Publicidad

Los beneficios de entrenar aunque sea solo 20 minutos por día: descubrí cómo mejorar tu salud

En la sociedad actual, donde el tiempo siempre parece escasear, encontrar un espacio para la salud física puede parecer un desafío.

Compartir esta noticia
Entrenamiento.jpg
Salir a correr aunque llueva y truene.
Foto: Polar.

Redacción El País
La ciencia demuestra que cualquier tipo de actividad física es beneficiosa para la salud, ya sean ejercicios intensos o moderados Min Lee, profesora de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y profesora de epidemiología en la Escuela Chan de Harvard, explica cómo es posible obtener resultados con solo 20 minutos de entrenamiento al día.

Beneficios de la actividad física

  • Previene y controla enfermedades: Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, depresión y ansiedad.
  • Mejora las habilidades cognitivas: Fortalece el pensamiento, el aprendizaje y la capacidad de juicio.
  • Aumenta la esperanza de vida: La evidencia científica indica que el movimiento, en cualquiera de sus formas, es esencial para la salud física y mental a largo plazo.
Reloj de pulsera
Mujer entrenando con reloj de pulsera.
Foto: Freepik.

Entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT)

Este formato parece ideal para un entrenamiento en casa, ya que no suele requerir una gran cantidad de espacio. Además, se puede integrar en varios formatos de ejercicio, como correr, bailar, máquinas de remo, bicicletas estáticas o escaladoras.

Este tipo de entrenamiento "muestra beneficios para una variedad de afecciones médicas en un amplio rango de edades, desde adolescentes hasta adultos mayores", según Harvard. Debido a que mejora la capacidad aeróbica, puede ayudar a mejorar el funcionamiento físico, la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida.

Si se busca perder peso, la profesora Min Lee recomienda ejercicios de alta intensidad para la quema de calorías (siempre acompañados por una dieta sana y equilibrada).

En períodos cortos, se puede aprovechar el tiempo y elevar aquellos ejercicios a los que uno está acostumbrado a un nivel más intenso. Por ejemplo, reemplazando caminar por salir a correr o trotar.

Es fundamental, dice Lee, que se elija un régimen disfrutable para uno, ya sea intenso o moderado. De lo contrario, será muy difícil seguirlo a largo plazo. Además, profundiza en la importancia de que la actividad que se realice sea de intensidad moderada. Para eso existe una regla general: la "prueba del habla". Esta consiste en que, si se está realizando una actividad de intensidad moderada, uno puede hablar pero no cantar mientras está en movimiento.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

fitnessENTRENAMIENTO

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad