso parece estar cambiando, ya que las autoridades tienen planificado que el barco se abra al público y se convierta en un museo arqueológico bajo el mar.

El patrimonio subacuático de Grecia solo permitía el acceso para unas pocas personas, especialmente arqueólogos, principalmente por el temor de que los turistas se queden con la incalculable cantidad de antigüedades que aún se encuentran dispersas en el fondo marino del país.

Pero, finalmente, las autoridades se decidieron y el primero de estos sitios que se convertirá en museo es el naufragio de Peristera, llamado así por la isla griega deshabitada frente a Alonissos, donde se descubrió el buque de carga que se hundió a fines del siglo V a.C. El nuevo museo recibirá visitantes a partir del 3 de agosto.

Además, este nuevo proyecto de museos submarinos propone una moderna iniciativa: los visitantes que deseen ver los restos de Peristera pueden unirse a guías con licencia en recorridos por el naufragio, que se encuentra a 28 metros debajo de la superficie del agua, mientras que las personas que no pueden realizar la inmersión pueden disfrutar de un recorrido a través de realidad virtual.

Todo lo que queda en el fondo del mar son algunas partes del barco de madera, miles de jarrones viejos y los peces y otras especies marinas que se encuentran por allí que permanecieron durante años hundidas.

Para visitar este peculiar museo hay que vestir traje de buzo y bajar casi 30 metros.
Para visitar este peculiar museo hay que vestir traje de buzo y bajar casi 30 metros.

“Es muy impresionante. Incluso yo, que he estado trabajando durante años en arqueología subacuática, es la primera vez que me zambullí en este naufragio. Quedé realmente impresionado”, dijo Dimitris Kourkoumelis, el arqueólogo principal del proyecto.

Otros tres naufragios en el Golfo Pagasético en el centro de Grecia también se encuentran en el proyecto, que forma parte de un programa financiado por la Comisión Europea, que planea expandir la iniciativa a Italia y Croacia. Se realizarán más inmersiones de prueba este verano y el próximo año, con la esperanza de abrir completamente los sitios para el buceo recreativo a principios de 2021.

Corrían los inicios de la década de 1990 cuando un pescador encontró centenares de ánforas llenas de vino en la costa de la isla Alónissos. Era la punta del iceberg de lo que “cambiaría la comprensión de los historiadores sobre la construcción naval en el mundo antiguo”, el naufragio de Peristera. Así lo define en su sitio el Centro de Buceo Alonissos Triton, que a partir del 2 de agosto y hasta el 3 de octubre ofrece la posibilidad de visitar el hallazgo con el traje de buzo puesto.

El hallazgo de unas 4.000 ánforas y restos de antiquísimas barcas es una de las mayores pistas para reconstruir el pasado remoto en un punto donde las civilizaciones alcanzaron increíbles niveles de desarrollo, de oriente a occidente.

El naufragio ha permitido hallar piezas datadas en el siglo IV a. C.
El naufragio ha permitido hallar piezas datadas en el siglo IV a. C.

BUCEO VIRTUAL. Para las personas que no pueden realizar la inmersión, el museo ha puesto en marcha un innovador proyecto que les permite disfrutar de un recorrido en realidad virtual. Así, verán todo lo que se encuentra bajo el agua pero sin necesidad de mojarse.

Pero esto no es todo. Sorprende aún más saber que gran parte de Peristera todavía no se ha excavado y que siguen habiendo varias preguntas sin respuesta alrededor de ese naufragio, como qué causó el accidente o si hay más hallazgos debajo de las ánforas.

Peristera abrirá primero, pero se tiene previsto que otros tres naufragios del Golfo Pagasético también lo hagan. Todos ellos forman parte de una iniciativa para desarrollar y transformar la región en un sitio arqueológico subacuático, que se enmarca dentro del programa financiado por la Comisión Europea Bluemed, el programa de investigación e innovación para empleos azules y crecimiento en el área mediterránea. Este tiene por objetivo planificar, aprobar y coordinar museos subacuáticos, parques de buceo y centros de sensibilización para apoyar el desarrollo turístico sostenible y responsable y promover el crecimiento en las zonas costeras y las islas del Mediterráneo.

Se plantea además expandir la iniciativa a Italia y Croacia y se realizarán más inmersiones de prueba este verano y el próximo año, con la intención de abrir completamente los sitios para el buceo recreativo a principios de 2021.

Alónnisos forma parte del archipiélago Islas Espóradas en el Mar Egeo, en la antigüedad enteramente bajo el dominio helénico y más tarde el romano. Hoy esta isla es uno de los tantos municipios de Grecia en la periferia de Tesalia.

El hermoso paisaje típico de la perisferia de Tesalia donde se halla la isla.
El hermoso paisaje típico de la perisferia de Tesalia donde se halla la isla.

Alónnisos forma una tríada isleña con Skiathos y Skópelos. El pueblo de la isla es conocido como Jora o también Hora y como ocurre en todo el archipiélago y, es tradición en todo el Egeo y el Mediterráneo, sus habitantes viven profundamente ligados al mar: la pesca, la navegación, el buceo submarino son las constantes en toda esta zona. De hecho, desde el puerto de Patitiri de la isla suele haber una intensa actividad naviera con ferrys y catamaranes que comunican con las otras islas y frecuencias constantes con Volos, Agios Konstantinos y Tesalónica.

En la remota Antigüedad, en aquella Grecia clásica en la que crecieron los mayores representantes de la filosofía, la historia, la poesía, el teatro, las matemáticas y las ciencias, a la isla de Alónissos se la conocía como Icos. En la isla se han hallado restos de un muro, por ejemplo, datado en el siglo IV a.C. y que daban cuenta de su pertenencia a la Liga de Delos. Esta liga fue un poderoso grupo político y militar liderado por Atenas, que agrupaba a numerosas ciudades-estado de la zona del Ática y las islas del Mar Egeo. Su sede se hallaba, y de ahí su nombre, en la ciudad de Delos, y fue la expresión del enorme poderío desarrollado por la Atenas de Pericles, considerado a su vez el padre de la democracia, un sistema todavía primitivo a lo que conocemos actualmente pero que ya contenía el germen de estas formas modernas de organización.

El valor arqueológico de los restos hallados en esta y otras islas del Egeo es por tanto incalculable. De ahí que la posibilidad de explorar los tesoros arqueológicos que encierran las profundidades submarinas de Alónissos tenga para los aficionados a la historia y para la humanidad en general una importancia suprema.

La buena gestión que hizo Grecia, en general, sobre la pandemia hizo que la enfermedad no tuviera un alto impacto como en el resto de Europa. De hecho, las actividades turísticas que se iniciaron a mediados de junio en toda el área griega vende como principales atracciones a sus islas donde apenas se registraron casos positivos de coronavirus.

El gobierno griego puso en marcha un plan de apoyo al turismo destinado a que el viajero se sienta seguro de visitar ambientes libres de la posibilidad de contagio del virus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error