Publicidad

Gatos: especie invasora en Polonia

Compartir esta noticia
gato amasando

MASCOTAS

El impacto que tienen los Felis catus en la biodiversidad llevó a ese país europeo a tomar medidas para controlar la población, en especial, en los espacios silvestres.

Un instituto científico de Polonia clasificó a los gatos como una especie exótica invasora. Esto, debido a que según los expertos de ese país, los felinos domésticos están generando graves impactos sobre la biodiversidad nativa.

A principios de julio, el Felis catus, nombre científico del gato doméstico, fue listado como la especie invasora número 1.787 (que incluye mapaches, polillas de alas claras y patos mandarines). La decisión ha generado revuelo en ese país.

Según le explicó a la Associated Press, Wojciech Solarz, biólogo de la Academia de Ciencias de Polonia, no estaban preparados para el impacto que generó haber catalogado a esa especie como invasora y nociva para la fauna local.

Solarz aseguró que se ha creado la percepción de que dicha decisión se traducirá en la eutanasia de gatos domésticos, cuando no es así.

De acuerdo con el experto lo que se busca es limitar el tiempo que los gatos pasan libres en espacios silvestres, cazando aves y afectando otros animales silvestres de la zona.

Debido a la alta cantidad de mamíferos y aves que los gatos cazan cada año en ese país (solo en aves se tiene registro de 140 millones por año), este animal puede calificarse como una especie invasora, pues cumple “al 100% las características”.

Frente a lo que catalogaron como “controversia”, la Academia Polaca publicó un texto en el cual aseguran que con esta decisión no se busca generar crueldad animal, y que la definición de los gatos como especie invasora está en línea con las directrices de la Unión Europea.

En cuanto a categorizar a los gatos como “exóticos e invasores”, el instituto señaló que el Felis catus fue domesticado probablemente hace unos 10.000 años en la cuna de las grandes civilizaciones del antiguo Medio Oriente, lo que hace que la especie sea extraña a Europa desde un punto de vista estrictamente científico.

Impacto de especies invasoras

A nivel mundial, una especie invasora es aquella que es insertada en ecosistemas a los que no pertenece y que con su llegada genera desequilibrios ecosistémicos afectando la diversidad y funcionamiento natural de los hábitats.

“Una especie exótica invasora es un organismo que está fuera de su espacio de distribución natural históricamente conocido. Han sido transportados voluntaria o involuntariamente por el hombre, ingresan a un ambiente, se adaptan y empiezan a desarrollar sus poblaciones. Se dispersan y ocasionan efectos en la biodiversidad, a nivel ecosistémico, económicos e incluso pueden afectar a la salud humana”, explicó Ernesto Brugnoli, profesor adjunto de Oceanografía y Ecología Marina de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (Udelar) e integrante del Comité de Especies Exóticas Invasoras de Uruguay.

El país, por ejemplo, cuenta con 42 especies de flora y fauna exóticas que se salieron de control y que son consideradas un problema ambiental. En la lista nacional figuran la acacia, el ciervo axis, la rana toro, la uña de gato, el fresno, la zarzamora, el Aedes aegypti, la liebre europea y las ratas y ratones.

En Colombia, por ejemplo, el caso de los hipopótamos que viven en la cuenca del río Magdalena y que fueron introducidos por Pablo Escobar es un ejemplo que muestra como la llegada de una especie invasora puede poner en peligro a la fauna local, como nutrias y manatíes.

En el mundo, otros animales que han sido catalogados como exóticos invasores son: los caballos en Australia; las ardillas en Italia; y el pez león en el Caribe.

El control y manejo de las especies invasoras requiere de un abordaje específico dependiendo cada una. Aún más, cuando estos animales gozan de simpatía y reconocimiento como mascotas en Polonia, al punto de que incluso existen cementerios para gatos en ese país.

Dicho plan de manejo debe revisarse y analizarse por expertos. La invasión de especies es la segunda causa de pérdida de biodiversidad por depredación, competencia, parasitismo y ocupación de nicho, según las Naciones Unidas. En Australia y Nueva Zelanda (por su condición de islas) es la primera causa de extinción de especies. 

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad