Publicidad

Del consumo de carne al alcohol: médico ofrece consejos para la salud del hígado y el sistema digestivo

Un cirujano especialista en el sistema digestivo y el hígado proporciona información sobre hábitos para prevenir algunas enfermedades como cirrosis y cáncer colorrectal.

Compartir esta noticia
carnes rojas.jpg
Es aconsejable disminuir el consumo de carnes rojas.

O Globo - GDA
Un consumo de alcohol excesivo, sumado a sobrepeso u obesidad, actúan como una bomba de tiempo para el hígado y el sistema digestivo. Para complicar el panorama: los problemas en esta área del cuerpo a menudo comienzan sin dar señales. La buena noticia es que el impacto de los buenos hábitos de vida es muy poderoso, lo que hace posible prevenir enfermedades.

El cirujano especializado en hígado y sistema digestivo, y profesor de la Universidad de São Paulo (USP), Ben-Hur Ferraz Neto, enumera varios consejos para “vivir más y mejor".

Es importante tener en cuenta que aunque el alcohol es una de las principales causas de cirrosis hepática, existen otras causas que también pueden provocar esta condición. Una de ellas es la acumulación de grasa en el hígado, conocida como esteatosis hepática. Es común asociar la cirrosis con síntomas graves como ascitis (acumulación de líquido en el abdomen), ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos) y cáncer, pero estos síntomas solo aparecen en etapas muy avanzadas de la enfermedad. Por lo tanto, es importante prestar atención a otros signos y síntomas más sutiles y consultar a un médico ante cualquier preocupación sobre la salud del hígado.

Si se habla de cáncer colorrectal, este incluye tumores que afectan una parte del intestino grueso (el colon) y el recto (el final del intestino, ubicado antes del ano). Este es el tipo de cáncer más común en hombres y mujeres después del cáncer de próstata y de mama, respectivamente.

La incidencia aumenta significativamente después de los 50 años y continúa creciendo con la edad. Sin embargo, hemos observado un aumento en el número de casos en pacientes jóvenes. Existen factores de riesgo asociados a esto.

Entre los principales factores de riesgo, podemos considerar las dietas ricas en carnes rojas, carnes procesadas y carnes expuestas a altas temperaturas; las dietas pobres en fibras (frutas, vegetales y verduras), la falta de actividad física, la obesidad y las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn), así como el historial familiar de casos de cáncer colorrectal y ciertos síndromes que causan alteraciones en el intestino (como el síndrome de Lynch y la poliposis adenomatosa familiar, o FAP).

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

vida sanadietaejercicios

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad